Wilfredo no puede creer su error frente a Croacia (REUTERS/Carlos Barria)
Wilfredo no puede creer su error frente a Croacia (REUTERS/Carlos Barria)

Seguramente muchos se habrán sorprendido ante el error de Wilfredo Caballero que significó el inicio de la debacle frente a Croacia. Pero la realidad marca que este estilo implementado por Jorge Sampaoli ya había sufrido cortocircuitos en exámenes anteriores.

El arquero del Chelsea fue, sin dudas, la figura en el amistoso de la Selección ante Italia en su debut. Pero esa gran actuación tuvo un lunar: comprometió a Lucas Biglia en una salida del fondo y desprotegió su arco en una maniobra que casi termina en gol del rival.

Una de las razones por las que Sampaoli se inclinó por la titularidad de Willy fue por su buen juego con los pies, adquirido en su paso por el Manchester City (iniciado por Manuel Pellegrini y perfeccionado con Josep Guardiola). Sin embargo, su fallo ante Croacia lo dejó expuesto.

El entrenador albiceleste, que en la primera parte lo retó por tirar un pelotazo y le pidió que intentara seguir jugando por abajo, lo defendió públicamente en conferencia de prensa.

En el estreno mundialista contra Islandia, Caballero también había hecho transpirar de más a los fanáticos argentinos. Un pase largo de Marcos Rojo lo obligó a barrer para desactivar una jugada de riesgo a favor de los Vikingos. De milagro no fue el 1-0 para los europeos.

Después de la goleada sufrida en Niznhi Nóvgorod, se espera que Sampaoli realice varios cambios y las miradas están puestas en el arco. ¿Respaldará a Caballero para morir con las botas puestas? ¿Hará caso al clamor popular y le dará la chance a Franco Armani? ¿O será el turno de Nahuel Guzmán?

SEGUÍ LEYENDO