Embajador español Javier Sandomingo
Embajador español Javier Sandomingo

España celebró los 40 años de su Constitución y en Buenos Aires el embajador Javier Sandomingo abrió la residencia para un cóctel en el que el G20 fue casi el monotema entre los presentes.

Precisamente el sherpa Pedro Raúl Villagra Delgado fue saludado casi como un rockstar. Los selectos invitados se acercaban a felicitarlo o a preguntarle detalles sobre las negociaciones que se vivieron fundamentalmente entre el viernes y el sábado. Acaparó la atención su relato sobre la madrugada del 1 de diciembre cuando se redactaban los detalles del documento final y los secretos de la cumbre Donald Trump-Xi Jinping.

Villagra Delgado desmitificó un poco la sorpresa que se registró en la parte de la prensa durante esos días y contó que todo lo que pasó estaba previsto y que para los grandes países fue beneficioso que Argentina fuera sede del G20 como país 'neutral'.

Muchos preguntaron al sherpa qué hará de su futuro ahora que cumplió su rol. No supo contestar y solo dijo que está viendo si sigue en Cancillería o no.

La otra figura de la noche fue Patricia Bullrich, que llegó ya empezada la reunión y muy custodiada. La felicitaron por el megaoperativo de seguridad durante la cumbre aunque de tanto hablar sobre el G20 pocos recordaron que en la mañana el Boletín Oficial había abierto una gran polémica con la publicación del cambio en el uso de las armas para las fuerzas de seguridad.

No pasó inadvertida la presencia del consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba, muy ocupado estos días en aprovechar el impulso del G20 y posicionar el tema seguridad en la agenda del Gobierno.

Otro dato: en su discurso el embajador español agradeció especialmente al presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y a su par de Diputados, Emilio Monzó. Ambos recibieron al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, a su arribo a Buenos Aires.

El saludo hizo pensar a algunos sobre el futuro de Monzó. Ayer lo ratificaron como titular de la Cámara baja para su último año de gestión. Dijo que no irá por la renovación de su banca y su decisión parece inamovible. ¿Será embajador en España si vuelve a ganar Cambiemos?

Los platos favoritos entre la mayoría de los invitados fueron los de bandera española: el jamón y la tortilla.