Soledad Ainesa en el sunset, postal imperdible de Punta del Este. Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti.
Soledad Ainesa en el sunset, postal imperdible de Punta del Este. Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti.

No le costó consagrarse como una de las supermodelos argentinas con mayor proyección internacional: con su imponente metro ochenta y cinco de altura, curvas sinuosas y mirada felina, Soledad Ainesa conquistó al mundo entero desde muy temprana edad.

Con apenas 16 años, la rubia decidió mudarse de su Arribeños natal –un pueblo ubicado a 320 kilómetros de Buenos Aires– a la gran ciudad porteña para probar suerte en el fashion business. "Fue un año duro, un cambio muy fuerte. No era que venía y tenía todo servido. Me tenía que mantener sola, pero para mí era un mundo mágico", recuerda sobre sus inicios. Si bien nadie le regaló nada, ella supo abrirse camino entre las top del momento y, con 18 años, posó por primera vez en una tapa de Para Ti. Desfiló tanto en pasarelas de Europa como de Estados Unidos y protagonizó importantísimas campañas como las de Bailey´s, Tucci, Revlon y Rimmel.

"El mundo del modelaje mutó muchísimo, ya no hay carreras como las que hicimos nosotras. Y no está ni bien ni mal. Hay que saber adaptarse a las exigencias de cada momento. Las modelos de hoy en día son celebrities, empresarias y mujeres creativas", nos cuenta Sole desde Punta del Este, donde descansa junto a su novio de hace diez años, el productor musical Diego Finkelstein.

"Si tengo que llenar el check in de un hotel pongo que soy periodista, pero no me gusta cerrar etapas, ¡todo se transforma! Por ejemplo, antes vendía ropa, maquillaje o cremas a través de las revistas. Ahora lo hago en mi Instagram, pero sólo con productos que realmente uso y recomiendo. Cambió la plataforma y la llegada con el público. Me encanta tener contacto directo con mis seguidores", asegura esta modelo que supo aggiornarse.

Disfruta de días de relax y trabajo en Punta del Este. Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti.
Disfruta de días de relax y trabajo en Punta del Este. Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti.

Inquieta, emprendedora y con ganas de ampliar sus horizontes laborales, en 2015 se recibió de periodista en la escuela TEA y debutó como panelista en La mesa está lista junto a Germán Paoloski en El Trece.

Hoy, Sole Ainesa ya es imposible de encasillar: participa en el programa #HashtagViajeros conducido por Flor Torrente los viernes a medianoche por Telefe, tiene su propio sitio de lifestyle (lebanana.com), lanzó su línea de remeras de algodón (Le Banana Cosmic), es influencer en Instagram (@soleainesa) –donde la siguen más de 15.000 personas– y, además, forma parte del equipo de diseño y arte del Lollapalooza (megafestival de música producido por su novio).

"Si bien es su proyecto, yo soy fan de los festivales y lo apoyo en todo lo que emprende. Me encanta colaborar. Trabajo junto a todo un equipo creando gráficas, banners, pulseras, el sobre con el que te llegan las entradas. Las próximas fechas van a ser el 16, 17 y 18 de marzo, ¡y hay muchísimo por hacer!", dice.

Polifacética e inquieta se destaca en el mundo de la moda, las redes y la televisión. Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti
Polifacética e inquieta se destaca en el mundo de la moda, las redes y la televisión. Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti

-¿Cómo es trabajar con tu pareja?
-A nosotros nos gusta acompañarnos mutuamente. De hecho, el 26 de enero nos vamos a Los Ángeles y nos quedamos todo febrero. Es un mes clave para el trabajo de Diego porque aprovecha para tener muchas reuniones con representantes de diferentes artistas. Además, nos encanta la ciudad y tenemos una casa para instalarnos, salir con amigos y disfrutar. Yo puedo laburar desde cualquier parte del mundo, así que desde allá hago notas y fotos para Le Banana.

-¿Sos de pedirle que traiga a determinados artistas?
-Sí, ¡obvio! Pero yo no soy la que decide. Imaginate que atrás de cada Lollapalooza hay un año de trabajo y mucha gente armando los recitales. Por supuesto que, al estar al lado de Diego, escucho todo y es imposible no opinar. Personalmente amo el rap y el hip-hop; siempre incito a que haya ese tipo de artistas.

Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti
Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti

-¿Te sentís la primera dama del rock?
-No, para nada (risas). Pero amo los festivales de música. Viviría de festival en festival. De hecho, en mi Instagram uso el hashtag #festivallover. Siempre que podemos vamos. Es una experiencia donde se reúne todo lo que más me gusta: moda, música, gastronomía, momento con amigos y amor.

-¿A qué artista te gustaría escuchar en la Argentina?
-¡A Rihanna! La amo. Pero ella no es fácil, tiene una personalidad especial. Sólo va a tocar adonde tiene ganas. Hace unos años vino a Latinoamérica, pero llegó hasta Chile y Brasil. Todavía no se dio en la Argentina.

Una de las tapas que hizo para Para Ti en 1999
Una de las tapas que hizo para Para Ti en 1999

-¿La conociste personalmente? -Sí, hasta tengo una selfie con ella en mi Instagram (se ríe). Una vez mi novio se reunió con su mánager y nos dijo que iba a ir a la inauguración de un local en Los Ángeles. Así que fuimos y estuvimos todos juntos. Es muy copada. Encima es mucho más linda de lo que se la ve en fotos, ¡en las que igual sale diosa!

-¿Por qué las bananas están tan presentes en tus proyectos?
-Es una fruta que me encanta: es amarilla –símbolo de iluminación–, es pop y es divertida y, para la página web me gusta que se pronuncie igual tanto en inglés como en español.

Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti
Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti

JUNTOS A LA PAR. De viaje por el mundo, en recitales o en la intimidad de su hogar, Sole Ainesa y Diego Finkelstein comparten en las redes sociales el amor que se tienen desde hace diez años. "¿Si hay algún secreto para durar una década? Te diría que hay varios. Primero es fundamental conservar la vida de cada uno y no estar constantemente viendo qué hace el otro. Segundo, es clave apoyar y compartir cada proyecto de tu pareja. Suena obvio, pero no lo es: tenés que querer que al otro le vaya espectacularmente bien. Y tercero, hay que practicar la paciencia; uno no está siempre de buen humor y hay que saber pilotearla", asegura la rubia. Pero no duda en afirmar que mientras haya amor todo se sortea: "cada día es un aprendizaje".

-¿Tienen planes de casamiento?
-No, no es algo que nos interese. Me gusta sentirme libre y ser una eterna novia.

-¿Y sueñan con tener hijos?
-Sí, pero tampoco nos vemos con una familia numerosa porque somos súper nómades y nos gusta viajar mucho. Creo que lo ideal sería tener un hijo y poder sumarlo a nuestras aventuras. Por ahora no es un plan a corto plazo… llegará cuando el deseo mande. Tampoco voy a tener un hijo porque me corra el tiempo.

-¿Cuál es tu meta para el 2018?
-El 2017 fue uno de mis mejores años porque estuve muy conectada con todos mis deseos: viajé, estuve con mi novio, compartí con amigos y conocí gente linda. Deseo que éste también sea un año luminoso.

Agradecemos a: Lisa Marie Fernández, Panorama Store y María Lee.

Texto: AGUSTINA D'ANDRAIA (adandraia@atlantida.com.ar)

Foto Raúl de Chapeaurouge/Para Ti. Enviado especial a Punta del Este, Uruguay.

LEA MÁS: