Una imagen satelital cuando la tormenta se intensificó el miércoles, mostrando el flujo húmedo incrustado dentro del chorro de bajo nivel en verde (SSEC / RealEarth / University of Wisconsin-Madison / NOAA)
Una imagen satelital cuando la tormenta se intensificó el miércoles, mostrando el flujo húmedo incrustado dentro del chorro de bajo nivel en verde (SSEC / RealEarth / University of Wisconsin-Madison / NOAA)

Un fuerte “ciclón bomba”, con fuertes vientos y bombas de lluvia, llegó con toda su furia a Nueva Inglaterra (noreste de EEUU) el miércoles por la noche y prevalece este jueves, azotando la costa con vientos de 140 km/h y cortando la electricidad a más de medio millón de clientes. Se espera que los fuertes vientos detrás del sistema lleguen a lo largo de este día de Washington a Bangor, Maine, mientras cientos de miles permanecen al noreste en la oscuridad.

La tormenta es un ciclón como los que aparecen en los libros de texto, lo que significa que la presión central de aire con la que cuenta se intensificó al menos a 24 milibares en un lapso de 24 horas. Este sistema meteorológico se superó drásticamente en cuanto a su caída de presión. En general, cuanto más baja la presión de aire, más fuerte es la tormenta. Observaciones preliminares revelan que este sistema logró una caída de 34 milibares en 22 horas.

Boston, Nantucket, Providence y Concord en Massachusetts, y Portland, Maine, rompieron récords para sus lecturas de presión más bajas registradas en octubre, y algunos de ellos fueron establecidos con un muy amplio margen.

Por ejemplo, en Boston, el barómetro subió hasta 975.3 milibares. En octubre pasado Boston registró 980 milibares; la ciudad tiene registros que datan de 1839. Entre la 01:00 horas y las 03:00 del jueves, la presión en el Aeropuerto Logan de Boston cayó a 11.9 milibares en dos horas – una tasa de 6 milibares por hora.

Una caída de presión así de rápida generó fuertes vientos que se enrollaron con los que se encontraban en Nueva Inglaterra provenientes de tormentas de nieve y huracanes más desagradables, conocidos por derribar arboles y líneas de electricidad. El peligro fue los suficientemente fuerte para obligar a las escuelas a cerrar en varios distritos de Massachusetts.

Los vientos soplaron a 90 mph en Provincetown, en la punta de Cape Cod. La Wellfleet cercana tenía una ráfaga de viento de 89 mph. En otra parte del Cabo, el miércoles por la noche, Mashpee y Yarmouth, alcanzaron un máximo de 78 mph y 79 mph, respectivamente.

El sistema era algo inusual, ya que no tomaba el camino típico de un nor’easter. El centro de baja presión rastreó tierra adentro sobre el sureste de Massachusetts, avanzando por el valle de Blackstone al oeste de Boston, en lugar del canal de Cape Cod o de la costa de Massachusetts.

Esta pista significaba que sus vientos más fuertes estaban enfocados debajo del chorro de bajo nivel, un río estrecho de aire que gritaba en la tormenta a unos miles de pies sobre el suelo desde el sur y el este. Eso permitió que los vientos aulladores subieran por toda la costa sureste y este de Nueva Inglaterra, mientras que un camino de tormenta en alta mar más tradicional habría restringido los vientos más fuertes a Cape Cod y las Islas.

Partes del sureste de Massachusetts, como Fairhaven y Duxbury, vieron ráfagas de viento de 88 mph y 80 mph, respectivamente. Incluso el aeropuerto Logan de Boston vio una ráfaga de viento de 70 mph.

Una región secundaria de vientos máximos se desarrolló sobre Long Island, el suroeste de Connecticut y partes de Nueva York, en respuesta al rápido cambio de presión de aire en la estela de la tormenta. Stony Brook, en Long Island, vio una ráfaga de viento de 83 mph. Acertadamente llamado Breezy Point, en Queens, estuvo a la altura de su nombre con una ráfaga de viento de 76 mph .

Además de los fuertes vientos, las fuertes lluvias empaparon algunos lugares con un mes de lluvia en menos de 24 horas. Coventry, Rhode Island, terminó con 4,13 pulgadas, mientras que Southwick, Massachusetts, obtuvo 4,26 pulgadas. Las fuertes lluvias también cayeron en Washington, Filadelfia, Nueva York, Hartford, Connecticut y Providence, a medida que la tormenta se intensificó.

Se esperan vientos fuertes y chubascos, incluyendo algunas caídas de nieve en las elevaciones más altas de Nueva Inglaterra, detrás del Atlántico Medio, a través de Maine, antes de que el clima más tranquilo se acumule durante el fin de semana.

MÁS SOBRE ESTE TEMA