Estilo camaleónico: este Lexus regula la opacidad de las ventanillas. Estas pueden adquirir el color de la carrocería
Estilo camaleónico: este Lexus regula la opacidad de las ventanillas. Estas pueden adquirir el color de la carrocería

¿Cuántas veces el hombre imaginó cómo sería el auto del futuro? Infinitas. El inventario mundial de la industria automotriz atesora innumerable cantidad de bocetos que intentaron –e intentan- vaticinar cómo será la movilidad de las próximas décadas. Si hay un recurso inagotable es la creatividad en las oficinas de diseño para buscar soluciones de vanguardia y plasmarlas en exuberantes prototipos que ven la luz cada año.

Tanto camino recorrido inexorablemente acortó los tiempos y las posibilidades de concreción de desarrollos y avances. Actualmente se está más cerca del “futuro”: la tecnología experimentada en prototipos se traslada a los autos de calle más rápidamente y la carrera contra el tiempo parece acelerarse.

Mirá los detalles y cómo es el dron del Lexus:

Un ejemplo de ello, a simple vista, es el Lexus LF-30 Electrified, un prototipo recientemente presentado en Tokio por la marca de lujo de Toyota. No sólo representa cómo será la generación de los próximos autos eléctricos, sino que incluye una serie de innovaciones para trasladarse imaginariamente al 2030. Si bien restan sólo 10 años para ese mojón, la marca pone énfasis en que ese horizonte futurista es el que se verá en una década.

Tal vez para recibir esta novedad en la vida cotidiana haya que esperar algunos años más, pero los diseñadores de Lexus no se privaron de hacer un primer ensayo con un dispositivo tan vanguardista como surrealista: el modelo viene con un drone para transportar el equipaje. Este bonus track, denominado Lexus Airporter, puede trasladar por ejemplo objetos desde el interior de una casa al baúl del auto.

Por dentro, el techo cumple la función de una enorme pantalla de realidad aumentada
Por dentro, el techo cumple la función de una enorme pantalla de realidad aumentada

Un capó prácticamente inexistente es otro de los detalles más curiosos del Lexus LF-30. La carrocería de dos puertas tipo crossover porta un techo totalmente vidriado que se prolonga con el parabrisas y llega hasta la parrilla frontal. Las puertas, además, se abren verticalmente. Hasta allí, nada que no se haya visto en algunos otros concepts, pero el toque distintivo de este LF-30 lo aportan las ventanillas laterales, cuya opacidad se puede ajustar según el gusto del usuario e incluso pueden adoptar el color de la carrocería. Un toque camaleónico para escaparles a los rayos del sol.

El techo es totalmente vidriado y se prolonga con el parabrisas: Resultado: no tiene capó.
El techo es totalmente vidriado y se prolonga con el parabrisas: Resultado: no tiene capó.

El interior es un arsenal tecnológico. El conductor dispone de controles al volante y un display al frente para no tener que sacar la vista del camino mientras maneja las funciones del vehículo. Además, cuando este circula en modo autónomo, la columna de dirección puede plegarse. El espacio del acompañante, por su parte, tiene enfrente una pantalla de entretenimiento que puede controlarse mediante gestos.

Los asientos traseros están concebidos con una tecnología que Lexus llama “músculos artificiales”, y que permite que estos se adapten a sus ocupantes y pueden ofrecer varios modos, como reclinación, relajación y funciones de alerta.

La impronta más futurista es patrimonio del enorme techo de vidrio: en el interior cumple la función de una enorme pantalla, denominada “SkyGate”, que se puede controlar por voz y por gestos, y que muestra todo tipo de información o entretenimientos a partir de realidad aumentada.

El novedoso sistema de carga eléctrica del Lexus. Tiene cuatro motores que superan los 500 caballos
El novedoso sistema de carga eléctrica del Lexus. Tiene cuatro motores que superan los 500 caballos

Con toda la tecnología aplicada al confort, el sistema motriz de este Lexus parece quedar en un segundo plano. Pero no es menos sorprendente cómo está concebida la propulsión. Cuenta con cuatro motores eléctricos (uno por cada rueda), que consiguen una potencia total superior a los 500 CV. La marca anuncia una autonomía de aproximadamente 500 kilómetros y unas prestaciones más que interesantes: aceleración de 0 a 100 km/h de 3,8 segundos y una velocidad máxima de 200 km/h.

La entrega de potencia de cada motor eléctrico es totalmente independiente y está regulada por el sistema llamado “Lexus Advance Posture Control”. Según la marca, esto permite adaptar el suministro de potencia a las circunstancias del camino y así limitar al máximo los movimientos de la carrocería y aumentar el confort de los pasajeros. Lo más interesante: Lexus adelantó que tiene intención de aplicar este sistema en todos sus modelos de aquí en más.

Lo dicho, el futuro está mucho más cerca.

SEGUÍ LEYENDO: