Carlos Melconian estuvo envuelto en rumores que lo vinculaban como un posible nuevo ministro de Economía en las últimas semanas
Carlos Melconian estuvo envuelto en rumores que lo vinculaban como un posible nuevo ministro de Economía en las últimas semanas

En el mismo día que el presidente Macri le aseguró a representantes del campo que las retenciones a las exportaciones son una medida de corto plazo, uno de quienes se consideran los más leales al mandatario le habló a la misma audiencia. Carlos Melconian, ex presidente del Banco Nación, presentó su análisis económicos.

El economista, que se siente un amigo íntimo de Macri con quien se sigue reuniendo regularmente, enfatizó frente a los presentes de la Jornada Nacional del Agro varios de sus puntos más conocidos, pero también algunos que circularon menos, incluyendo ciertos de índole personal.

Como siempre, entre sus primeras consideraciones insistió en que hubo un sinceramiento que "en su momento la administración no quiso hacer en términos de no generar un malestar en las expectativas por temor a que la gente se asustará". Para Melconian, "eso se convirtió en un grueso error".

La decisión en aquel momento de no hacer un "sinceramiento absoluto", de acuerdo al economista, fue porque "decirle las cosas a la gente tiene olor a ser impolítico u ortodoxo en la Argentina". Al fallar en dar una comunicación clara, consignó que no se logró transmitir la urgencia del problema que representaba y continua representando el gasto público.

"No me siento un ortodoxo liberal que me cae mal la palabra gasto público pero haber aumentado 14/ 15 puntos en una década significa habernos metido en un escenario en donde es infinanciable por un montón de años, como está ocurriendo ahora", expresó.

Otras frases de Melconian:

-"[Bajar el gasto público] es una tarea de demanda de la sociedad argentina a la clase política de estar a la altura de las circunstancias".

-"Vayan haciéndose la idea de que no hay Superman ni ministros mágicos presentes o futuros que solos puedan atacar el gasto público. Lo que puede hacer un ministro en ese tema es aportar tecnocracia, pero es la política la que tiene que decidir que hacer o no".

-"Hay un 56% del gasto público atado a la inflación, entre prestaciones sociales, pagos a jubilados, subsidios económicos y gasto de funcionamiento e infraestructura".

-"En prestaciones sociales entre el año 2008 y 2015 se incorporaron 5 millones de nuevos jubilados que nunca pagaron los aportes. Entonces, hay que solventar a la Anses de rentas generales porque sino está quebrada".

-"Entre 2007 y 2011 había 2,6 millones de empleados públicos, y se incorporaron un millón más. Era necesario en 2,6 millones sumar un millón más?".

-"No voy a venir con la salvajada de que hay que echar un millón de tipos, bastante me gastaron en la pre-elección poniéndome como el hombre malo del equipo".

-"Tuve que fumarme un año en el Nación para mostrar que no era el malo del equipo, simplemente que me gusta decir las cosas como son y que cada uno elija como quiere vivir".

-"El programa económico original no está más, el primero de los acuerdos con el Fondo no generó los resultados esperados y quedaron abiertos tres frentes: el financiamiento al Gobierno, el desbalance en el mercado de cambios y las Letes y las Lebacs como deuda de corto plazo".

-"Creo que estamos piloteando lo financiero-cambiario y tratando de manejar el nivel de actividad y la tasa de inflación en términos de la resaca que esto deja".

-"Queda agua por correr bajo el puente y hay que pilotear estos pocos meses hasta las primarias como evento electoral y yo diría la elección empioja aún más las necesidades de acuerdo".

Seguí leyendo: