(EFE)
(EFE)

Nunca es grato sufrir una lesión, pero duele mucho más cuando la misma es de gravedad y se produce en el mejor momento de la carrera deportiva de un futbolista. Esto fue lo que le ocurrió a Ezequiel Ávila, quién el viernes por la noche se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda y estará varios meses sin pisar un campo de juego, justo cuando atravesaba un gran presente y estaba bajo la mirada del Barcelona.

En el partido que disputaron el Osasuna y el Levante por la 21ª jornada de La Liga de España, el Chimy salió en camilla por un fuerte dolor en su rodilla a los 13 minutos del primer tiempo. Este sábado por la mañana se sometió a los exámenes médicos en la Clínica Universidad de Navarra y se confirmó el grado de la lesión del delantero de 25 años, que se perderá lo que resta de la temporada. Se estima que podrá volver a las canchas dentro de seis meses, como mínimo.

Fue así que, ya más calmado y habiendo procesado la noticia, el atacante decidió compartir una sentida carta en sus redes sociales. “La vida te pone pruebas y obstáculos, pero sólo depende de uno mismo saber hasta dónde quiere dar guerra. Yo en la vida aprendí a combatir por lo que amo. El pasado viernes inicié un partido muy importante para mí y para mi familia. Pero también para toda la gente que me apoya y que sabe que, hasta el último segundo, lo dejé todo en el campo. Siempre dije y voy a seguir sosteniendo que yo vivo cada partido como si fuese el último de mi vida. Hoy tengo una larga recuperación por delante. Pero con el apoyo de la gente que me quiere todo será más fácil. Estos días he recibido muchísimos mensajes de ánimos en las redes sociales y solo puedo dar las gracias. se que tengo un duro camino por recorrer, pero también se que volveré más fuerte y con muchas más ilusiones. Me costó mucho llegar hasta donde llegué. Fue como escalar los Pirineos. Pero me siento preparado para volver a hacerlo porque solo me importa la felicidad de la gente que corea mi nombre y que disfruta con el Comandante. ¡Este partido lo vamos a ganar todos juntos! ¡Muchas gracias por su cariño! Estaré eternamente agradecido”, fueron las palabras de Ávila.

Después de dos temporadas en el Deportivo Huesca y hacerse un nombre en Europa, a medidados de 2019 el Chimy pasó al elenco de Pamplona por una suma de 2,7 millones de euros, lugar donde mejoró aún más su performance. En 22 partidos jugados acumuló 11 dianas, entre torneo doméstico y Copa de España, y en la actualidad yace como cuarto anotador del certamen, solo por debajo de Lionel Messi, Karim Benzema y Luis Suárez. Precisamente por la baja del Pistolero fue que los medios españoles habían informado que el elenco culé estaría interesado en Ávila para reemplazar al uruguayo. Hecho que a partir de esta lesión no ocurrirá.

Ávila surgió de Tiro Federal, club en el que debutó en Primera en 2010. Después de cuatro temporadas en el ascenso argentino dio el salto a San Lorenzo hasta 2017 cuando pasó a Europa. En total lleva convertidos 35 gritos en 175 cotejos.

El momento de la lesión del Chimy Ávila:

La lesion del Chimy Avila en Levante vs Osasuna

Seguí leyendo: