La cosecha récord de trigo reanimó el deprimido mercado de tractores y cosechadoras
La cosecha récord de trigo reanimó el deprimido mercado de tractores y cosechadoras

A tono con la recesión que afecta a gran parte de la economía nacional, en particular la abocada al mercado interno, la tasa de inversión en maquinarias y equipos mantuvo una notable contracción en comparación con un año antes.

El indicador anticipado del Centro de Estudios Económicos de la consultora de Orlando Ferreres y Asociados midió para el último mes de 2018 el séptimo declive interanual, al equivalente a USD 6.831 millones, un 20,9% del PBI estimado para ese mes. Significó una contracción de 19,2 por ciento.

El último mes de 2018 cerró con un nivel de inversión equivalente a USD 6.831 millones, un 20,9% del PBI estimado para ese mes. Significó una contracción de 19,2% respecto de un año antes

"La caída en los niveles de inversión evidenciada durante diciembre es la segunda más grande del año, después del derrumbe de noviembre, habiendo que remontarse a la crisis de 2009 para encontrar una baja mayor", observan los economistas de OJF.

Las razones que se esgrimen de semejante contracción, luego de un comienzo de año con tasas en crecimiento que se extendieron hasta mediados de mayo, son a esta altura claramente conocidas:

1. La volatilidad del tipo de cambio entre mayo y septiembre;

2.  Las elevadas tasas de interés;

3. El menor acceso al crédito productivo;

4. La aceleración de la inflación;

5. El derrumbe de la demanda interna; y

6. La incertidumbre política, al anticiparse la carrera electoral, con la consecuente la caída de la confianza en el Gobierno.

Perspectivas más alentadoras

Si bien en el promedio del año la inversión bruta interna se contrajo 5,6%, la notable aceleración del declive entre septiembre y diciembre, a tasas de 2 dígitos porcentuales, deja un arrastre negativo para el corriente año de 5,3%. Eso significa que aún estabilizando el nivel de inversión en el registro del último mes, se asistirá a una caída similar al promedio anterior.

En el promedio del año la inversión bruta interna se contrajo 5,6%, pero la notable aceleración del declive entre septiembre y diciembre, a tasas de 2 dígitos porcentuales, deja un arrastre negativo para el corriente año de 5,3 por ciento

Pero ocurre que por efecto de las altas tasas de aumento entre enero y abril, y en particular del tamaño de la inversión en máquinas y construcción, hasta agosto pasado, remontar la cuesta no será sencilla. De ahí que en los supuestos macroeconómicos del Gobierno, tanto en el Presupuesto, como más recientemente en el Plan Financiero, se estimó una nueva baja de la Inversión Bruta Interna de 9,7% en el primer caso; y 10,5% en el segundo.

Además, ya se observó en diciembre, con la llegada de la cosecha récord de trigo, un salto de la inversión en equipo durable de producción de origen nacional de 31% respecto de noviembre, alcanzando el volumen más alto de los últimos 12 meses. En el caso de la maquinaria importada la recuperación fue notablemente más modesta, 2%, pero posibilitó que índice general del rubro mejorara 16,2% y alcanzara el mayor registro de ese cuatrimestre.

Se observó en diciembre, con la llegada de la cosecha récord de trigo, un salto de la inversión en equipo durable de producción de origen nacional de 31% respecto de noviembre, alcanzando el volumen más alto de los últimos 12 meses

El sendero bajista que por tercer mes consecutivo mantiene la tasa de interés, junto con el control de la volatilidad cambiaria que está logrando el Banco Central, y la desaceleración que mantiene la inflación, se estima que son factores muy positivos para las decisión de inversiones productivas y en construcción.

Por el contrario, el clima electoral, en un año con intenciones del Gobierno de mantener el sendero del recorte del déficit fiscal, conspiran contra las expectativas de una recuperación más rápida de la inversión.

Seguí leyendo: