Ginóbili es un emblema del deporte argentino: ¿tendrá el deseo de inmiscuirse en la política nacional? (AFP)
Ginóbili es un emblema del deporte argentino: ¿tendrá el deseo de inmiscuirse en la política nacional? (AFP)

EL HISTÓRICO "20" Y SUS CHANCES EN LA POLÍTICA

Julio César Lamas no fue un entrenador más en la carrera de Emanuel Ginóbili. Él le dio la posibilidad de debutar con la camiseta del seleccionado argentino en el Mundial de Atenas 1998 e iluminó un camino triunfal para su carrera profesional. Pasaron más de dos décadas desde ese entonces, con convivencias en competencias, charlas paternales de DT a jugador e intercambios que siempre tuvieron como finalidad mejorar el básquet nacional.

El retiro del bahiense marcó un antes y después para el deporte argentino. Así lo siente Lamas, que habló con Infobae: "Han pasado tantas cosas y él ha hecho tanto. Su legado es tan grande que lo convierte en una leyenda del deporte. Va a trascender su época y eso es para algunos contados con lo dedos de una mano. Es uno de los mejores de todos los tiempos para el básquet y el deporte argentino".

La descripción perfecta de lo que simboliza Manu fue el homenaje que le hizo San Antonio Spurs con el retiro de su camiseta. "Lo que vale se vio en esa ceremonia, lo pusieron en un olimpo exclusivo por el aporte que realizó con 4 títulos ganados y lo que significó como líder en el vestuario. Influyó que esté en un lugar en el que el 70 por ciento de la población habla español, eso es pegamento entre la comunidad de habla inglesa e hispana", agregó.

Para Lamas fue evidente el lugar de privilegio que le dieron las estrellas de la NBA (inclusive las de otros equipos), sobre todo teniendo en cuenta lo cerrados que suelen ser los norteamericanos. Todo ese respeto fue obtenido a lo largo de los años: "Fue un jugador único que en 20 años de profesional nunca tuvo un problema. Manu es el jugador que todos hubiéramos querido ser. Y tan valiosas como sus extraordinarias habilidades es también que, en un deporte conjunto como el básquet, se llevara tan bien y tuviera tanta química con sus compañeros, además de contar con la estima de sus entrenadores".

Ginóbili y Lamas comparten una de sus extensas charlas de básquet
Ginóbili y Lamas comparten una de sus extensas charlas de básquet

La pregunta que le han hecho en más de una ocasión al actual entrenador de la selección japonesa de básquet es si considera a Ginóbili el deportista número 1 de la historia nacional. A Manu lo pondera, lo idolatra, lo quiere, pero su afecto no lo mueve de su eje: "Es el mejor basquetbolista de la historia argentina. Pero no me gusta la conducta que tenemos de marcar a un deportista como el mejor porque así descalificamos a Messi, Maradona, Sabatini, De Vicenzo y tantos otros. Sí lo pongo entre uno de los mejores de todos los tiempos".

La carrera por la presidencia en Argentina acaba de comenzar. Los políticos lentmaente empiezan a mostrar sus cartas. No es posible imaginarlo ahora, aunque sí en el futuro. Lamas piensa en Ginóbili como una buena alternativa para los años venideros en este plano.

"Por supuesto que Manu podría dar una mano en la política nacional. Tiene inteligencia y capacidad para hacer muchas cosas", aseveró. No obstante duda del convencimiento del hoy ex basquetbolista por diferentes circunstancias: el lugar donde se radicará definitivamente junto a su familia (Argentino o Estados Unidos) y la calidad de los proyectos que asoman.

"Le veo capacidad para hacer cualquier cosa. Podría meterse en política -o política deportiva- pero en Argentina la política es complicada y bastante berreta. Será decisivo dónde termine viviendo para ver qué le depara el futuro. Capaz termina en la NBA, en San Antonio o participando acá, en nuestro básquet, o deporte en general", ahondó.

LA IMPORTANCIA DE TINELLI PARA EL BÁSQUET NACIONAL

Varios de los adjetivos que empleó Lamas para calificar a Ginóbili fueron sinónimos (o directamente idénticas palabras) de los que usó para evaluar la gestión de Marcelo Tinelli en San Lorenzo y su valía para el básquet nacional.

"Él impulsó el proyecto en el club, fue fundamental por el tiempo que le dedicó y su capacidad de gestión. Construye equipos competitivos y convirtió a San Lorenzo en El Equipo desde hace años. Tiene cosas distintas, te hace jugar un partido en la NBA, se va de pretemporada a jugar con el Barcelona o Real Madrid… Marcelo es inquieto, amante del deporte y los desafíos. Siempre intenta armar cosas nuevas", argumentó Lamas sobre MT, a quien señaló como responsable del nivel de difusión que hoy en día tiene básquet nacional.

Con la NBA como excepción, el análisis del ex estratega del Ciclón contempla que en el resto de las ligas del mundo existen equipos que manejan un nivel de recursos por encima de los otros y es por eso que sacan diferencias. Algo así ocurre con el elenco de Boedo en Argentina.

Por un momento, Lamas se puso el traje de hincha (es fanático azulgrana) y evaluó: "La gestión de Lammens y Tinelli es excelente. A nivel institucional, Boca y River tienen otra capacidad económica, otro poderío. El nuestro es distinto, pero así y todo San Lorenzo fue campeón de liga, de América y logró la vuelta a Boedo".

SU CORAZÓN EN BOEDO

"Haber sido entrenador del equipo del cual soy hincha desde pibe en el regreso a la Liga Nacional juntó mi parte profesional con la romántica". Fueron sentimientos encontrados para Julio Lamas, que tuvo que centrarse en la construcción y organización de un equipo tratando de apartar lo pasional, que en algunas ocasiones llegó a superarlo. "El día de la vuelta a Boedo, cuando Miguel Rodríguez interpretó a Minguito, personaje que le gustaba mucho a mi papá, me movilizó. En Toronto (amistoso con los Raptors de la NBA). Y después de ganar cada uno de los tres títulos", enumeró.

Cuervo desde su fibra más íntima, supo que en la elección de Lammens y Tinelli para ofrecerle el cargo influyó su costado afectivo por el club. Sin embargo, aceptó el desafío siendo consciente de que no gozaría de inmunidad por este condimento, más bien su condición lo llevó a tomar más resonsabilidades en su aventura.

Julio Lamas es el actual entrenador de la selección japonesa de básquet (Agustina Klix)
Julio Lamas es el actual entrenador de la selección japonesa de básquet (Agustina Klix)

En San Lorenzo suele haber un debate interno sobre el lugar que les dan sus dirigentes al fútbol, disciplina que mayores aportes económicos genera, y el resurrecto básquet impulsado por Tinelli. Lamas también se metió en este terreno: "Si pudiéramos pasar los resultados del básquet al fútbol, lo haríamos todos automáticamente y seríamos felices. Porque este es un club de fútbol y la aguja del estado de ánimo, economía y humor la mueve el fútbol, no el básquet".

Y amplió su observación: "El básquet es el segundo deporte del club pero está lejísimos del fútbol. Ojalá pudiéramos traspasar todos los puntos de un deporte al otro, pero no es posible. Entonces, ¿qué culpa tiene el básquet de ganar sus partidos? El fútbol debe ganar por su cuenta. Yo estoy seguro de que los hinchas quieren que San Lorenzo gane en todos los deportes. Pero si tenés dos hijos, uno que trae buenas notas y, otro, malas, no cuestionás al que tiene buenas, intentás que mejore el que tenga las malas".

Lamas comprende a la perfección que la estructura económica de una institución como San Lorenzo se basa en lo futbolístico. Pero realizó una comparación explícita para que los ajenos tengan dimensión de las diferencias entre disciplinas: "Mantener al mejor equipo de básquet sale igual que dos jugadores de fútbol. Tener un equipo de básquet normal es como un jugador. Eso marca la pauta".

Su tarea al mando del seleccionado japonés lo mantiene alejado de Argentina, aunque cada vez que registra una visita se hace un tiempo para concurrir al Nuevo Gasómetro para ver al Ciclón. Y cuando está en suelo asiático, sintoniza los encuentros en diferido y se pone al día con la información. "Hicimos una mala Superliga, está claro. Como hincha, disfruto cuando nos va bien y apoyo cuando no. Ya pasamos a octavos de la Libertadores y hay que arrancar bien el próximo campeonato para cuidar el promedio. Vi al equipo en todos mis años de vida, haciendo buenos y malos torneos, siendo campeón y yéndose al descenso. Así somos los hinchas de San Lorenzo, estamos acostumbrados a acompañar en todas las ocasiones".