El presidente de la Fundación Jérôme Lejeune, Jean-Marie Le Méné, flanqueado por los senadores Mario Fiad e Inés Brizuela y Doria. Firma de un convenio de colaboración con el Senado para la formación de estudiantes argentinos en Bioética y Discapacidad
El presidente de la Fundación Jérôme Lejeune, Jean-Marie Le Méné, flanqueado por los senadores Mario Fiad e Inés Brizuela y Doria. Firma de un convenio de colaboración con el Senado para la formación de estudiantes argentinos en Bioética y Discapacidad

Estudiantes argentinos podrán formarse en Bioética, Genética y Discapacidad a través del Instituto Jerôme Lejeune, del nombre del médico genetista francés que identificó el origen del Síndrome de Down.

El convenio de colaboración entre la Fundación Lejeune y el Senado argentino fue firmado esta tarde en el marco de la Jornada franco-argentina sobre Bioética, convocada por iniciativa de la senadora Inés Brizuela y Doria, presidente de la Comisión de Derechos y Garantías, y del senador Mario Fiad, presidente de la Comisión de Salud.

Una delegación de la prestigiosa Fundación Jerôme Lejeune está de visita en la Argentina y participa hoy de una Jornada en el Senado que incluyóconferencias y paneles sobre "Familia, Salud, Derecho; una mirada compartida entre Francia y Argentina sobre la Bioética" y "Atención clínica e investigación sobre patologías de la inteligencia", que son las dos grandes áreas de actividad de la Fundación y del Instituto Lejeune.

Participaron el jurista Jean-Marie Le Méné y los doctores Clotilde Mircher, Grégoire Francois-Dainville y Pablo Sigriest, respectivamente présidente de la Fundación Lejeune, médica genetista en el Instituto Lejeune, director del mismo Instituto y director de su filial España. Por el lado argentino estuvieron Andrés Vaira Navarro, secretario general de la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina, y Jimena Fernández Bartolomé, directora nacional de Inclusión para Personas con Discapacidad.

A los 32 años, en 1958, el doctor Jerôme Lejeune (1926-1994) descubrió la anomalía cromosómica que llamó trisomía 21 o Síndrome de Down. Posteriormente sus investigaciones lo llevaron a develar el mecanismo de otras patologías cromosómicas; por estos hallazgos se lo considera el padre de la Genética moderna, pues sus estudios abrieron la vía a esta especialidad. La Fundación que lleva su nombre perpetúa lo que fue una característica de la trayectoria de Lejeune: el combinar siempre la investigación con la atención clínica de los niños afectados con Síndrome de Down.