Un violento episodio se produjo el último domingo, en el partido que disputaron CRIBA y Porteño en el marco de la séptima división de la Liga Amateur de La Plata. Todo comenzó con una agresión al árbitro por parte de un jugador y derivó en una pelea de la que participaron futbolistas, todos ellos de alrededor de 15 años, y allegados.

Los incidentes se desataron luego de que el juez del encuentro amonestara a un jugador de CRIBA. El futbolista lo atacó y provocó que los árbitros asistentes ingresaran al campo de juego para intentar calmar al agresor y, a la vez, proteger a su compañero de terna.

Al mismo tiempo, la tensión iba en aumento entre los jóvenes futbolistas. De repente, un hombre entró corriendo a la cancha y le pegó una patada voladora a un jugador. Fue en ese momento cuando todo se descontroló: muchos de los protagonistas del juego y algunos allegados se trenzaron en una pelea multitudinaria.

Incluso, uno de los jugadores recibió una gran cantidad de patadas y golpes de puño cuando ya estaba tendido en el suelo. Todo derivó en una batalla campal de proporciones inusitadas.

Según informaron medios locales, tres personas fueron hospitalizadas a raíz de las heridas recibidas durante la pelea.

SEGUÍ LEYENDO: