Imagen de la edición de 2018, celebrada en Trelew (An Mombe)
Imagen de la edición de 2018, celebrada en Trelew (An Mombe)

El Encuentro de Mujeres y Disidencias que se realizará este fin de semana en la ciudad de La Plata reviste una enorme importancia para el movimiento de mujeres.

A contramano del desarrollo de todo el proceso de lucha, que tuvo a las mujeres haciendo el primer paro al gobierno de Mauricio Macri el 8 de marzo de 2016; que ya había ganado las calles por #NiUnaMenos en tiempos de gobierno de Cristina Fernández; que protagonizó la ola verde por el aborto legal, las mujeres fuimos las primeras convocadas a abandonar la calle para no entorpecer los acuerdos políticos con el clero –y el propio FMI- durante la campaña electoral. Un año después de la votación contraria a la legalización del aborto en el Congreso nacional, los esfuerzos de los partidos del régimen se concentraron en desmovilizar a las mujeres y archivar nuestras demandas. Este fin de semana, a tan solo dos semanas de las elecciones, volveremos a poner nuestras reivindicaciones en la calle.

En La Plata estaremos las mujeres desocupadas del movimiento piquetero, que acampan contra el hambre y el ajuste; las que sufrimos descarnadamente la crisis social, el vaciamiento del sistema educativo y de salud públicos, la desvalorización del salario, la crisis de vivienda. A las que el régimen nos niega abortar en condiciones de salubridad. Estarán también las pibas protagonistas de la marea verde, que luchan por la ESI. Las mujeres trabajadoras que luchan contra los cierres masivos de fábricas, por el salario. Las compañeras trans; las mujeres que luchan contra la impunidad; contra los femicidios, las redes de trata.

Indiscutiblemente, el gobierno nacional, derrotado y en una campaña para retener el voto “celeste”, vuelve a mostrarse incapaz de satisfacer nuestras mínimas demandas. Como corolario, a escasos días del Encuentro, el Presidente se pronunció abiertamente contra el aborto legal.

Enfrente, las organizaciones del Frente de Todos, el PJ y el kirchnerismo, incluidas las conducciones de las centrales sindicales, querrán canalizar el antimacrismo que con seguridad reinará entre las decenas de miles de mujeres que coparemos La Plata. Pero las listas de Alberto Fernández son las que nos convocan a no insistir con el aborto legal mientras tejen alianzas con los Manzur y Verónica Magario abre una Secretaría de Culto en La Matanza. El plan de Alberto Fernández devalúa la legalización del aborto en una despenalización que ni siquiera avanza sobre el artículo que asocia al aborto al “homicidio agravado por el vínculo”. No es un problema de causales, como ya se ha demostrado, sino de que el Estado garantice el derecho a abortar con condiciones de seguridad en el hospital. Con los y las que se van y los y las que vienen ni el Congreso 2020, ni las direcciones sindicales, ni el poder político será aliado de nuestros reclamos.

Todas las mujeres que estaremos en La Plata, que sufrimos las consecuencias del ajuste y de las múltiples formas en las que se expresa la opresión de género, luchadoras por nuestros derechos tenemos que superar las maniobras que se presentan para continuar nuestra pelea por conquistar lo que nos corresponde. El camino de abandonar la calle nos ha llevado a que tomaran la iniciativa los sectores oscurantistas y clericales. Ahora, el pacto social nos convoca a asistir pasivamente a la liquidación de nuestros derechos y un mayor ajuste que sufriremos en primera instancia.

El Encuentro de Mujeres y Disidencias es una oportunidad para reforzar nuestra organización y la lucha por todas las demandas pendientes: por trabajo genuino, contra el hambre y la miseria; por la ESI y por el aborto legal; por el salario igual a la canasta familiar, para frenar las reformas anti laboral y jubilatoria que el FMI y la clase capitalista están empecinadas en aplicar; contra los femicidios y los crímenes de odio, contra las mafias policiales del gatillo fácil; por la separación de la Iglesia del Estado; por todas nuestras demandas. Este es el planteo que las compañeras del Frente de Izquierda Unidad debatiremos en el Encuentro de Mujeres y Disidencias y al que convocamos a todas las luchadoras de este movimiento a defender, por nuestros derechos, por el fin de la opresión de género y de todas las formas de opresión.

La autora es dirigente del Plenario de Trabajadoras y candidata a diputada nacional del Frente de Izquierda Unidad en la Ciudad de Buenos Aires