Desde septiembre, las compras de individuos no pueden superar los USD 10.000 por mes
Desde septiembre, las compras de individuos no pueden superar los USD 10.000 por mes

El Banco Central mandó este martes a vender divisas en el mercado de cambios -tanto en bancos como en casas autorizadas a operar con monedas extranjeras- para contener la suba del dólar. No obstante, y a pesar de la intervención oficial, el valor de la divisa estadounidense subió 29 centavos contra el peso. Al cierre de la jornada cambiaria el tipo de cambio cotizó a $54,918 para la compra y 59,065 para la venta. Pero en el Banco Nación aumentó 50 centavos a $58,50 para la entrega a clientes.

La plaza mayorista es lo más parecido a un mercado en extinción, dado que las regulaciones impiden acceder a los inversores institucionales a comprar dólares y les traban las compras a los importadores y tenedores de Obligaciones Negociables que deben pagar al exterior. El dólar mayorista negocia 30% de lo que operaba en épocas más desreguladas y los exportadores casi no aparecen por esta plaza. Por eso los negocios sumaron USD 306 millones, con una leve intervención del Banco Central que acotó la suba del dólar a 22 centavos para que cierre a 56,50 pesos.

El dólar mayorista negocia 30% de lo que operaba en épocas más desreguladas. Los exportadores casi no aparecen por esta plaza

Lo curioso es que resucitaron mercados incomprensibles para la mayoría del público porque triangulan pesos, billetes norteamericanos, bonos en dólares o ADR's -certificados de tenencias de acciones argentinas que cotizan en dólares en Wall Street- y otros tipos de maniobra que implican pagar las divisas con pesos en la Argentina para que el vendedor le transfiera en el exterior a la cuenta -también en el exterior- del comprador.

Pero el colmo es que este mecanismo también lo usan en el mercado marginal, donde los titulares transfieren o se hacen transferir divisas de acuerdo a lo que desee el cliente. Por eso el blue está tan activo y también subió 50 centavos, pero a $62 para la venta.

Los demás dólares, el contado con liquidación y el MEP o dólar Bolsa, perdieron 50 centavos por el menor movimiento y la seguridad de que el gran vencimiento de bonos de $25 mil millones del 21 de setiembre no tendrá anormalidades.

A lo que hay que estar atento el día de la Primavera es al movimiento del dólar contado con liquidación, porque el BoPoMo, un título que está en poder de un fondo de inversión de Estados Unidos y que paga la tasa de política monetaria, que es la de las Leliq que finalizó a 83,46% anual, 0,55 puntos menos que el día anterior. La tasa de Leliq en los últimos días perdió 2,50 puntos desde que llegó al récord de 86% anual.

Por supuesto, que los tenedores del BoPoMo, apenas cobren los pesos los transferirán por esta vía de contado con liquidación a sus cuentas en Estados Unidos transformados en dólares. No se descarta que el dólar pueda tener un aumento importante cuando suceda la operación, aunque los tenedores de los bonos ya deben tener precios asegurados por compra anticipada de bonos argentinos en dólares.

En la licitación de Leliq hubo menos interés de los bancos que puede deberse a alguna merma en los depósitos a plazo fijo. En estas circunstancias, el Banco Central captó $195.282 millones, un monto que es inferior en $40 mil millones al vencimiento. Esto significa que el miércoles habrá más pesos buscando dólares.

En la licitación de Leliq hubo menos interés de los bancos que puede deberse a alguna merma en los depósitos a plazo fijo

La caída de depósitos en dólares sigue. El jueves pasado se perdieron USD 134 millones. De todas maneras, la tendencia es al alza y golpea las reservas que perdieron USD 88 millones y quedaron en USD 49.880 millones. La suba del euro ante el dólar ayudó a que la caída fuera menor a la esperada.

El riesgo país, en tanto, bajó de 2.233 puntos a 2.150 puntos básicos, lo que representa una baja de 3,7%. La suba del Bono del Tesoro no afectó porque hay demanda de títulos públicos locales para hacer "contado con liquidación". De hecho, el bono que más se utiliza para esta operación, el Bonar 2024, subió poco más de 5% y esto está relacionado con el pago de la deuda del 21 de setiembre. El Bonar 2020 aumentó 2,37 por ciento.

El riesgo país, en tanto, bajó de 2.233 puntos a 2.150 puntos básicos, lo que representa una baja de 3,7 por ciento

La Bolsa, terminó con su rally alcista de cinco ruedas consecutivas y el S$P Merval, el índice de las acciones líderes, cedió 1,34% con escasos negocios por menos de $500 millones.

En Wall Street, los ADR's argentinos -certificados de tenencias de acciones- tuvieron un cierre mixto donde las bajas y las alzas se entremezclaron. Lo mejor fue IRSA con una suba de 7,42%. IRSA Propiedades Comerciales acompañó con un aumento de 5,48% después de que IRSA superó las complicaciones que le impuso el Banco Central al pago de una cuota de sus Obligaciones Negociables.

Para el miércoles la noticia será la baja de la tasa de la Reserva Federal de Estados Unidos que se espera que la recorte 0,25 puntos a entre 1,75 y 2% anual, un número que no satisface a Donald Trump que ve con recelo las tasas negativas de Europa que las reafirmó con un comunicado del Banco Central Europeo donde harán lo posible para revivir la economía.

En cuanto a los datos preocupantes de la Argentina que se ciernen como una sombra sobre setiembre, está la suba de 11,2% de los precios mayoristas en agosto y el aumento de los alimentos en la primera quincena del mes porque los empresarios se están guiando por los dólares que se utilizan para girar divisas al exterior y que cotizan cerca de $70. El rumor de desdoblamiento del mercado cambiario estuvo circulando muy fuerte porque la debilidad de las reservas es muy obvia.

Y para cerrar el giro dirigista que tomó la política económica pasó sin pena ni gloria la licitación de Letes por $55 mil millones a una tasa de 65,25% anual y las de Letes en dólares por USD 275 millones a 8% anual. El detalle es que la licitación fue cerrada y el único comprador fue el sistema previsional a través del Fondo de Garantía.

Se vienen días complicados porque la demanda de dólares es creciente y el monto de las reservas no parece estar a la atura. El peso no tiene clientes.

Seguí leyendo: