Entre programas de televisión, de radio, medios gráficos y webs, Marziotta hizo periodismo en unos 27 formatos distintos. Hoy, como en su momento su fallecida colega Débora Pérez Volpin, se jugó a la política.
Entre programas de televisión, de radio, medios gráficos y webs, Marziotta hizo periodismo en unos 27 formatos distintos. Hoy, como en su momento su fallecida colega Débora Pérez Volpin, se jugó a la política.

Sus 27 años como periodista le dieron a Gisela Marziotta –44, escritora, mamá de Rafael (9) y Alfonsina (5), y dueña de su gato Oliverio–, una sensibilidad especial.

Egresada del Taller Escuela Agencia (TEA) y estudiante de Ciencias Políticas en la UBA, y con un frondoso currículum (desde Hora clave hasta Duro de domar y Página/12, entre muchos otros espacios de la gráfica, la radio y la tevé) acaba de dejar su profesión a un lado para dedicarse de lleno a la política.

Hoy es la candidata a vicejefa de Gobierno porteño por la fórmula del Frente de Todos, que en la Ciudad de Buenos Aires encabeza el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens.

–¿Por qué siendo una periodista con una trayectoria impecable en los medios decidiste volcarse de lleno a la política?

–Porque siento que es el momento y quiero ser parte de lo que necesita la Ciudad de Buenos Aires. Integro un equipo que quiere cambiar las cosas que están mal. Después de doce años de macrismo, es momento de mejorar las condiciones de vida de los porteños.

–¿Cómo te llegó la propuesta de formar parte del equipo de Matías Lammens?

Alberto Fernández y Matías me hicieron la propuesta. Ellos fueron los que me convocaron a esta tarea para gobernar a partir del 10 de diciembre.

–¿Qué cosas te acercan al actual presidente de San Lorenzo?

–Que tomó la decisión de salir de un lugar cómodo como ser un presidente exitoso de un club de fútbol, y se sumó a este desafío enorme que es ganarle al macrismo en la Ciudad de Buenos Aires para resolver los problemas de la gente.

“Lammens decidió salir de un lugar cómodo, como ser un presidente exitoso de un club de fútbol, y se sumó al desafío de ganarle al macrismo”, confiesa Marziotta.
“Lammens decidió salir de un lugar cómodo, como ser un presidente exitoso de un club de fútbol, y se sumó al desafío de ganarle al macrismo”, confiesa Marziotta.

–¿Cuáles son esos problemas?

–Son muchos, pero creo que los más importantes son la educación pública y la salud. En doce años, el presupuesto de la Ciudad cada vez es menor y ni siquiera se termina de gastar lo poco que se asigna. No hay inversión en infraestructura, y en el caso de las escuelas no hay vacantes ni avance en construcción.

–¿Es el problema más grave?

–Entre otros. Pensá que desde que se habilitaron las inscripciones online, 20 mil chicos por año se quedan sin lugar. Eso incumple con la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires que dice: "El gobierno deberá garantizar su vacante para todos los niños y niñas".

–¿Qué pasa hoy con esos 20 mil chicos?

–Sus papás, con un esfuerzo que a veces incluye un préstamo, los anotan en una escuela privada. En otros casos, muchos chicos se quedan en la casa porque no pueden ir a la escuela.

–¿Tenés contacto con los vecinos? ¿Qué te dicen?

–Los veo cara a cara, porque además de investigar la ciudad para mis notas de Página/12 y de un programa en redes que se llama Gente en movimiento, vivo en el barrio de Balvanera y camino mucho las calles.

–¿Vale más esa mirada o ese recorrido que el de un político tradicional?

–Seguro, porque yo tengo información de primera mano. Llevo a mis hijos a la plaza, van a una escuela pública, uso el subte en hora pico, viajo en colectivo y sufro las incomodidades, manejo y sé el caos que es el tránsito. Los problemas me suceden como a cualquier vecino.

Para ser candidata a vicejefa de gobierno porteño por la fórmula de Frente de Todos, Gisela tuvo que dejar sus trabajos como periodista.
Para ser candidata a vicejefa de gobierno porteño por la fórmula de Frente de Todos, Gisela tuvo que dejar sus trabajos como periodista.

–¿Cuál fue la última medida que te llamó la atención o la última queja que te transmitieron?

–Hace poco hice una nota con los habitantes del barrio de Flores. Estaban angustiados porque les van a poner parquímetros en las puertas de sus casas. No te venden las fichas y cuando llamás al 0800 te dicen: "Ponga monedas". Nadie tiene 50 pesos por día en monedas para estacionar… Te terminan haciendo una multa de más de mil pesos. Ese sistema es perverso y obsceno.

–¿Pero no creés qué la Ciudad está más linda y que se hicieron obras importantes?

–Sí, a simple vista se la ve bien. Se hicieron grandes obras, como el Paseo del Bajo. La pregunta es: ¿A quién le cambia la vida esa obra en la Ciudad de Buenos Aires? ¿Le soluciona la vida a un chico que está en la casa sin poder estudiar? ¿O a los que sí encontraron lugar pero tienen una rata en el patio? ¿A los que hoy están sin trabajo o a los 600 mil pobres que tenemos? ¿O a los que viven en la calle o se murieron a causa del frío en la última ola polar? Está bueno hacer obras, pero después de 12 años de gestión, queda claro que con eso solo no alcanza.

Por Sergio Oviedo
Fotos: Fabián Uset

SEGUÍ LEYENDO: