Es un examen, y un examen realmente muy exigente para la Selección Argentina. Teniendo en cuenta que más allá de las precisiones que pueda entregar el técnico, en lo que se refiere a la formación definitiva del equipo, sobre todo con esta intención de confundir un poco a los adversarios, o por lo menos impedir que los adversarios de la Argentina y en este caso Croacia, manejen la información tal cual se puede dar y la formación tal cual se va a presentar frente al conjunto de Croacia.

Yo entiendo que la Argentina tiene que mejorar per se. Tiene que tratar de alcanzar un nivel futbolístico que no tuvo, precisamente en su primer partido. Y sobre todo en un partido que termina perdido para todos los argentinos más allá de la igualdad.

Es una cosa curiosa, ¿no? Pero el sentimiento, lo que ha quedado como efecto de ese empate ante Islandia es el sabor a una derrota. Lo que compromete mucho más el partido que se viene frente a Croacia. Sea la formación que fuere pero de todas maneras con la necesidad imperiosa de ganar el partido.