Si el camino es de ripio hay que mantenerse siempre sobre la huella
Si el camino es de ripio hay que mantenerse siempre sobre la huella

La temporada de invierno habilita múltiples centros turísticos en el sur del país en donde en épocas frías el clima puede presentar condiciones adversas para la conducción. Pero existen factores a tener en cuenta para trasladarse sin preocupaciones y de manera segura.

Uno de lo puntos más importantes a tener en cuenta son los neumáticos. Se recomienda realizar un chequeo previo, ya que si bien esto es esencial a lo largo de todo el año, la relevancia aumenta antes de salir a la ruta en esta época del año. Hay que comprobar que el dibujo no esté gastado, que no presente golpes visibles y que la presión sea la correcta, porque las bajas temperaturas la reducen.

También, hay que considerar que existen neumáticos especiales para soportar las condiciones climáticas características del invierno, aunque esta opción suele ser más viable para residentes de estas zonas. Es importante contar con cadenas -de acero cementado, textiles o líquidas- cuando se visitan este tipo de destinos, pero hay que tener en cuenta que solo hay que usarlas cuando existe hielo o nieve en la calzada. De lo contrario, pueden ocasionar daños en la suspensión o en las ruedas.

A la hora de circular sobre nieve o hielo hay que usar neumáticos especiales o cadenas
A la hora de circular sobre nieve o hielo hay que usar neumáticos especiales o cadenas

Por otra parte, la visibilidad es un factor fundamental. Antes de salir de viaje se deben chequear que todas las luces funcionen correctamente. Además, los limpiaparabrisas también juegan un rol muy importante y su buen estado es esencial.

A la hora del manejo, en estas superficies es primordial manejar con cautela y evitar movimientos bruscos o violentos en la aceleración y en la frenada. Una maniobra así puede ocasionar la pérdida de control sobre el vehículo, dado que en los caminos congelados o con nieve la adherencia es menor.

En caminos de ripio es importante siempre manejar por las huellas, que es donde hay más adherencia, y a una velocidad constante sin frenar bruscamente, sino anticipando la maniobra.

Es importante contar con cadenas -de acero cementado, textiles o líquidas-, pero solo hay que usarlas cuando existe hielo o nieve en la calzada

Asimismo, hay que utilizar anticongelante, este debe usarse en el circuito de refrigeración ya que, cuando nos enfrentamos a temperaturas por debajo del punto de congelación, se pueden generar problemas graves en el motor. También hay que tener en cuenta que en invierno es frecuente que la batería se descargue más rápido de lo normal, por lo cual es importante tener los elementos necesarios para realizar una recarga.

Por último, hay algunos consejos que no hay que olvidar: salir con el tanque de combustible lleno -si el auto se queda enterrado o varado, el combustible asegura calefacción hasta el rescate-, consultar el estado de la ruta y el pronóstico, evaluar la hora de salida ya que antes de que salga el sol es cuando más hielo hay en los caminos y tener especial cuidado a las sombras de las montañas donde el hielo se mantiene mucho más tiempo, incluso cuando aumenta la temperatura.