La estrategia para el ahorrista se divide en dos tipos: conservar ahorros u obtener liquidez (NA)
La estrategia para el ahorrista se divide en dos tipos: conservar ahorros u obtener liquidez (NA)

En épocas de movimientos como los que acusó el tipo de cambio este año, las decisiones de los ahorristas se simplifican bastante y el dólar aparece como primera opción. Tanto por las ganancias que representan los saltos en el valor de la divisa (35% en agosto y 10% en septiembre) como por la expectativa de que la inflación se coma el valor de los pesos, la demanda repunta cuando la devaluación se acelera.

Pero con la caída del tipo de cambio en las primeras tres semanas del nuevo programa monetario del Banco Central y las bandas cambiarias anticipando cómo puede fluctuar la moneda de cara a fin de año, cambió el panorama de aquellos que se plantean qué hacer con los ahorros.

"En términos de inversión, existen dos grupos: los que quieren ahorrar para proteger el capital y los que buscan cubrir una necesidad de consumo en pesos en el futuro", resalta Nicolás Bentel, de Puente Hermanos. El ejecutivo considera que para el segundo grupo "las tasas altas de los instrumentos en pesos son atractivas", mientras que los primeros no deberían descartar cierta dolarización.

En el nuevo contexto de súper tasas con la nueva política monetaria del Banco Central, las inversiones en pesos vuelven a cobrar atractivo (NA)
En el nuevo contexto de súper tasas con la nueva política monetaria del Banco Central, las inversiones en pesos vuelven a cobrar atractivo (NA)

Lecaps

"Hoy en día, hay una sensación de que volvió el momento de invertir en pesos", sostiene Diego Demarchi, gerente de Balanz Capital. El analista considera que el nivel actual de las tasas en pesos, que la mayoría del mercado espera se sostengan hasta fin de año como mínimo, hace que opciones como las Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos (Lecap) sean las alternativas más atractivas del mercado.

“Hoy en día, hay una sensación de que volvió el momento de invertir en pesos”, sostiene Diego Demarchi, gerente de Balanz Capital

El instrumento, la más reciente creación del Ministerio de Hacienda para fondearse y simultáneamente ayudar a desactivar el stock de Letras del Banco Central (Lebacs) que aún quedaba circulando, cerró su última licitación con tasas anuales de 55% para el plazo más corto de abril 2019 y 50% para los vencimientos de octubre 2019.

Los plazos es otro factor a tener en cuenta. "Tenés un tipo de cambio que indica que mientras el Banco Central no se salga de la política monetaria, el dólar va a estar quieto, pero siempre que se habla de un instrumento en pesos, necesitás, un precio de referencia del dólar para salir a tiempo, evitar el síndrome de sobreespera", plantea Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal.

Siempre que se habla de un instrumento en pesos, necesitás evitar un síndrome de sobreespera“, plantea Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal.

"Las Lecaps te están dando tasas atractivas para considerar en el corto plazo, teniendo en cuenta el escenario político y económico del próximo año", agrega Bentel.

Letes en dólares

Sin embargo, el atractivo del peso anabolizado por tasas de interés no es un motivo como para olvidarse de recetas más conocidas. "Quienes dolarizaron ahorros no vuelven 100% al peso, lo que se ve son desarmes ligeros en los que nosotros recomendamos un monitoreo cada 30 días, no dejarlos estar 6 meses", distingue Demarchi.

El analista trae al centro de la escena otro instrumento creado por el Gobierno: las Letras del Tesoro en dólares. Para aquellos que quieren una inversión más "tranquila", recuerda que las Letes en dólares llegaron a pagar una tasa del 7% y actualmente están siendo licitadas por el Gobierno a tasas del 5,5% anual para vencimientos en abril.

Macri durante el 54º Coloquio de IDEA. El componente político será clave para ciertas decisiones de inversión de cara al año que viene
Macri durante el 54º Coloquio de IDEA. El componente político será clave para ciertas decisiones de inversión de cara al año que viene

"El plan del Gobierno es sacar la mayor cantidad de pesos posibles de la plaza, con lo cual no puede evitar pagar tasas altas en dólares por el mediano plazo hasta que se muestren señales claras de estabilización en el dólar y en la inflación", señala Demarchi.

Bonos en dólares

Los analistas también apuntan a algunas opciones ligeramente más sofisticadas, pero que de todas formas son accesibles a través de cuentas comitentes con agentes de bolsa o parcialmente en fondos comunes de inversión. "En todo lo que tenga que ver con dólares, tanto Letes como bonos, la frontera de plazos a tener en cuenta son los próximos dos o tres años", explica Bentel.

Tanto para Letes como bonos, la frontera de plazos a tener en cuenta son los próximos dos o tres años

Gardiner, mientras tanto, considera que también hay que considerar bonos que pagan un adicional sobre Badlar, la tasa de interés que se utiliza para depósitos mayores a un millón de pesos, y marca el nivel para el resto de las tasas de interés del sistema financiero argentino, como el caso de Provincia de Buenos Aires 2025 o Ciudad 2018.

Demarchi apunta al Bonar 2024, el bono en dólares que actúa como referencia de mercado en algunos casos por su volumen de operaciones, y que empieza a pagar amortizaciones el año próximo.

Acciones, la apuesta a largo plazo

Varios de los analistas consultados por Infobae indicaron que el momento de gloria de las acciones bursátiles argentinas vivió los últimos años parece haberse tomado unas vacaciones en el corto y mediano plazo.

"El escenario local hace que todas las empresas estén con muchas partes móviles al mismo tiempo. El mercado actual se está moviendo más por flujos que por fundamentos, conviene esperar hasta que ciertas variables económicas hayan decantado", nota Bentel.

Sin embargo, una vez transitada la coyuntura, muchos confían que el mercado de acciones será una buena apuesta. Gardiner, por ejemplo, señala: "El Gobierno considera el sector energético como estratégico para el mediano y largo plazo y por eso le interesa que sea rentable. Hay reportes privados que estiman que en 5 años puede llegar a representar un tercio de las exportaciones, eso va a estar motivado principalmente por las empresas que hoy cotizan muy baratas".

Una vez transitada la coyuntura, muchos confían que el mercado de acciones será una buena apuesta

Desde BMB, Mauro Mazza consigna una inversión en el mercado bursátil como una señal de apoyo en el largo plazo al esquema político actual. "Si uno se posiciona confiado en Mauricio Macri y quiere correr riesgos, tomar posiciones en papeles como BYMA, la entidad madre del mercado, sería una buena opción porque se perfila coma la primera en tener un impacto positivo si los flujos cambian a favor de Argentina. Y tener una posición de largo plazo en papeles como Central Puerto (la empresa referencia del sector energético favorecida por la baja del precio de gas en dólares)", expresa.

El director de investigación también recuerda que "la Bolsa nunca cayó en un año con superávit de cuenta corriente, la media de crecimiento fue del 40% en dólares. Y en 2019 tendremos un superávit de cuenta corriente al menos de 1% del PBI".

Seguí leyendo: