El estadio del Príncipe Faisal bin Fahd (o estadio del Príncipe) tiene capacidad para 28.000 espectadores y posee detalles de lujo supremos. El banco de suplentes representa uno de ellos. A los 28 minutos del primer tiempo, la transmisión del encuentro amistoso entre Argentina e Irak se detuvo en los fastuosos asientos donde esperaban las alternativas de la Selección y se ubicaba el cuerpo técnico y la imagen generó varios comentarios en las redes sociales.

Mauro Icardi, Nicolás Tagliafico y Eduardo Salvio, entre otros, aparecieron sentados en sillones impactantes, con rebordes enchapados en oro que captaron la atención de los televidentes, que volcaron su asombro en las redes.

El estadio tiene una sala privada, a la que solo pueden acceder los jeques, y otra destinada específicamente para rezar. Su nombre es en honor al hijo mayor del Rey Fahd, vinculado históricamente al deporte de Arabia Saudita y fallecido en 1999.

En sus instalaciones, por ejemplo, supo ser local el Al Hilal, equipo que  dirigió Ramón Díaz, con el que ganó tres títulos locales. Hoy, el estadio del Príncipe recibió a la Selección. Y se vistió de gala.

SEGUÍ LEYENDO: