Fernando Saucedo lleva 17 años como profesional arriba de un ring. Se calzó los guantes en los diversos puntos cardinales: desde su Florencio Varela natal hasta Yakarta, la capital de Indonesia. Jamás vivió algo como lo ocurrido a fines de enero en Acra, la principal ciudad de Ghana: perdió la pelea por descalificación luego de recibir una serie de golpes en la nuca por parte del boxeador local.

Infobae lo contactó para que cuente sus vivencias, horas después de realizar una denuncia ante la IBO (Organización Internacional de Boxeo) para que den por nula la contienda en la que enfrentó al campeón Emmanuel Tagoe. El primer síntoma de irregularidad se dio en el viaje, algo que catalogó como una "avivada": tardó más de 40 horas en arribar al país africano y llegó a menos de dos días de la pelea.

"Nos dieron vuelos con 12 horas de escala en Brasil y como 14 en Sudáfrica. Sin poder descansar, sin una cama. Terminé viajando dos días entre escalas", explicó a este medio. "Me dio indignación que la vuelta fue en 14 horas, ni escala tuvimos. Tuvieron tres meses para mandarme un vuelo de ida con tiempo", agregó.

Saucedo, con la camiseta de Defensa y Justicia, antes de pelear en Ghana (@Joy997FM)
Saucedo, con la camiseta de Defensa y Justicia, antes de pelear en Ghana (@Joy997FM)

La situación se transformó en un martirio ya que llegaría con el tiempo justo al pesaje, obligado a transcurrir las 48 horas de vuelo casi sin alimentarse: "No podía comer ni tomar agua porque tenía que dar el peso. Me sacaron dos días de entrenamiento al menos. No tomás nada, vas masticando chicle y de vez en cuando te mojás un poquito con agua. Fue un sacrificio inhumano".

Al arribar el jueves, debió entrenarse a las pocas horas de pisar tierra firme pensando en el pesaje que sería al día siguiente por la mañana. Allí se comenzaron a vivir los primeros hechos que motivaron, finalmente, a Saucedo a presentar su descargo contra el comité que reguló la pelea por el cinturón de campeón ligero de la entidad.

El boxeador argentino de 36 años aseguró que ninguno de los dos dio el pesaje de manera correcta (61 kilos, 250 gramos) y afirmó: "Nos encerraron en una pieza a los dos durante 15 minutos, salimos, nos pesamos de vuelta y lo dimos. Ya el ambiente estaba turbio, la gente no es tonta". Según explicita el reglamento de la IBO, "si el campeón no da el peso, el título será declarado vacante pero la pelea aún puede continuar".

“Reglamentariamente se sabe en todo el mundo del boxeo que no puede pegar en la nuca”, afirmó
“Reglamentariamente se sabe en todo el mundo del boxeo que no puede pegar en la nuca”, afirmó

El púgil aseguró que recibió "amenazas" de los seguidores de Tagoe durante el pesaje y explicó que tuvieron que intervenir las fuerzas de seguridad locales para que las cosas no pasen a mayores: "En un momento terminamos arrinconados contra una pared por la gente y la Policía adelante".

Sin embargo, el escándalo tomó trascendencia a raíz de la determinación del juez Roger Barnor de darle el combate por perdido en el 10° asalto al argentino tras recibir dos golpes de espaldas: "Reglamentariamente se sabe en todo el mundo del boxeo que no puede pegar en la nuca. Los últimos dos fueron de espalda, terrible. Lo menos que debía recibir era una descalificación".

Saucedo y Tagoe posando con el cinturón de la IBO en la previa (@verna_water)
Saucedo y Tagoe posando con el cinturón de la IBO en la previa (@verna_water)

"Evidentemente algo hubo con el árbitro. Fue demasiado localista. A lo sumo, si tiene un error, el fiscal de abajo puede remendarlo. Yo nunca perdí por nocaut y ellos querían ser los primeros. Yo estaba cansado, pero no me iba a tirar jamás porque no me estaba pegando", aseguró quien carga con un récord de 7 derrotas en 71 presentaciones –la única por nocaut fue ante el ghanés.

"Cuando paran la pelea mal, se empiezan a pelear en la tribuna. Los seguidores de Tagoe querían convencerlos de que el fallo estaba bien. La gente se empieza a quejar y los fanáticos de él le empezaron a pegarle a esa gente común", advirtió sobre el clima que se vivió en el Bukom Boxing Arena de la ciudad de Acra. "Cuando me fui del estadio en el auto se acercaban a decirme que había sido robado", agregó.

El Vasco es un viejo trabajador del boxeo. Asegura que si se presenta en Argentina debe realizar alrededor de cinco peleas por año para obtener el sustento económico que le permita mantener a sus dos hijas. Su estadística como profesional respalda sus dichos: acumula un promedio de cuatro combates por año a lo largo de 17 años de carrera. La bolsa en Ghana era tentadora porque superaba los 10 mil dólares.

Entre las irregularidades y sus necesidades económicas, ganó la obligación de mantener a su familia: "Soy un laburante. Está complicado vivir, necesito peleas para darle un futuro a mi familia. Yo viajé igual porque mi familia lo necesita. Es la primera vez que me pasa esto, no estaban las condiciones dadas para que se haga una pelea por un título".

Todas estas situaciones que enumera no fueron las únicas atípicas que debió vivir. El control médico previo al evento fue "una burla, un chiste" y afirmó: "No hubo control antidoping, lo cual es llamativo".

La respuesta que recibió Saucedo desde la IBO
La respuesta que recibió Saucedo desde la IBO

La IBO, que tiene entre sus campeones a Anthony Joshua y Gennady Golovkin, recibió la protesta por parte de Saucedo y le pidió que presente una queja formal. "El Comité le pedirá a los árbitros con experiencia que vean el video y den su opinión. También se comunicará con la Comisión de boxeo local en Ghana", le explicaron a Infobae fuentes oficiales de la IBO.

Mientras tanto, la vida del púgil argentino continúa. Si bien explicó que está a un "70%" por haber sufrido "una lesión cervical a causa de los golpes", el sábado se presentará en México para pelear una interesante velada ante el local Cristian Mijares. "Fue algo jodido lo que me hizo. En el hotel estaba mareado, descompuesto. Pero es mi trabajo y vivo de esto. Lo de México es una opción muy grande para mostrarme", señaló.

LA PELEA COMPLETA

Seguí leyendo: