Maradona vivió de homenaje en homenaje en sus ocho partidos en Gimnasia. Aquí, en el trono que le preparó Newell's (Foto: Sebastián Granata)
Maradona vivió de homenaje en homenaje en sus ocho partidos en Gimnasia. Aquí, en el trono que le preparó Newell's (Foto: Sebastián Granata)

La era de Diego Maradona aL frente de Gimnasia La Plata duró dos meses: este martes, el presidente Gabriel Pellegrino confirmó la despedida del astro, de 59 años, del banco de suplentes del Lobo. El adiós no estuvo relacionado a los resultados: el Diez cortó su vínculo con el club por una cuestión de “lealtad”. Como ni el actual titular de la institución ni el oficialismo serán parte de los comicios, que se desarrollarán el próximo 23 de noviembre. Y aunque los futbolistas y su cuerpo técnico le pidieron que se quedara hasta fin de año (con la intención de que orientara al equipo frente a Arsenal, Banfield y Central Córdoba de Santiago del Estero), optó por darle un corte definitivo a la situación.

Esta mañana, los distintos sectores políticos de Gimnasia intentaron elaborar una jugada de último momento para retener al Diez: los referentes de las dos agrupaciones que se presentarán en las elecciones (Mariano Cowen, de Gimnasia Grande, y Salvador Robustelli, de Convergencia Gimnasista) firmaron un acta en la que se comprometieron a trabajar en conjunto (incluyendo al actual oficialismo) tras los comicios. Una movida similar a la “unidad” reclamada por Maradona. Pero en el escrito no incluyeron explícitamente al actual titular del club, Gabriel Pellegrino. Y eso, en la evaluación del Diez, le quitó credibilidad.

Además, tanto Cowen como Robustelli, según la información que manejaba Maradona, pretendían aplicar un plan de austeridad. En consecuencia, el entrenador entendió que no iba a poder reforzar el plantel con la cantidad y calidad de nombres que creía necesarios para intentar la epopeya de mantener al Lobo en la Superliga.

Más allá de del deseo del grupo, el DT, entre lágrimas, les había informado a los futbolistas de su determinación. Y aunque esperaba volver a verlos esta tarde en el entrenamiento en Estancia Chica, el último adiós no se materializó, dado que se precipitaron los hechos. Ante el conjunto del Viaducto, este domingo, desde las 19.40, al Tripero lo dirigirá Mariano Messera, uno de los técnicos de la Reserva.

Y Maradona poco a poco comenzará a dar vuelta la página tras su paso por Gimnasia, que significó su regreso al fútbol argentino tras 9 años (su última experiencia en el país había sido conduciendo a la Selección). En ese contexto, su apoderado, Matías Morla, empezará a evaluar nuevas ofertas. El entorno del Diez sabe que los ocho partidos en La Plata (tres victorias y cinco derrotas) sirvieron como prueba de que, con un cuerpo técnico consolidado (se entendió muy bien con Sebastián Méndez y Adrián González), Maradona puede transmitir su experiencia. Y su magnetismo genera una verdadera revolución, que redunda en la incorporación de socios y la multiplicación de sponsors. Por eso, sus más cercanos esperan sondeos en cantidad.

Christian Bragarnik, el agente que medió en su llegada a México y en los contactos con Gimnasia, puede representar una llave. Y hay dos clubes que, con el representante como nexo, ya deslizaron su interés por sumergirse en el huracán Maradona.

Uno es un viejo conocido: Dorados de Sinaloa. El Gran Pez, al que Diego llevó a dos finales del torneo de Ascenso MX, comenzará su pretemporada la próxima semana. Y está tentado con volver a contratar a Pelusa. De hecho, en junio le ofreció un contrato por dos años, pero el astro de Fiorito prefirió volver a la Argentina para operarse la rodilla derecha (le colocaron una prótesis). Culiacán lo aguarda con los brazos abiertos; el vínculo con el ex enganche está en auge nuevamente con el éxito del documental de su proceso en México que ofrece la plataforma Netflix.

Sin embargo, la prioridad de Diego es permanecer en Argentina. Sus íntimos no lo descartan, pero no aparece como la opción A de su menú, más allá del cariño que le tomó a Sinaloa, a su gente y al plantel.

¿Y cuáles son los clubes de la Superliga que se encuentran dispuestos a llamar al Diez? “Ahora, quizás, lo llamen de otros clubes. Creían que no podía dirigir o que no estaba capacitado; y la realidad es que le sobra capacidad. Es algo que le encanta”, apuntó Rocío Oliva. La pareja del ex capitán de la Selección había señalado ayer que Argentinos Juniors, el equipo en el que Diego inició su carrera, podría buscarlo en el receso, dando a entender que hay chances de que Diego Dabove se marche a fin de año. Pero el Bicho lo negó; incluso Cristian Malaspina, su presidente, advirtió que le ofrecerán una extensión del vínculo al ex arquero.

Pero Oliva también se refirió a otro club, que hoy cuenta con entrenador interino (Daniel Oldrá): Godoy Cruz. Y Mendoza aparece como una plaza amigable para que Diego vuelva a dirigir. Tiene un plantel plagado de juveniles interesantes, acompañados por algunas piezas experimentadas como el Morro García; allí descolló Sebastián Méndez, hoy su ayudante, como entrenador principal. Su presencia generaría un gran shock en la provincia. Un detalle: allí logró su primer triunfo como DT en su gestión en Gimnasia: 4-2, el pasado 5 de octubre.

De todas maneras, la partida de Diego del Lobo aún está fresca. No hay que descartar que aparezcan más interesados, incluso desde el exterior. ¿Unión La Calera de Chile, con vínculos profundos con Bragarnik? ¿La MLS? La novela del futuro de Maradona recién empieza.

SEGUÍ LEYENDO: