Iván Pillud se atrevió a hablar de todo en una entrevista con TyC Sports: su experiencia con las drogas, su convivencia con Daniel Osvaldo cuando compartieron plantel en el Espanyol de Barcelona y su crítica a Ricardo Centurión, a quien le abriría nuevamente las puertas en Racing.

El futbolista académico que tiene de ídolo desde chico a Javier Zanetti dijo que la deuda con el club es la copa internacional. Por otro lado, admitió haber insultado por lo bajo a Mostaza Merlo cuando lo "limpió" siendo entrenador y puso por encima al Racing campeón de Coudet por sobre el de Cocca: "El Chacho está loco de remate, lo confirmé cuando yo era chico e iba a ver a Newell's y él jugaba. Ahora vive igual de técnico, muy sacado, loco y un poquito vendehumo".

Mantuvo la sonrisa durante toda la nota en la que reveló no mirar fútbol durante sus tiempos libres, afirmó haberla pasado mal por una hepatitis B que se contagió sexualmente ("me arrepiento de no haberme cuidado") y reconoció que el plantel de la Academia sufrió amenazas en la previa al recordado partido con Quilmes, rival directo de Independiente en la lucha por el descenso: "Jugamos condicionados. Nos mandaron mensajitos privados y tuvimos frustración y miedo antes de ir a la cancha. Estar ahí adentro fue muy contradictorio, agarrabas la pelota y tenías a la gente de tu propio club pidiendo ir para atrás".

Durante su primera época como profesional, contó que tuvo un contacto involuntario con las drogas cuando era futbolista de la Lepra: "Estaba en una típica previa en una casa antes de ir al boliche. Me agarró hambre y encontró unos brownies, como galletitas. Comí varios y un amigo que encima era hincha de Newell's me dijo '¿qué estás haciendo? Tienen marihuana'. Me quería cortar las bolas. Quedé duracel, en el boliche me pintó la depresión mal. Fue mi primera y única vez en mi vida con las drogas".

La temporada 2009/2010 vio al lateral rosarino de 33 años vestir la camiseta del Espanyol, que contaba en el plantel con su compatriota Daniel Osvaldo. Sobre él recordó una anécdota particular: "Fue lindo y loco tenerlo. Vivíamos en el mismo edificio. Un día me dijo que iba a venir su hermano con unos amigos, él estaba en el último piso. Cuando entré, había colchones por todos lados, eran 10 en total y dormían en la cocina y todos los ambientes. Una locura. Y eso que convivía con la mujer italiana y tenía una hija de 6 ó 7 meses. La tana tenía una cara de culo… Un terrible jugador".

Pillud tiene dos títulos nacionales con Racing y sueña con uno internacional (Foto Baires)
Pillud tiene dos títulos nacionales con Racing y sueña con uno internacional (Foto Baires)

Por último, se refirió al caso de Ricardo Centurión, quien hace pocos meses era compañero y fue apartado del plantel profesional tras empujar a Eduardo Coudet en cancha de River. "Más allá de todas las cosas que vivió acá, considero que siempre se portó bien conmigo. Me gustaría volver a cruzarlo, hablar de nuestras vidas y saber cómo está. ¿Si le daría otra oportunidad en Racing? Sí. No me gusta que hablen de nuestra vida privada, me jode soberanamente las pelotas. Al jugador hay que juzgarlo por lo que hace en la cancha", dijo.

Y cerró: "(Con Centurión) hablamos después de lo que pasó en el Monumental, conmigo no se ofendió pero sí con otras personas que creo que quisieron ayudarlo. Él lo sabe, se lo dije, a veces no es autocrítico y, así, le va a costar. Me dijo que yo tenía razón pero es cabeza dura, no quiere aprender".

SEGUÍ LEYENDO