Por Norman Briski 

No te vayas con amor o sin el
No te vayas con amor o sin el

Todas las dependencias se vuelven simbióticas. Lo fundacional de estas sujeciones son complejas y empiezan en el nacimiento. El bebé necesita como ningún otro cachorro a su madre, esa simbiosis tendrá en el devenir regresiones cada vez que los miedos acudan. Después la propiedad, (o el territorio) somete a la creación de la familia que conlleva a las tensiones.

La heredad legaliza civilizatoriamente la primera unidad ligada a la producción: El matrimonio, amparado por las religiones confeccionan los modales de amo-padres, hijo-esclavo. Varias oportunidades para romper estas instituciones.

La guerra ha sido tal vez la forma más clara de la otra vía del dominador-dominado, ganador-perdedor como metáfora de todos los deportes. Hoy por hoy: el esclavo, trabajador conquista reivindicaciones que lo acercan a la patronal pero su proyecto es ser patrón y cuando esto sucede (tomar el poder) su accionar imitante lo vuelve cardenal de su nueva individuación.

Diluir esta ecuación está en que la relación amo-esclavo, está el objeto (la materia) y esa invención de la productividad atiende y perpetúa la desigualdad. La necesidad fetichada por no solo el capitalismo sino por otros modelos sociales, todavía están en otros modos de dependencias. Falta mucho o poco para que el hecho civilizatorio sea cuestionado. No te vayas con amor o sin el quiere pensarla. El teatro también está sujeto todavía en Escena-Público.

*No te vayas, con amor o sin el
Calibán,  México 1428 PB 5 CABA
Reservas al 4384-8163 o 4381-0521 – prensacaliban@gmail.com
Lunes, a las 21:00 hs
Entradas: $250 y $200 con descuento
Duración: 60 minutos
Autor: Norman Briski
Dirección: India Soldi
Actúan: Brenda Santiago y Mariel Beninca

SEGUÍ LEYENDO