(Nicolás Stulberg)
(Nicolás Stulberg)

River perdió 1-0 ante Gremio en el Monumental, por la primera semifinal de la Copa Libertadores. Se trató, tal vez, de uno de los partidos más opacos del equipo en la competencia, influenciado por el cerrado plantel que le opuso el Tricolor. Armani no aportó su mejor respuesta en el gol, toda una curiosidad, y sus hombres en ofensiva, que venían exhibiendo un alto rendimiento, no incidieron.

Franco Armani (4): le tapó un buen remate a Cicero en la primera etapa, pero pudo haber hecho algo más en el gol, más allá de que para romper tenía un racimo de hombres por delante.

Gonzalo Montiel (5): lo complicó alguna subida de Bruno Cortez, pero en la marca cumplió. Quedó en deuda con la proyección.

Jonatan Maidana (6): mantuvo un duelo de titantes con Walter Kannemann en cada pelota parada y pudo haber marcado de cabeza, pero su intento se fue por encima del travesaño. Sin Luan, se fajó con el robusto Jael, interesante y generoso para rebotar, pero poco acompañado.

Javier Pinola (6): también favorecido por el ataque poco numeroso de Gremio, por momentos se adelantó e intentó ser primera puntada desde la mitad de cancha.

Milton Casco (5): similar al caso Montiel. Correcto en la marca, pero poco incisivo para abrir la cancha desde su lateral.

Juan Fernando Quintero (5): los pocos chispazos de River llegaron de su mano, pero retrocedió en exceso para enlazar. Gallardo le pidió más compromiso en la conducción y tuvieron un breve cruce.

Leonardo Ponzio (5): con la personalidad de siempre, pero por momentos cortó demasiado con falta. Terminó siendo reemplazado.

Borré no pudo hacer pesar su sprint. Chocó en exceso (Foto: Nicolás Stulberg)
Borré no pudo hacer pesar su sprint. Chocó en exceso (Foto: Nicolás Stulberg)

Exequiel Palacios (5): venía siendo de lo mejor de River. Y de lo más peligroso, gracias a los dos remates que le contuvo Marcelo Grohe en la primera etapa. Pero luego perdió a Michel en el gol del triunfo de Gremio y el entrenador decidió reemplazarlo.

Gonzalo Martínez (4): sin el cambio de ritmo demoledor que traía antes de la lesión muscular que sufrió ante Boca. Algún buen pase filtrado, una gambeta estética, pero River extrañó su desequilibrio en el mano a mano.

Rafael Santos Borré (4): el ahínco de siempre y las ganas, pero yendo al choque en casi todas las acciones. Sin espacios, se frustró.

Ignacio Scocco (4): uno de los que peor la pasó ante dos centrales ásperos como Geromel y Kannemann. Por características, lo ideal es sacarlos del área. Pero Gremio impuso su estructura cerrada. Y Nacho, en el cuerpo a cuerpo, perdió.

Lucas Pratto (4): entró para darle una referencia a River en ataque, pero no le quedó una pelota limpia.

Ignacio Fernández (5): pidió el balón, no se escondió, pero no logró quebrar la resistencia visitante.

Enzo Pérez: ingresó para reemplazar a Ponzio en el momento de mayor desorden y desesperación de River.

Marcelo Gallardo (5): apostó a repetir el River que arrasó ante Racing e Independiente, pero el esquema de Gremio le bajó un cambio y no logró revertirlo desde el pizarrón.

SEGUÍ LEYENDO: