Flavia Palmiero: “Soy tranquila y sutil”, confiesa, pero admite que cuando está frente a la cámara le gusta insinuar.
Flavia Palmiero: “Soy tranquila y sutil”, confiesa, pero admite que cuando está frente a la cámara le gusta insinuar.

"Siempre disfruté mucho de la vida, y me la jugué. Ese es mi secreto. El archivo me delataría, así que no puedo mentir con la edad: el 11 de este mes cumplo 52 años, y 35 de carrera. Estoy feliz; no me asusta el paso del tiempo. Crecer viene con el plus de la experiencia y la sabiduría. La vejez no es un pecado, sino parte de la vida. Me veo tan plena y fuerte, que siento el mismo amor y ganas que el día en que empecé a trabajar", cuenta Flavia Palmiero, apenas arranca la charla.

–Te propongo mirar hacia atrás y me cuentes qué ves.

–Siento que mi carrera tuvo mucho de suerte, y también de tenacidad. Cuando me presenté al casting con Eduardo Mignogna para hacer Evita, era el último día… y quedé para el papel. Después hice la tapa de GENTE y todo el mundo me llamaba para notas y trabajos. Podía haber sido una actriz de cine serio, pero amaba la televisión, porque cuando era chica fue mi niñera. Mi mamá trabajaba y yo era hija única; entonces, armaba una cámara con el trípode del secador de pelo, una caja y un rollo de papel higiénico. Jugaba a conducir programas para chicos. Mi hit era imitar a la Chilindrina.

En el ’84 comenzó su carrera artística personificando a Eva Duarte en la película Evita, quien quiera oír que oiga. Después del estreno hizo su primera tapa de GENTE.
En el ’84 comenzó su carrera artística personificando a Eva Duarte en la película Evita, quien quiera oír que oiga. Después del estreno hizo su primera tapa de GENTE.

–¿Cómo te llegó la oportunidad de ser conductora de programas infantiles?

Estaba participando en Rossé, una novela de Canal 11, pero quería hacer algo para chicos. Entonces escribí el proyecto y se lo presenté al director artístico. A los dos meses me llamó y así surgió La ola verde… Nunca me imaginé que iba a durar diez años. Luego volví a hacer tele, teatro y hasta formé parte del Bailando. También conduje un programa de radio, Vale Flavia, y otro de tevé, donde entrevistaba a políticos.

–¿Cómo pudiste criar dos hijos con tanta actividad profesional?

Amaba lo que hacía y nada me podía detener, porque estaba cumpliendo el sueño de mi vida. Me dedicaba a trabajar, pero también estuve mucho tiempo con mis hijos. Podía ponerme y sacarme el maquillaje sin problemas. Yo siempre dije que soy una mujer normal con un trabajo extraordinario. Nunca despegué mis pies del piso aunque haya tocado el cielo con las manos. No me la creí, no andaba en plato volador… Nunca tuve un séquito de personas siguiéndome por todos lados. Giuliana (29) y Gianni (23) siempre fueron mi prioridad: cuando eran chicos, en casa no tenía personal. Yo digo que mi espíritu inquieto, libre y curioso me ayudó a conseguir cada cosa que me propuse.

Su debut en TV fue en la novela Rossé, en el papel de María Miranda.
Su debut en TV fue en la novela Rossé, en el papel de María Miranda.

–Muchas artistas que se dedican a los niños tuvieron problemas en su infancia. ¿Cómo fue la tuya?

–No muy linda, porque mis padres se separaron cuando yo tenía cinco años. En esa época no era algo común, pero no les echo la culpa a ellos. Me criaron de la mejor manera que pudieron. Eran comerciantes y no entendían que me gustara actuar. Incluso después de hacer la película de Evita mi mamá me mandó a estudiar Derecho a la UBA, porque tenía miedo de que me muriera de hambre.

–¿Nunca sufriste acoso al empezar de tan chica?

–Tenía mi carácter y sabía lo que quería. Nunca permití que nadie avanzara.

La fama le llegó como animadora y cantante en La ola verde, y luego con Flavia está de fiesta junto a Agustina Cherri, quien daba sus primeros pasos. El programa rozaba los 30 puntos de rating y estuvo en pantalla durante diez años.
La fama le llegó como animadora y cantante en La ola verde, y luego con Flavia está de fiesta junto a Agustina Cherri, quien daba sus primeros pasos. El programa rozaba los 30 puntos de rating y estuvo en pantalla durante diez años.
Me encantaría actuar en política, pero soy muy apasionada y comprometida. No podría dormir tranquila: lo pagaría con mi salud

–¿Cómo te sentiste entrevistando a políticos?

–Muy cómoda. Me gustaría volver a eso. Cuando estaba en el programa estudiaba sus vidas. Me quedé con ganas de estar frente a Cristina Kirchner y a Mauricio Macri.

–¿Te gustaría hacer política?

–Me encantaría, pero soy muy apasionada y comprometida: no podría dormir tranquila y lo pagaría con mi salud. Es una época dura para dedicarse a la función pública.

El productor de cine Luis Scalella tiene catorce años más que ella, pero en cuestiones de amor, a Flavia no le importa la edad. Están juntos desde hace seis años. Aunque no conviven, sí comparten gran parte del tiempo. Por ahora no piensa ser abuela (sus hijos no están en pareja), pero juega mucho con los nietos de Luis.
El productor de cine Luis Scalella tiene catorce años más que ella, pero en cuestiones de amor, a Flavia no le importa la edad. Están juntos desde hace seis años. Aunque no conviven, sí comparten gran parte del tiempo. Por ahora no piensa ser abuela (sus hijos no están en pareja), pero juega mucho con los nietos de Luis.

–¿Ya conviven con Luis (Scalella, prodcutor de cine)?

–No. Estamos juntos desde 2012, pero cada uno tiene su casa: yo vivo con mi hijo Gianni. Lo bueno de la relación con Luis(66) es que nos elegimos cuando tenemos ganas. Lo mejor es que somos súper compañeros: nos peleamos como cualquier pareja, pero nos gusta compartir viajes, la vida diaria… Una relación muy normal.

–¿Cómo te llevás con tus ex?

–Los respeto mucho. Tengo un ex marido (Marco Batellini) que es el padre de mis hijos. Aprendimos a llevarnos bien después de muchos años; lo hicimos por ellos. Pero con los otros no tengo relación, nada en común.

“Me encantaría actuar en política, pero soy muy apasionada y comprometida. No podría dormir tranquila: lo pagaría con mi salud”
“Me encantaría actuar en política, pero soy muy apasionada y comprometida. No podría dormir tranquila: lo pagaría con mi salud”

–¿Fantaseás con ser abuela?

–Por ahora no, porque mis hijos no están de novios. Pero Luis tiene nietos y cuando estoy con ellos me divierto mucho.

Por Pablo Procopio. Fotos: Christian Beliera.