(Foto: AP)
(Foto: AP)

Troy Deiler no sabía qué esperar cuando fue a visitar a un hombre que, según habían denunciado, vivía en un búnker bajo tierra en un bosque de Wisconsin.

El ayudante del sheriff del Condado Marathon ciertamente no pensó que encontraría un escondite equipado con una chimenea de lata, ocho paneles solares y una antena pegada a un árbol que se deslizaba hacia un televisor de pantalla plana, dijo a The Washington Post.

Esas rarezas que Deiler advirtió cuando subió al búnker la semana pasada, fueron sólo las primeras pistas del esfuerzo meticuloso que planificó un hombre que buscaba evitar la cárcel. Las autoridades dicen que Jeremiah Button, de 44 años, cavó el refugio y lo llenó de suministros para evadir, durante tres años, los cargos por agresión sexual infantil, posesión de pornografía infantil e incesto. El búnker estaba escondido en tierras estatales donde Button afirmó que a veces hablaba un poco con los excursionistas.

Los colegas de la oficina del sheriff con más de 20 años de experiencia dirían después que nunca habían visto nada como eso.

"Ver a alguien comprometerse de esa manera para que no lo encuentren, y sobrevivir en los bosques usando un poco de ingenio… Esto es probablemente algo que se ve una única vez en toda una carrera", dijo Deiler.

(Foto: Facebook/Portage County Sheriff’s Office Boosters)
(Foto: Facebook/Portage County Sheriff’s Office Boosters)

Button, que fue condenado en 2005 por poseer pornografía infantil y marihuana, desapareció de la casa de su madre en Richfield, Wisconsin, en 2016, -menos de dos semanas antes de que comenzara su juicio por nuevos cargos, según informó Wausau Daily Herald. Button, que fue liberado de prisión en julio de 2014 después de que su madre pagara una fianza de USD 25.000, fue acusado de tener relaciones sexuales con una niña y forzarla a realizar sexo oral. Los fiscales también defendieron que Button fotografió a la niña desnuda junto a él.

The Post no pudo localizar a Button el sábado, y los dos abogados públicos que lo representan no respondieron inmediatamente a una petición de comentarios.

Deiler dijo que no se conoce con exactitud cuándo comenzó a tramar Button su plan, pero contó que Button pasó su viaje de regreso a la comisaría explicándole a los patrulleros cómo logró mantenerse prófugo.

Según Dailer, Button dijo que escogió ubicar su búnker en la ciudad de Ringle -en medio de acres de bosques y a más de 240 kilómetros de Richfield, por su lejanía y proximidad al vertedero del condado de Marathon, al que acudía diariamente en busca de comida y suministros.

Trabajó en la excavación del refugio y compró comida enlatada a granel, y llevó sus artículos hasta el búnker en el interior de una mochila.

Cuando llegó el momento de huir de Richfield, Button dejó su identificación, su automóvil y su billetera, y le dijo a su madre en una nota que se dirigía a Florida, según el relato de los oficiales. Se subió a un tren, enterrándose en el carbón en lugar de subirse a un vagón, para evitar las cámaras de vigilancia, y luego caminó durante dos días hasta el búnker que había preparado para su larga estadía.

Hasta este mes, su plan funcionó.

(Foto: Washington Post)
(Foto: Washington Post)

A Deiler le fascinó la cantidad de artículos que Button apretaba en su pequeño espacio, que según dijo el ayudante del sheriff, tenía entre cuatro y cinco metros de profundidad y se ubicaba en medio de un terraplén. El televisor, colocado de modo que Button podía verlo desde su cama, estaba configurado con un reproductor DVD y un sistema VHS. El espacio estaba equipado con luces LED y ventiladores, y Button convirtió una bicicleta en un generador que podía pedalear cuando se quedaba sin energía. Alimentos, ollas y herramientas cubrían las paredes desde el suelo hasta el techo.

Incluso cavó un pozo y remodeló el búnker, haciéndolo más grande cuando se quedó sin espacio, dijo Deiler.

Button soportó inviernos helados con madera almacenada y con un foso de fuego diseñado para emitir el mínimo de humo, explicó a las autoridades. Cuando nevaba y tenía que salir al exterior, caminaba en bucles y borraba sus huellas para evitar dejar un rastro que alguien pudiera seguir. Trasplantó docenas de pinos para hacer que su refugio fuera aún más difícil de encontrar.

Deiler desconoce cómo Button sabe tanto de electrónica, pero dijo que en el búnker encontraron libros de ingeniería mecánica. Button le contó al ayudante del sheriff que tenía un coeficiente intelectual alto pero que a menudo tomaba "otras malas decisiones de distintas maneras", dijo Deiler.

Después, a pesar de las elaboradas precauciones, el pasado de Button dio con él.

Un residente de Wausau tropezó con el búnker hace un año mientras cazaba, según un informe del incidente. El hombre alertó a las autoridades, pero la denuncia no dio ningún resultado, dijo Deiler, que añadió que no sabe exactamente por qué, pero cree que los agentes no fueron capaces de encontrar el escondite.

(Foto: especial)
(Foto: especial)

El hombre de Wausau volvió para checar el refugio el 9 de agosto, dice el informe. Al abrir la puerta, encontró a un hombre durmiendo.

Esa vez, los agentes acudieron a investigar.

Button se quedó de pie en su búnker durante 20 minutos, mientras los oficiales le instaban a salir. Según Deiler, el fugitivo llegó a considerar prenderse fuego a sí mismo después de que los agentes llegaran.

Pero finalmente Button salió al exterior y fue arrestado. Era amble, según contó Deiler. Parecía aliviado de hablar con alguien después de años de gran soledad.

Entre sus primeros comentarios dijo, "Chico, está genial tener algo de contacto humano", recordó Deiler. El detenido le dijo a los oficiales que era un "fugitivo".

Button fue trasladado a la Oficina del Sheriff del Condado de Portage, que tenía una orden de búsqueda a su nombre. Designaron una fianza de USD 100.000, según el informe judicial.

El Sheriff del Condado de Portage, Mike Lucas, le dijo a The Wausau Daily Herald que las autoridades pusieron a Button en el top de los más buscados tras su desaparición. Pero las pistas no llevaron a ninguna parte. La oficina del sheriff declinó hacer comentarios del caso el sábado.

Los agentes revelaron que desconocen si alguno de los familiares o conocidos de Button conocían su paradero después de que se escondiera. Pero Button le dijo a los oficiales que él no le contó a nadie el plan del búnker, y Lynda Miller, su madre, le dijo a The Post que ella no había tenido ningún contacto con su hijo después de que huyó. Dijo que ahora volvió a hablar con él, pero declinó decir más sobre el asunto.

Los investigadores que registraron el búnker con una orden judicial descubrieron discos duros y otros dispositivos que podrían ser nuevas pruebas en el caso de Button, dijo Deiler. Pero los artículos aún se están procesando y se desconoce si generarán cargos adicionales.
El Departamento de Recursos Naturales del estado desmantelará el búnker y ha aconsejado a las personas que se mantengan alejadas por razones de seguridad. El departamento no proporcionó más información el sábado.

Mientras el caso de Button sigue pendiente, -está programado para comparecer ante el tribunal el 16 de septiembre-, Deiler dijo que está contento de que la policía haya podido "responsabilizar a alguien por sus acciones" y proporcionar la posibilidad de un nuevo cierre para las víctimas.

"Una llamada realmente extraña, y un hecho insólito para llevar a cabo o ser parte de él", dijo.