El intendente Sebastián Abella hizo más que bien los deberes de las paritarias. Cerró con los trabajadores municipales un aumento de ¡9% y en tres tramos!, muy por debajo del 15% que acuerdan otros gremios como tope pedido por el gobierno de Cambiemos.

Con una meta de inflación de 20%, por arriba ya de lo pautado por el Gobierno, el Ejecutivo Municipal y el Sindicato Municipal consensuaron una suba salarial de 4% para marzo, 3% a cobrar en junio y finalmente 2% en el mes de agosto.

Eso sí….  dos datos. El primero es que el piloto de TC pista suele pagar horas extras en su municipio lo que permitiría compensar las subas de precios no previstas, creen algunos. Y en segundo lugar, el acta rubricada por trabajadores y municipio establece la posibilidad de adelantar las reuniones paritarias para la fecha posterior al pago del último tramo de aumento, es decir para volver a conversar a partir de septiembre.