Desde su aparición en Tu cara me suena (Telefe, 2014), en dupla con su mamá –Florencia Peña– en el cuadro de La Sirenita, Juan Otero (10) se colocó en la mira pública como una gran promesa del espectáculo. Su presencia en la pista de ShowMatch (eltrece) –con sus graciosas críticas– lo popularizó. Y las redes sociales lo expandieron entre sus pares, al punto que una reconocida firma de zapatillas lo impuso como su imagen.

Entre tanto LaFlia lo hizo parte del staff de S.T.O. (América), donde ha encontrado su sitio con comodidad entre Sofía Morandi y Julián Serrano. El año pasado rodó su primera película, Los adoptantes (de Daniel Gimelberg, coproducida por Duermevela Cine, Oh my Gómez y Non Stop TV) que se estrenará en noviembre. Y ahora recibió la primera propuesta teatral, el rubro que faltaba en su lanzamiento artístico.

Juan en el cuadro de La Sirenita, junto a Florencia y Marcelo De Bellis, en Tu cara me suena (Telefe, 2014)
Juan en el cuadro de La Sirenita, junto a Florencia y Marcelo De Bellis, en Tu cara me suena (Telefe, 2014)

Hoy se prepara para debutar sobre el escenario de Algo en común –de Harvey Fierstein, con dirección de Juan Pablo Kexel– en El Método Kairós. Juan interpretará a Jimmy, junto a Denis Rego (Marion), Juana Combes (June) y Ariel Osiris (Arthur). La obra estará en cartel desde el 15 de julio al 1º de agosto.

Se trata de un proyecto que nació del trabajo desarrollado por estos talentosos actores en el curso de dirección brindado por el maestro Agustín Alezzo. Algo en Común es esencialmente una historia de amor. Está protagonizada por tres personas, una de las cuales ha fallecido a causa del virus del SIDA (Collin), pero que está presente durante toda la obra, constituyéndose en un personaje más. Las dos ex parejas, Marion y Arthur, se disputan la viudez y el amor del fallecido Collin. Completan la historia June, una abogada que nos muestra la mirada pragmática y utilitaria de la sociedad sobre las circunstancias dadas y Jimmy (personaje de Otero), un niño -hijo del primer matrimonio- que conmueve con su mirada despojada de prejuicios.

Juan en familia: con mamá Flor, su hermano Tomás (16) y Ramiro Ponce de Léon.
Juan en familia: con mamá Flor, su hermano Tomás (16) y Ramiro Ponce de Léon.

La obra también transita por otros temas trascendentales en la vida de los seres humanos: la tolerancia, la mirada de la sociedad, la discriminación, la empatía y, de manera descarnada y conmovedora, nos muestra la soledad de dos personas que han perdido a su ser amado. Una, ocultando ese dolor en el fondo de su alma, pretendiendo mostrarse como la mujer que debe ser, pero no es. El otro, con el dolor a flor de piel por el desprecio de propios y extraños, sufrido como consecuencia de su elección sexual. El espectador irá tomando partido por uno y otro hasta mancomunarse con esos personajes en un final conmovedor que seguramente servirá para la reflexión posterior. Una obra que habla de nosotros.