El arquero Carlos Morel vivió una jornada para el olvido en el Estadio Guillermo Laza en la contundente derrota de Deportivo Riestra ante San Telmo por 3-0. Fue claro responsable en los dos primeros goles, pegó una patada descalificadora, se fue expulsado y su equipo debió terminar el encuentro con un defensor en el arco.

En apenas 8 segundos de partido ya sabía que no iba a ser su jornada. Salió lejos tras un pelotazo de San Telmo y le dejó regalado el gol a Jonathan Benedetti. Ya en el complemento, repitió la acción: quiso achicar lejos del arco y Jerónimo Porto Lapegüe sólo debió acertarle al arco para gritar su tanto.

Cuando faltaba media hora para el cierre del compromiso, Morel otra vez salió lejos, pero esta vez su error sería fatal para su estadía en el partido. Benedetti llegó primero al balón y él le pegó un planchazo en el brazo derecho, recordando la famosa patada del "Gato" Sessa a Rodrigo Palacio en Boca-Vélez.

El árbitro decidió mostrarle la roja y Riestra debió afrontar 30 minutos del partido con el defensor Gustavo Benítez en el puesto de arquero ya que el entrenador Leonardo Ragazzo había realizado las tres modificaciones.

Benítez aguantó como pudo y sufrió un gol a 15 minutos del final, tras una definición de Porto Lapegüe ante su salida.

Más allá de todo esto, Riestra sigue como líder de la B Metropolitana con 23 puntos, uno más que Estudiantes de Buenos Aires.

Seguí leyendo: