"El Superclásico se juega 50% overol y 50% fútbol", dice Norberto "Beto" Alonso y quién podría discutirle tal afirmación. Como una de las máximas glorias de la historia de River Plate, el ex futbolista habló de lo que implica jugar este tipo de partidos y precisó algunas claves de cara al encuentro ante Boca Juniors que se disputará el miércoles en Mendoza con la Supercopa Argentina en juego.

A pesar de que el equipo de Marcelo Gallardo está lejos de su mejor versión y de que las dudas respecto del funcionamiento individual y colectivo son cada vez más grandes, Alonso no dudó en afirmar que "El Millonario" puede salir a atacar desde el arranque a su clásico rival, que es líder arrasador de la Superliga.

"Yo a Boca lo atacaría por las espaldas de los marcadores de punta. Hay que ver como están los jugadores, pero si tenemos que salir a atacarlo, lo hacemos. Este es un partido que ninguno quiere perder y así se quedan en la mitad. Por eso los partidos se ganan en la mitad de la cancha", analizó.

Lejos de hacer una reflexión apocalíptica, "El Beto" atribuyó el mal momento de River a la llegada de refuerzos que aún no han terminado de ensamblarse. "Hoy es otro equipo y el jugador tiene que entender qué quiere el técnico", señaló.

"River lo gana". Alonso no dudó, incluso, hasta aventuró un 2-0 a favor del "Millonario". Para él, la única forma de hacer futurología de cara a un encuentro de tanta relevancia es con una mirada optimista. De todos modos, recalcó que una eventual derrota dejaría al elenco de Núñez con la responsabilidad de apuntar todos sus cañones a la Copa Libertadores.

Pero, aún así, no se aisló de todos los cruces y polémicas en torno a los arbitrajes en el fútbol argentino. En ese marco, se mostró conforme con la designación de Patricio Loustau: "Los árbitros se equivocan feo, parece que lo hicieran a propósito. Yo salí con la gente de River en el partido contra Godoy Cruz, estaban todos muy disconformes y a mí me agarra la locura. En este partido Loustau va a cortar cuando tenga que cortar para que no se le amontonen y no creo que le falten el respeto. Es un muy buen árbitro".

"Si (a River le) toca jugar mal, no tiene la culpa ni Loustau ni Macri ni nada", recalcó, haciendo alusión a las polémicas que rodearon al fútbol argentino en las últimas semanas.

A la hora de elegir a los jugadores clave en el partido de la Supercopa, el ex futbolista fue claro. Por el lado de River, nombró a Leonardo Ponzio ("Por el retroceso, porque habla y eso en el fútbol es importantísimo") y al colombiano Juan Fernando Quintero ("Es un jugador que ve los huecos donde otros no lo ven, tiene muy buena pegada y el contrario empieza a cuidarse de no hacer faltas cerca del área"). Respecto de Boca, alertó que "hay que cuidar" a Edwin Cardona porque "'El Gordo' se da vuelta y te puede hacer daño metiendo una pelota en profundidad para (Cristian) Pavón. Hay que puntearle la pelota y sacarlo del partido".

La hora de hacer un repaso de su vida y su carrera:

"El Beto. Mi autobiografía" es el libro que acaba de lanzar Alonso a través de Editorial Planeta, en el cual repasa los hechos más importantes de su vida personal y profesional. Recorre desde su humilde niñez en Los Polvorines hasta la gloria en River y el retiro el 13 de junio de 1987 ante 85 mil almas en el estadio Monumental.

"Vengo de una familia humilde Mis padres me dieron educación y eso es lo que no tiene precio: el respeto hacia la persona de enfrente. Esa es una parte muy importante de la vida y la llevo conmigo.Lo que yo no quiero es defraudar a mis viejos. Después viene otra parte linda que es el fútbol, en la que conocí otro tipo de gente. Tuve una carrera exitosa y me gusta compartirla con la gente", dijo a Infobae.

River tiene una centralidad innegable en todo su recorrido. Llegó a los nueve años y, hoy a los 65, su figura es sinónimo del club de sus amores. "River es lo máximo, es la mejor institución del mundo", aseguró sin titubear.

En ese sentido, puntualizó cuál es el objetivo del libro: "Transmitir mi infancia a la nueva generación. Veo muchos padres que le dicen al hijo: 'Este nos hacía disfrutar en la cancha de Boca', 'Este fue lo más grande que tuvimos en el club', y el nene se me queda mirando. Cuando ese nene crezca se va a dar cuenta a quién le presentó su padre".

Para Alonso, su autobiografía podría ser leída incluso por los hinchas de Boca y por toda aquella persona que disfrute del fútbol como tal. "Muchos (hinchas de Boca) vienen a saludarme con mucho respeto y admiración. No pasa por la camiseta, porque nosotros respetamos mucho a (Juan Román) Riquelme. El fútbol trasciende muchas cosas", destacó.

Finalmente, habló de cómo siente y vive el deporte que ha sido su gran pasión: "El fútbol ha cambiado mucho. Pero, para mí, es magia, es sorpresa. El potrero es el que te da las condiciones: aprendés a jugar con los grandes, que te peguen patadas… Al fútbol lo tenés que amar. Si no, vas a jugar, vas a ganar plata, pero vas a ser uno más".

SEGUÍ LEYENDO: