Wilmar Barrios defendió de forma efectiva a Lionel Messi en el partido entre Colombia y Argentina (REUTERS/Rodolfo Buhrer)
Wilmar Barrios defendió de forma efectiva a Lionel Messi en el partido entre Colombia y Argentina (REUTERS/Rodolfo Buhrer)

Puede que los focos tras la gran victoria de Colombia ante la Argentina recaigan en Roger Martínez y Duván Zapata, los autores de los goles. También en David Ospina por algunas tapadas importantes. Sin embargo, si hubo una pieza clave en el engranaje del equipo de Carlos Quiroz fue Wilmar Barrios, el único volante central del esquema, quien tuvo una actuación fantástica en la que, entre otras cosas, anuló por completo a Lionel Messi.

Al momento de defender, Quieroz apostó a un efectivo 4-1-4-1. El jugador del Zenit de San Petesburgo se colocó por delante de la zaga central integrada por Yerri Mina y Davinson Sánchez, por detrás de una línea de cuatro integrada por James, Cuadrado, Uribe y Muriel.

Barrios ocupó esa zona en la que Lionel Messi pretendía brillar y combinar con Agüero con mucha jerarquía. Hizo un gran despliegue y estuvo en cada sector donde se necesitó una cobertura férrea. Y no solo eso, porque con balón colaboró en la distribución y favoreció a una circulación rápida recurriendo poco al traslado de pelota y desprendiéndose de la pelota en  uno o dos toques.

El gran quite de Wilmar Barrios que le negó el gol a Lionel Messi

Una de las jugadas más destacadas de Barrios fue en el minuto 54, en un ataque argentino en el que Messi iba a quedar mano a mano con Ospina tras eludir con un caño a Davinson Sánchez pero el ex jugador de Boca Juniors corrió hasta alcanzarlo y le extirpó la pelota de forma sensacional.

Las estadísticas reflejan su gran actuación. A nivel defensivo, Ganó el 63,6% de sus duelos, con tres recuperaciones incluidas (el que mejor en ese rubro en Colombia) y todo ello sin convertir una sola infracción. En un partido friccionado, donde hubo un encontronazo por una patada de Cuadrado a Messi, Wilmar Barrios no hizo ni una sola falta.

Y en la fase ofensiva, tuvo una efectividad del 84,4% en sus pases, completó el 100% de sus regates (30) y no tuvo ninguna pérdida de pelota. Además, la mayoría de sus entregas (33,3%) fueron hacia adelante, para progresar en el campo.

Wilmar Barrios fue amo y señor del mediocampo y gran parte del triunfo de Colombia ante Argentina fue gracias a su labor. Si hubo algún error en el funcionamiento, él estuvo ahí para corregirlo con mucha entrega, sacrificio, juego limpio y conceptos claros. Porque no siempre es necesario convertir un gol o dar una asistencia para ser figura de un partido.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: