Macri con Altgelt y Goñi, de Idea
Macri con Altgelt y Goñi, de Idea

Todos parados –el presidente Mauricio Macri incluido–, con la mano en alto y repitiendo en una suerte de juramento empresarial, "soy yo y es ahora", que fue parte del lema del encuentro. Así terminó hoy el 54 Coloquio de IDEA en Mar del Plata. En el evento, que reunió a 900 integrantes del "círculo rojo", se debatió durante tres días sobre la política, economía y el futuro de la Argentina, todo cruzado por el impacto de la causa de los cuadernos y el reclamo interno, hacia de los propios empresarios, de abordar de una vez un "cambio cultural".

Macri llegó a Mar del Plata esta tarde y habló de lo duro de los cambios que se vivieron entre el Coloquio del año pasado y este. "La angustia de todos es mi angustia. Es una carga muy grande", dijo y aprovechó para hablar de competividad ("es todo") y para criticar a Moyano ("no podemos tener elementos mafiosos en todo el sistema logístico"). Los empresarios lo aplaudieron y salieron corriendo, literalmente, comenzaba el fin de semana y había que llegar a Buenos Aires, o disfrutar de "La feliz".

Tocamos temas complicados, todos: me quedo con el compromiso de Macri de hacer un país distinto. Vale la pena (Goñi)

En la escalera del Sheraton, un alto ejecutivo de una automotriz aseguró que "fue un buen discurso. Macri habla bien y a este auditorio le gusta sus palabras y sus modos. Igual, la coyuntura nos preocupa a todos. El clima no era el mismo que otros años". Un buen resumen de un escenario que Infobae describe desde el miércoles.

Todavía en el salón, Rosario Altgelt, CEO de Latam y presidenta del Coloquio, y Javier Goñi, CEO de Ledesma y presidente de Idea, sonreían. Ambos había entrevistado a Macri. "Estoy feliz, logramos el objetivo de tratar la agenda planteada. Con el Presiente hablamos de competitividad y lo vi muy comprometido con eso, ese fue el tema que más me conmovió", dijo Altgelt. "La idea era contagiar nuestras ganas de ayudar juntos a construir el país que queremos. Tocamos temas complicados, todos: me quedo con el compromiso de Macri de hacer un país distinto. Vale la pena", resumió Goñi.

Macri, en el panel final del evento (IDEA)
Macri, en el panel final del evento (IDEA)

Cuadernos, el eje

El tema de la corrupción y la causa de los cuadernos fueron protagonistas de la agenda y de las charlas en los pasillos. Incluso hubo un almuerzo exclusivo para 120 sponsors del evento en donde se abordó específicamente la investigación que lleva adelante Claudio Bonadio. Entre canapés y pasta boutique, Sergio Kauffman, de Accenture, resumió el espíritu de este evento cerrado, al que a último momento fue invitada la prensa. "Hoy mi hijo va a bailar y hay un bombero y la salida de emergencia funciona porque nadie quiere ir preso. Los cuadernos son el Cromañón de la corrupción. Y es muy bueno", afirmó.

El que ahorra en pesos en la Argentina no es patriota, es patético (Malamud)

El politólogo Andrés Malamud pateó el tablero temprano el jueves, en el panel "Pensando Argentina". Deslumbró a todos. De entrada, criticó la idea de "Cambio Cultural", la matriz del evento. "No estoy de acuerdo con promover el cambio cultural de los demás, sí con promover mi propio cambio. O sea, en todo caso, cambiarme", expresó. También dijo que el problema de la Argentina no es moral, sino político, y que "la cultura no es la causa de los problemas, sino la falta de incentivos". "El que ahorra en pesos en la Argentina no es patriota, es patético", disparó.

Sólo minutos antes, el filósofo Darío Sztajnszrajber, había desafiado al auditorio a no "no aferrarse a las certezas incólumes es el sistema que propuso", a "vivir en estado de precariedad existencial" y "cuestionar el sentido común permanentemente". Muchos tomaron nota en las libretitas sobre las mesas que dispuso la organización.

El almuerzo privado en el que se habló de los cuadernos
El almuerzo privado en el que se habló de los cuadernos

Otra voz aplaudida fue la de Carola Fratini Lagos, de Zurich, cuando en el panel "Nuestro rol", reconoció que "estoy desilusionada, no fuimos capaces de construir una Argentina sustentable. Me avergüenzan los hechos de corrupción, pero tengo esperanzas. Veo ganas y mucha gente diciendo nunca más".

El miércoles había comenzado con todos comentando la inflación de septiembre, 6,5%. "Es muy preocupante. Hay que ver sin baja con el plan. Veo muy golpeada a la cadena de pagos de las pymes. Esta recesión hay que pasarla y no hay fórmula", afirmó Darío Werthein del Grupo W. A Jorge Todesca, que presentó el número y viajó a Mar del Plata, le preguntaron si creía que la inflación seguirá alta respondió. "No sé, espero que no", respondió el titular del Indec.

La coyuntura sobre la mesa

El contexto general fue el de una crisis muy importante para lo que queda del año, pero con cierto optimismo a partir de los primeros meses de 2019. Así lo mostró la tradicional encuesta que se les hace todos los años a los integrantes de Idea. Con todo, "desencanto" fue una de las palabras más elegidas para describir el contexto en los coffee break. Siempre en off the record, claro.

El panel “Nuestro rol” (Christian Heit)
El panel “Nuestro rol” (Christian Heit)

Muchos se animaron a hablar ante los micrófonos, también. Como Claudio Belocopit, presidente de Swiss Medical Group, quien destacó ante Infobae que "todos apostamos a salir, pero no se sale con voluntarismo ni verso. La inflación es un cáncer. Defendí con uñas y dientes a este Gobierno, y sigo apostando por ellos, pero no se puede negar la realidad", afirmó. Esta mañana, Cristiano Rattazzi, de Fiat, había manifestado que "confío mucho más en el Gobierno si está el FMI. Con ellos, las reformas se van a hacer en serio, no se jode con el Fondo. Además, son las reformas nuestras, no de ellos".

Mucho más optimista, Gabriel Martino, de HSBC, describió un escenario de mejora evidente a partir del primer trimestre del año que viene, en el que el Macri sea reelecto, incluso en primera vuelta.

Hubo aplausos de pie para el Presidente en Idea, aunque la coyuntura impacta. Igual, varios asomaron la cabeza para no quedar afuera de la selfi desde el escenario con el mandatario como protagonista.

Seguí leyendo: