El ministro de Economía, Martín Guzmán, quiere avanzar con una agenda de la deuda en pesos y con otra diferente para los pasivos en dólares
El ministro de Economía, Martín Guzmán, quiere avanzar con una agenda de la deuda en pesos y con otra diferente para los pasivos en dólares

Frente a una agenda cargada de vencimientos de deuda y una fuerte restricción de divisas, el Gobierno finalmente decidió apelar a la misma herramienta que había utilizado el presidente Mauricio Macri a fines de agosto: el reperfilamiento de las letras en dólares. Mediante un decreto de necesidad y urgencia publicado hoy en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo dispuso diferir todos los pagos de Letes en manos de inversores institucionales que vencen a partir de hoy al 31 de agosto de 2020. Son unos USD 9.000 millones que vencerán en los próximos meses y que serán pagados, todos juntos, en el segundo semestre del año próximo.

Hoy vencían USD 67 millones y el lunes, otros USD 300 millones. “Este DNU se enmarca en el proyecto de Solidaridad y Reactivación Económica enviado el miércoles al Congreso en donde se hace referencia a la necesidad de tener un plan de deuda sustentable. Hay una cuestión central en torno a los dólares y hay que cuidar las reservas en este momento", dijeron a Infobae fuentes oficiales.

Este decreto reemplaza el del reperfilamiento de Macri, por lo que quedan afuera las personas humanas que habían comprado los títulos hasta el 31 de julio, y los que habían quedado exceptuados, como por ejemplo los gobiernos provinciales y los cuotapartistas de los Fondos Comunes de Inversión (FCI) en la porción invertida en Letes. Está en manos de los particulares aproximadamente un 10% del total de la deuda en LETES, lo que implica, hasta el 31 de agosto, unos USD 900 millones. Según las fuentes consultadas, la cartera económica que lidera Martín Guzmán está “pensando en una agenda para la deuda en dólares y otra para la deuda en pesos".

¿Qué pasará con la deuda en pesos?

En cuanto a los pesos, la intención de Economía es realizar subastas para ir postergando (roll over) parcialmente los vencimientos y canjear esa deuda por otro título que rinda Badlar más 200/300 puntos básicos, que implicaría hoy colocar nueva deuda a una tasa de entre 43% y 44% a un plazo de 180 días. “Estamos convocando a todos los actores para ir rolleando la deuda en pesos. Aspiramos a tener una agenda constructiva. Lo haremos en la medida en que consigamos tasas compatibles con un esquema de sustentabilidad de la deuda. Si no las conseguimos, veremos cómo proseguir”, dijeron las fuentes, quienes igualmente remarcaron que el equipo de la Secretaría de Finanzas de Economía ya se viene reuniendo con los inversores y “hay mucho interés en avanzar por este camino”.

El equipo del Ministerio de Economía, presentado en la primera conferencia de Guzmán
El equipo del Ministerio de Economía, presentado en la primera conferencia de Guzmán

Concretamente, Economía ya convocó para hoy a una subasta para postergar gran parte de los $ 24.500 millones del Bono de Política Monetaria (Bopomo) que ajustaba justamente por la tasa de política monetaria. Y el próximo vencimiento en pesos es el 30 de este mes, para el que se supone el Palacio de Hacienda actuará de la misma manera, si la licitación de hoy resulta exitosa.

Con esta estrategia, el Gobierno busca resolver los pagos de vencimientos previstos entre el 20 y el 31 de diciembre, que suman (en pesos y dólares) unos USD 1.900 millones, de los cuales igualmente hay parte colocada intra sector público. En 2020, el total asciende a USD 50.000 millones.

Renegociación con acreedores privados

Por otro lado, el Gobierno anunció que dio inicio a las conversaciones con los acreedores privados externos para encarar una renegociación de la deuda que tenga como objetivo la sustentabilidad. Lo hizo a través de la difusión de los principios básicos que guiarán este proceso, que detallan un diagnóstico de la situación y cuál es el camino a seguir para lograr una recuperación de la economía, consistencia fiscal y, por ende, un sendero sustentable para afrontar los compromisos financieros.

De esta manera, y tras varias reuniones y conversaciones informales que el equipo económico viene manteniendo con acreedores, finalmente la cartera que lidera Guzmán dispuso una casilla de correo electrónico en la que recibirán todas las propuestas de los bancos interesados en participar del proceso de reestructuración. Es decir que las 13 que ya habían llegado a Hacienda durante la gestión de Hernán Lacunza no serán tomadas en cuenta. “Deberán enviarlas nuevamente. Se les está pidiendo que acompañen las propuestas con un resumen ejecutivo”, dijeron las fuentes, al aclarar que esta renegociación será solamente para los títulos bajo legislación extranjera.

El ministro Guzmán inició las conversaciones con los acreedores externos por la deuda bajo legislación extranjera
El ministro Guzmán inició las conversaciones con los acreedores externos por la deuda bajo legislación extranjera

Además, se está poniendo en marcha la ya anunciada Unidad de Sostenibilidad de la Deuda, que estará presidida por Lisandro Cleri (integró el Fondo de Garantía de Sustentabilidad) y tendrá rango de subsecretaría, dependiente de la Secretaría de Finanzas. También integrará esta unidad Rosana Bebén, quien trabajó en el gobierno provincial y en el Banco de Chaco. También tendrá incidencia en las decisiones que se tomen en esta materia el llamado “Consejo asesor”, que por ahora sólo tiene dos integrantes, ambos ex secretarios de Finanzas: Daniel Marx y Adrián Cosentino.

Fuentes oficiales aclararon que “no hay un deadline” para trabajar, por lo que no quedó claro cuándo tienen previsto tener una propuesta formalizada para poner a disposición de los acreedores.

Seguí leyendo: