Ocurrió con el tiempo cumplido: Leonardo Jara envió el centro hacia el corazón del área, Martín Campaña despejó hacia un costado y, cuando Nahitan Nández se disponía a cabecear, lo hizo de manera imperfecta porque Gonzalo Verón, sin oficio de defensor, saltó a marcarlo con el brazo extendido.

El árbitro Ariel Penel no advirtió infracción (o habrá entendido que el brazo no obstaculizó la acción de Nández) y todos los jugadores de Boca lo rodearon y le protestaron ampulosamente, hecho que provocó la segunda amonestación de Pablo Pérez y la consecuente expulsión.

Guillermo Barros Schelotto, entrenador del Xeneize, también resultó uno de los más enojados con la omisión y descargó su furia con el cuarto árbitro.

La jugada terminó siendo decisiva: Independiente venció 1-0 a Boca y permitió que Godoy Cruz recortara la diferencia con la cima del campeonato a cuatro puntos, con 12 por jugarse.

La bronca de los jugadores de Boca tras el partido (NA)
La bronca de los jugadores de Boca tras el partido (NA)

Luego de que en buena parte del campeonato fueran varios los equipos (River e Independiente, por citar dos) los que sugirieron que los árbitros favorecían a Boca porque quienes detentan el poder en la AFA (Claudio Tapia y Daniel Angelici) simpatizan con el club de La Ribera, en el epílogo del certamen llega esta jugada que seguramente elevará la temperatura en cuanto a los arbitrajes en las últimas cuatro jornadas de la Superliga.

SEGUÍ LEYENDO: