Pablo Escobar Gaviria y su esposa Victoria Eugenia Henao
Pablo Escobar Gaviria y su esposa Victoria Eugenia Henao

El 15 de agosto de 1993, Victoria Eugenia Henao supo que vería por última vez a su marido Pablo Escobar Gaviria. Ella huía con sus hijos a un refugio quizá seguro y él los siguió en otro auto. Antes de perderse en el camino, tocó la bocina dos veces. Y en ese sonido, su mujer encontró una despedida cifrada. “Que se parecía a un adiós para siempre”, recordó años más tarde.

Al mismo tiempo, Mauricio Puerta, por entonces astrólogo de cabecera de presidentes, políticos, empresarios, banqueros y figuras del jet set, descubrió en la carta astral del narcotraficante colombiano más famoso de todos los tiempos un destino imposible de burlar. “Por la influencia de Saturno, tendrá cita con la muerte antes de fin de año”.

Henao veía señales por todos lados. Por su intuición, sus sensaciones, desde lo esotérico, pero la más letal era la amenaza real: su marido estaba acorralado. Cada vez más solo, casi sin sicarios, sin dinero y cerca del desenlace que hasta el mismo supo que iba a llegar.

Para Óscar Naranjo, el general de las mil batallas, el final de Pablo era una cuestión de balas y no de astrología. Estaba sellado, como sienten los caza recompensas de los western cuando persiguen, al calor del desierto, al fugitivo más buscado.

Escobar murió el 2 de diciembre de 1993, a los 44 años, rodeado por sus enemigos, solo y acorralado, mientras trastabillaba descalzo por los tejados de una casa de Medellín. Uno de sus matadores (aunque su hijo sostiene que se suicidó de un balazo detrás de la oreja), posó junto a sus compañeros con un pedazo de bigote de Escobar, como un trofeo de guerra.

-Papá se suicidó. El tiro fue en la oreja. Me había incluso enseñado a ejecutarlo, por si me acorralaban. No lo mató, se suicidó. Por otra parte, el decía: “Prefiero una tumba en Colombia antes que una celda en los Estados Unidos”. Por otro lado, estaba descalzo. Como entregado. Estar descalzo implicaba que no iba a fugarse –le dice a Infobae Sebastián Marroquín, la nueva identidad de Juan Pablo Escobar desde que se exilió con su madre y su hermana Manuela en Buenos Aires, el 24 de diciembre de 1994.

-Creo que Pablo se mató para que nosotros pudiéramos vivir –dice Henao.

Hugo Aguilar junto al cuerpo de Pablo Escobar
Hugo Aguilar junto al cuerpo de Pablo Escobar

Tras su muerte, los enemigos de su marido querían matar a su hijo, pensando que podía ser el heredero.

-Les dimos todo lo que teníamos, negociamos. Pero la vida que llevó mi hijo les demostró que iba a estar del lado del bien, nada de guerras ni de seguir el legado sangriento de su padre -asegura la viuda del capo del Cartel de Medellín.

Victoria Henao –ahora llamada María Isabel Santos- le reveló a Infobae hace un año, en la primera entrevista que dio a un medio de Sudamérica, que volvió a ver a Pablo.

Pero era un sueño.

Pablo Escobar está solo y en silencio. Sin su pistola favorita, la mítica Sig Sauer, ni su ejército de sicarios alegres y dispuestos a gatillar ante la mínima amenaza. El patrón viste de blanco y está sentado en una fuente de aguas danzantes. Aparece su esposa, Victoria Eugenia Henao, y se sienta a su lado. Él sonríe. Se abrazan, se besan, charlan.

-Voy a contar algo que nunca dije –le avisó a Infobae la viuda de Escobar en esa entrevista exclusiva- Pablo va a cumplir 26 años de muerto y lo soñé una sola vez. Me ha llamado mucho la atención eso. En el sueño nos encontrábamos en un clima mágico, fue como un momento muy especial y celestial entre los dos. Había mucha paz. Una paz que quizá nunca tuvimos. Yo creo en los que se van. Creo en la fuerza de los que se van de este mundo. Y siento (hace silencio) que converso con Pablo, con mi madre y con mi padre. Los consulto muchas veces. Siento que puedo ver a través de esa fuerza de los que se fueron. Y también les hago sus reclamos.

La viuda de Pablo Escobar durante el reportaje con Infobae (Guille Llamos)
La viuda de Pablo Escobar durante el reportaje con Infobae (Guille Llamos)

-¿Qué reclamo le hace a Pablo?

-Estoy muy enojada con él en medio de este proceso de catarsis e introspección con el libro que escribí (Mi vida y mi cárcel con Pablo Escobar, publicado por Planeta) . Sentí mucho dolor y muchas veces le preguntaba: “¿Qué significaba cuándo me repetías tantas veces que todo lo que hacías era por tu familia?”

-¿Usted cree que no lo hacía por la familia?

-Los hechos son tan complejos que desbordan a veces el análisis de esa situación.

-Hay una escena muy fuerte en el libro. La despedida.

-Fue un adiós para siempre. Sí. Lo sentí de esa manera. Pasaron 25 años de ese momento doloroso y cada vez que lo recuerdo se me hace un nudo en la garganta. La muerte asomaba a la vuelta de la esquina. Él nos abrazó a cada uno y cuando le tocó despedirse de nuestra hija Manuela no pudo contener las lágrimas. Luego nos siguió con su carro hasta que tocó la bocina dos veces antes de girar a la izquierda y perderse en la oscuridad. Ahí pensé que nunca más nos volveríamos a ver. Como si la bocina nos hubiese enviado un mensaje: “Adiós para siempre mi amor, adiós para siempre hijos míos”. Fue muy doloroso tomar la decisión de separarnos y demasiado riesgoso también. Estábamos tan muertos al lado de él como en manos del Estado colombiano.

Victoria Heano amó a Pablo Escobar desde sus quince años cuando se casó con él (Victoria Eugenia Henao – Editorial Planeta)
Victoria Heano amó a Pablo Escobar desde sus quince años cuando se casó con él (Victoria Eugenia Henao – Editorial Planeta)

En su libro, Henao revela cómo fueron los últimos minutos con Pablo. O sin él, porque tuvieron que distanciarse.

En un capítulo, cuenta que en su refugio fueron visitados por gente del Ejército. Y en ese momento, sonó el teléfono:

Contestó su hijo.

-Hola, abuelita’ ¿cómo estás? No te preocupes que estamos bien, estamos bien-, dijo cortante y colgó.

Me llamó la atención el tono de su voz y pensé que en realidad había hablado con otra persona.

La charla con los generales empezó a alargarse y cinco minutos después el teléfono sonó nuevamente. Juan Pablo tomó el teléfono.

-Abuelita por favor, no nos llame más que estamos bien.

Pero esta vez mi hijo no colgó y me dijo que su abuela quería hablar conmigo. Salí corriendo hacia la habitación de al lado mientras Juan Pablo despedía a los generales.

Era Pablo. Me dio una inmensa alegría escucharlo, pero Juan Pablo entró corriendo y me dijo que colgara pronto porque era seguro que estuvieran rastreando la llamada. Entendí la advertencia y me despedí:

-Míster, de todas maneras, cuídese mucho. Usted sabe que todos lo necesitamos.

-Esté tranquilita, mi amor, que yo no tengo otro incentivo en la vida sino luchar por ustedes. Yo estoy metido en una cueva, estoy muy, muy seguro; ya salimos de la parte difícil.

El capo junto a su esposa Victoria Eugenia y sus hijos Juan Pablo y Manuela en el interior de la antigua cárcel La Catedral, durante su reclusión.
El capo junto a su esposa Victoria Eugenia y sus hijos Juan Pablo y Manuela en el interior de la antigua cárcel La Catedral, durante su reclusión.

Pero él no se rendía y seguía llamando. Juan Pablo le colgó el teléfono en dos oportunidades más, pero el teléfono volvía a sonar y Pablo pedía hablar conmigo o con Manuela, pero Juan Pablo, desesperado, nos gritaba:

-¡Cuelguen!, ¡cuelguen ya, que lo van a matar! ¡Cuélguenle! ¡Pídanle por favor que no nos llame más, que estamos bien! Que no se preocupe. ¡Cuelguen ya!

Pasadas las dos de la tarde ya habíamos recibido el cuestionario de la revista Semana y Juan Pablo avanzaba en responder las preguntas cuando entró una nueva llamada de Pablo. Mi hijo puso el altavoz y mi marido le dijo que leyera las preguntas despacio porque Limón -el guardaespaldas que lo acompañaba- las apuntaría en un cuaderno. Cuando iba por la quinta, Pablo interrumpió y dijo que llamaría en veinte minutos.

Así lo hizo y Juan Pablo continuó dictando las preguntas, pero de un momento a otro Pablo le dijo:

-Enseguida lo llamo.

Mientras eso sucedía, yo estaba sentada en una pequeña sala que dividía las dos habitaciones, hablando por teléfono con mi hermana. De pronto, escuché un grito de Juan Pablo:

-¿Qué mataron a mi papá? ¡No puede ser!

Sin entender qué sucedía le dije a mi hermana:

-Hermanita, averigua qué está pasando en Medellín que dicen que acabaron de matar a Pablo.

Corté la llamada, salí corriendo a buscar a Juan Pablo y observé que en ese momento Manuela se bañaba en la ducha y cantaba una de sus canciones preferidas. Mi hermana llamó nuevamente y confirmó que en efecto Pablo estaba muerto y agregó que en los alrededores del sitio donde estaba oculto se escuchaba el ruido de varios helicópteros. Quería morirme. Lloré inconsolable. El desenlace que tanto temíamos había llegado. Mi marido había muerto víctima de su terquedad, por desconocer la más importante de sus medidas de seguridad: hablar por teléfono. Sus enemigos por fin lo habían cazado.

Cuando Escobar fue asesinado en 1993, ella tenía 33 años. Manuela nunca pudo superar la vida y la muerte de su padre (Victoria Eugenia Henao – Editorial Planeta)
Cuando Escobar fue asesinado en 1993, ella tenía 33 años. Manuela nunca pudo superar la vida y la muerte de su padre (Victoria Eugenia Henao – Editorial Planeta)

Andrea prendió la radio y las principales cadenas de noticias daban como un hecho la muerte de Pablo en una operación de la Policía.

Diez minutos después entró una llamada y Juan Pablo contestó muy azorado. Hizo un gesto indicando que era la periodista Gloria Congote, que en aquel entonces trabajaba en el noticiero de televisión QAP. El corto diálogo que sostuvieron fue dramático.

-Aló, dijo la reportera.

-Ah, no me moleste ahora que estamos viendo si es verdad o es mentira lo de mi papá.

-Acabaron de confirmar… la Policía lo acabó de confirmar.

-¿Ah?

-Estaba en el centro comercial Obelisco en Medellín, en el centro.

-¿Pero haciendo qué allá?

-No sé... la Policía acaba de dar un dictamen... una información oficial.

-Ah, hijueputa vida. Nosotros no queremos hablar en estos momentos, pero eso sí el que lo mató, los voy a matar a todos esos hijos de puta yo solo los mato a esos malparidos.

"Ah, hijueputa vida. Nosotros no queremos hablar en estos momentos, pero eso sí el que lo mató, los voy a matar a todos esos hijos de puta yo solo los mato a esos malparidos", grito Juan Pablo cuando supo que su padre había muerto. Luego se arrepintió

Juan Pablo colgó la llamada y todos nos miramos. El tono amenazante de sus palabras era más que desafortunado y así se lo dijimos Andrea y yo.

-¡No puede ser, no puede ser hijo! No puedes decir eso, tú eres el hijo de Pablo Escobar. Las palabras violentas, jamás, jamás, Juan Pablo. Tú no puedes ser violento, te van a matar. No puedo, no puedo más con tanto dolor, dije desesperada y llorando.

Cuando escuché las palabras de Juan Pablo el mundo se me vino encima. Sin medir las consecuencias acababa de hacer una declaración de guerra. Su papá acababa de caer. ¿No se daba cuenta de las cosas? Juan Pablo había perdido los estribos.

Su dolor era tan grande, se sentía tan abandonado, que habló sin pensar. Nunca, nunca, me sentí tan perdida como en ese momento.

Sin embargo, un momento de reflexión fue suficiente para que mi hijo se arrepintiera de lo que había dicho. Por eso no dudó en comunicarse primero con el periodista Yamid Amat, director del noticiero de televisión CM&. Le explicó lo que acababa de suceder y le dijo tajantemente que no vengaría la muerte de su padre. Luego se comunicó con Gloria Congote y le pidió grabar una corta declaración para decir que no tomaría represalias y que en adelante se ocuparía de cuidar a su sufrida familia.

Lo que vino después fueron momentos de mucho dolor. No cabía más tristeza en mi corazón, en mi ser, en mi vida. La desesperanza era total. Apenas logré tener algo de fuerzas, acordé con Juan Pablo que entre ambos le contaríamos a Manuela la noticia. Al rato, lo hicimos. No hay palabras para describir el dolor de mi hija. En medio del llanto imparable, me decía:

-No, no puede ser mamá. Mi papá no, mi papá no está muerto, repetía mientras se arrastraba desesperada por la alfombra.

Pablo había muerto y ahora nuestro panorama se veía más incierto que antes. ¿Cómo saldríamos de aquello? ¿Qué seguiría ahora?

"Pablo siempre me pedía que le cuidara mucho a los hijos. Que la prioridad eran ellos, que me fuera de Colombia a buscarles futuro", confesó la viuda del capo del Cartel de Medellín (Victoria Eugenia Henao – Editorial Planeta)

-¿Qué pensaría Pablo si supiera del presente que viven? –le preguntó Infobae.

-Pablo siempre me pedía que le cuidara mucho a los hijos. Que la prioridad eran ellos, que me fuera de Colombia a buscarles futuro. Él decía que más adelante iba a venir en barco o cómo fuera. Pero ya estaba solo, sin sus soldados. Era un hombre muerto. El único sueño que no pudo cumplir fue ser enterrado al lado de un ceibo en la Hacienda Nápoles.

-Cuando le habla a Palbo, ¿qué le dice?

-Cada tanto le cuento a dónde voy con los hijos, y lo orgullosa que me siento y que cumplí con todo ese pedido que me hizo en su momento. Así que me siento muy orgullosa por tener los hijos que tengo, también porque ha sido un trabajo entre todos. Poder haber llegado hasta acá, con sentido y con fuerza, es una bendición de Dios. También reconozco a mi hijo Sebastián, que fue la persona que tuvo el coraje de dar el primer paso, hace ya más de una década. No me voy a olvidar nunca cuando en un café en Pinamar me dijo: “Mamá, yo quiero pedirle perdón a Colombia, tengo que hacer algo, y quiero dar ese paso”. Le agradezco a él también, que es parte de la liberación del alma que nosotros fuimos encontrando a través suyo , y empezando a dejar una huella en este mundo, así no sea escuchada por muchos, pero una huella al fin. Le agradezco a Sebastián que haya dado ese paso. Mi hija Manuela, en cambio, sufre mucho y prefiere alejarse de la exposición.

La viuda de Pablo Escobar Gaviria, Victoria Eugenia Henao y su hijo, Juan Pablo Escobar Henao (Guille Llamos)
La viuda de Pablo Escobar Gaviria, Victoria Eugenia Henao y su hijo, Juan Pablo Escobar Henao (Guille Llamos)

Tanto Henao como sus hijos sienten una gran contradicción. Ella se enamoró de un hombre que era capaz de ser un padre tierno con sus hijos, de contarle cuentos a su niña mientras le señalaba las estrellas o llevar al parque de diversiones a su hijo, a ser despiadado con sus enemigos en la lucha territorial por el poder y la venta de cocaína. Un hombre que se comportaba como niño en juguetería a la hora de elegir los animales para el zoológico de la Hacienda Nápoles. Un hombre que despilfarraba millones de dólares porque era una máquina de ganar dinero sucio y llegó a mandarle flores en avión a su mujer, y a la vez era llamado Robin Hood por muchos habitantes, entre ellos los que comenzar a habitar las mil viviendas que Escobar mandó a construir en un lote donde funcionaba un basurero.

En el prólogo de su obra, Henao escribe: “'¿Cómo hizo para dormir con ese monstruo?', me preguntó una de las víctimas de mi marido. ‘¿Era cómplice o víctima? ¿Por qué no hizo nada? ¿Por qué no lo dejó? ¿Por qué no lo denunció?’. Esas preguntas son las mismas que miles de personas se hacen sobre mí. La respuesta es porque lo amaba, y aunque a muchos les parezca insuficiente, la verdad es que esa fue la razón por la que estuve a su lado hasta el último día de su vida, a pesar de la infinidad de veces que no estuve de acuerdo con sus acciones y decisiones".

"¡Si lo sigo amando? A partir de esta catarsis, y todo este proceso terapéutico que vengo haciendo, estoy tomando cierta distancia de ese hombre que idealicé llamado Pablo Escobar.", dice Victoria (Victoria Eugenia Henao – Editorial Planeta)

-¿Lo sigue amando?

-A partir de esta catarsis, y todo este proceso terapéutico que vengo haciendo, estoy tomando cierta distancia de ese hombre que idealicé llamado Pablo Escobar. Hasta hace dos años que empecé a escribir las primeras líneas de este libro, me empecé a encontrar con esa realidad. Ha sido muy fuerte para mi empezar a salirme de esa idealización.

-¿De dejar de amarlo?

-Es algo que no le puedo decir que lo tengo resuelto, es un proceso, porque nos unieron muchas cosas maravillosas: mis hijos y hoy tengo un nieto gracias a esa unión también. Es esa disociación. Por momentos siento un gran dolor por mirar la vida de mis hijos, a dónde los sometimos desde esta relación y desde sus malas acciones. Me apena muchísimo también encontrarme con esa realidad. Como yo a un niño de siete años y a una bebé en brazos los manejé en los momentos más difíciles. Ellos estaban ahí. Nunca se rebelaron, o nos dijeron “nos vamos”. Lloraban, pero ahí se quedaban. Entonces siento un gran dolor por eso, y un pedido de perdón hacia ellos.

-¿Pensó alguna vez qué rumbo hubiese tomado su vida si a Pablo no lo hubiesen matado?

–Si Pablo no se hubiera muerto, nosotros no existiríamos. Yo lo había hablado con mi hijo en muchas ocasiones y a esta altura no estaríamos vivos realmente.

La única foto que se tiene de Pablo Escobar,cabecilla del Cartel de Medellín, durante su reclusión en lacárcel La Catedral, de Envigado.
La única foto que se tiene de Pablo Escobar,cabecilla del Cartel de Medellín, durante su reclusión en lacárcel La Catedral, de Envigado.

La última imagen que a todos ellos les quedó no era la del hombre que en las fiestas que organizaba en la Hacienda Nápoles ponía a todo volumen Ojo de tigre, la exitosa pieza musical que Sylvester Stallone hizo componer como banda sonora de la película Rocky III, la célebre saga cinematográfica del boxeador Rocky Balboa. Cuando la melodía sonaba en el potente equipo del apartamento, Pablo saltaba como un resorte y se ponía a bailar. La primera estrofa, que le encantaba. Pero no. El último Escobar que vieron su esposa y sus hijos se pareció más a un hombre vulnerable que a un cazador impiadoso.

Aunque la familia Escobar vive otra vida, lejos de la violencia, la muerte, la droga y los atentados, siempre aparece la sombra de Pablo Escobar. En las series, en las películas, en los recuerdos. Su hijo, por ejemplo, recibe en su Instagram fotos de fanáticos del Patrón. Algunos ejemplos: un ruso musculoso que se tatuó el rostro de Pablo en la espalda, un joven de Berlín que le mandó un sobre con cocaína con la cara de Escobar (los dealers la venden así, como un objeto para regalar) y hasta le llegó el video de un rapero que esnifó una línea de cocaína sobre la tumba de su padre.

Ellos lo saben. Y lo dice Henao, como algo asumido: “El fantasma de Pablo nunca dejará de seguirnos”.

SEGUÍ LEYENDO: