"Tomás Bulat es mi amigo", decía una señora en la Feria del Libro de Neuquén mientras compraba uno de los libros del economista al que nunca había visto personalmente. Comprendía las claves de la economía cuando lo leía o lo escuchaba y eso era suficiente para la mujer sexagenaria.

La imagen se repetía en distintas ciudades adonde iba a dar charlas mientras escribía junto a Carina Onorato, su mujer y compañera de equipo laboral, libros y columnas para diarios. Tanto que llegaron a ofrecerle varias veces una candidatura.

La última fue para jefe de gobierno porteño por el Frente Renovador. La rechazó.

Poco después fallecía en un accidente al regresar de una charla en la provincia de Santa Fe la noche del 31 de enero del 2015.

El próximo miércoles 18 de julio a las 17 su nombre, Tomás Bulat, será impuesto a una sala de reuniones de la Sede Central de Perón 1509 del partido GEN que lidera Margarita Stolbizer en el marco de actividades organizadas, según explicó, "en defensa de la Educación Pública y el Centenario de la Reforma Universitaria".

Bulat solía decir: "Cuando se nace pobre estudiar es el mayor acto de rebeldía contra el sistema. El saber rompe las cadenas de la esclavitud".