Maradona y Adrián González, uno de sus colaboradores (Twitter: @gimnasiaoficial)
Maradona y Adrián González, uno de sus colaboradores (Twitter: @gimnasiaoficial)

A cuatro días del reinicio de la Superliga, instancia en la que Gimnasia La Plata recibirá a Vélez el viernes 24 a las 19:40 en el Bosque, Diego Maradona viajó a Venezuela. El director técnico, de 59 años, se trasladó para reunirse con Nicolás Maduro, y en su entorno aseguran que más allá del cónclave es probable que participe de alguna actividad partidaria en favor del régimen. Sin embargo, su partida generó ruido en las entrañas del club.

El Diez no participó de varios entrenamientos durante la pretemporada, afectado por los dolores en la rodilla derecha (operada en julio pasado; le colocaron una prótesis) y en el tobillo de la misma pierna, el cual está en tratamiento con células madre. El ex capitán de la Selección se apoyó en su cuerpo técnico (especialmente en Sebastián Méndez, su ayudante de campo principal) para que encarrile la preparación en su ausencia. Los problemas físicos pusieron en duda el viaje, pautado desde antes de que acordara su llegada al Lobo, en septiembre de 2019.

“El viaje estaba firmado y en el club lo sabían”, confirman los más cercanos a Maradona. La inquietud radica en si en Caracas pueden tentarlo con la dirección técnica de la Vinotinto, cuyo banco de suplentes quedó vacante tras la partida de Rafael Dudamel. De hecho, Diego fue uno de los primeros tentados, pero declinó la oferta por su compromiso con Gimnasia. En La Plata también hay dudas respecto de si estará presente contra el Fortín, pero entre la dirigencia y el astro hubo acuerdo: regresará el próximo miércoles para no perderse en vivo y en directo el duelo por la fecha 17 de la Superliga. De esta manera, postergó la visita a Brasil para reunirse con el ex presidente Lula da Silva, algo que también tenía arreglado en su itinerario. He ahí una concesión para frenar las tensiones con la institución.

Desde su asunción, el cuerpo técnico encabezado por Maradona dirigió 11 partidos, con un récord de cuatro victorias, un empate y seis derrotas. Ocupa el último lugar en la tabla de promedios (los tres últimos equipos descienden a la Primera Nacional, segunda categoría del fútbol argentino), pero cuenta con posibilidades de recuperarse y mantener su plaza en la Superliga. Gimnasia (1,029 puntos) tendrá una dura pelea con otro tres equipos para evitar perder la categoría: Patronato de Paraná (1,058), Aldosivi de Mar del Plata (1,097) y Central Córdoba de Santiago del Estero (1,125). Aunque el sueño de la permanencia está vigente gracias al entusiasmo del Diez, que prometió regresar para cumplir con la misión encomendada.

SEGUÍ LEYENDO: