Logan Courvlleempuja su bicicleta a través de una calle inundada de Mandeville, en Luisiana, tras el paso del huracán Barry (Foto: Reuters)
Logan Courvlleempuja su bicicleta a través de una calle inundada de Mandeville, en Luisiana, tras el paso del huracán Barry (Foto: Reuters)

La tormenta tropical Barry retumbó en Luisiana el domingo, dirigiéndose hacia el norte mientras azotaba al estado con violentas lluvias y viento. Se espera que la tormenta se debilite a lo largo del día, pero las autoridades todavía advierten de "inundaciones peligrosas y potencialmente mortales", junto con posibles tornados.

  • La tormenta tropical y
  • las advertencias de fuertes marejadas se mantuvieron
  • para grandes franjas de Luisiana el domingo.
  • “El Misisipi es [el río] que no representa una amenaza”
  • , dijo en un reporte actualizado el gobernador de Luisiana John Bel Edwards (D). “El resto de ríos representan una amenaza de inundación”.
  • Los meteorólogos esperan que el centro de Barry se mueva a través de las partes occidentales del centro y el norte de Luisiana durante todo el día, y después,
  • al final del día y el lunes, sobre Arkansas.

Nueva Orleans

Audrey Ulfers se mantiene de pie en la orilla del Lago Pontchartrain durante el paso del Huracán Barry en Mandeville, Luisiana, el 13 de julio (Foto: Reuters)
Audrey Ulfers se mantiene de pie en la orilla del Lago Pontchartrain durante el paso del Huracán Barry en Mandeville, Luisiana, el 13 de julio (Foto: Reuters)
Collen Schiller (izquierda) y Wesley Vinson (derecha) tuvieron que abrirse paso a través del agua por los efectos de las fuertes marejadas del Lago Pontchartrain, en Luisiana (Foto: AP)
Collen Schiller (izquierda) y Wesley Vinson (derecha) tuvieron que abrirse paso a través del agua por los efectos de las fuertes marejadas del Lago Pontchartrain, en Luisiana (Foto: AP)

La tormenta tropical Barry continuó avanzando lentamente a través de Luisiana el domingo, dejando caer fuertes lluvias en una gran parte del estado cuando se dirigía hacia el norte. Se espera que la tormenta se debilite a lo largo del día, según los meteorólogos, pero aún podría traer "inundaciones peligrosas y potencialmente mortales" junto con tornados.

Un día después de tocar tierra en la costa de Luisiana, convirtiéndose en el primer huracán de la temporada del 2019 en el Atlántico, Barry tomó rumbo al norte, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes. El organismo informó el domingo por la mañana que el centro de Barry "se movería por la parte occidental del centro y norte de Luisiana hoy, y estará sobre Arkansas esta noche y el lunes".

Incluso aunque la tormenta pierda fuerza, se espera que en su lento desplazamiento hacia el norte cause estragos, con la advertencia del centro de huracanes de fuertes y peligrosas marejadas, que causarán inundaciones a medida que el agua se adentre hacia el interior, ríos desbordados y lluvias que alcanzarán las 20 pulgadas en algunas áreas.

"Se espera que esta lluvia provoque peligrosas y letales inundaciones", alertó el centro de huracanes.

El huracán, que ya se debilitó a tormenta tropical, pasó por alto Nueva Orleans y se dirigió hacia el norte, hacia Arkansas. Se espera que llegue a ese estado este domingo en la noche (Foto: Google Maps)
El huracán, que ya se debilitó a tormenta tropical, pasó por alto Nueva Orleans y se dirigió hacia el norte, hacia Arkansas. Se espera que llegue a ese estado este domingo en la noche (Foto: Google Maps)
Una pareja el sábado en Luisiana (Foto: AP)
Una pareja el sábado en Luisiana (Foto: AP)

La Guardia Nacional de Luisiana tiene cerca de 3.000 soldados repartidos por todo el estado, dijeron las autoridades. Agentes de la policía estatal también están presentes en todo el estado, junto a una gran cantidad de socorristas locales. Los funcionarios recalcaron la posibilidad de que una inundación causada por Barry pueda convertirse en una gran amenaza.

"No estamos, de ninguna manera, fuera de peligro", dijo el alcalde de Nueva Orleans LaYoya Cantrell (D) en una conferencia de prensa el sábado por la tarde.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards (D) dijo en un resumen de prensa que mientras que el río Misisipi "no representa una amenaza, el resto de ríos suponen una amenaza de inundación".

Se espera que el río Comite se desborde más que durante las destructivas crecidas de 2016. El Amite también podría estar muy por encima de su nivel de inundación. Según David Naquin, de la Oficina de Seguridad Nacional y Preparación para Emergencias, en la ciudad de Morgan City, junto al río Atchafalaya, los vientos y la lluvia ya derribaron árboles y líneas eléctricas.

Una pareja tuvo que ser rescatada del interior de su tráiler, dijo Naquinb, después de que varios cables cayeran sobre la camioneta y ellos no se atrevieran a tocar las manijas de metal de las puertas.

Las autoridades de Nueva Orleans pidieron a los ciudadanos permanecer en sus casas. Finalmente, la tormenta tomó dirección norte y no causó estragos en la ciudad (Foto: AP)
Las autoridades de Nueva Orleans pidieron a los ciudadanos permanecer en sus casas. Finalmente, la tormenta tomó dirección norte y no causó estragos en la ciudad (Foto: AP)
La policía pidió a los motoristas de Nueva Orleans evitar los viajes que no fueran esenciales (Foto: New Orleans Police Department)
La policía pidió a los motoristas de Nueva Orleans evitar los viajes que no fueran esenciales (Foto: New Orleans Police Department)

En Nueva Orleans, los funcionarios expresaron su confianza en el sistema de mitigación de inundaciones construido para proteger la ciudad después del huracán Katrina. El taxista Harold Nolan dijo que estaba aliviado de que la ciudad parezca haberse escapado de los efectos más devastadores de la tormenta. Explicó que él y otros residentes de Nueva Orleans sintieron que los meteorólogos estaban "exagerando" la magnitud de la tormenta antes de su llegada.

"Creo que muchos medios sobreestimaron esto" dijo Nolan. "Simplemente no entiendo que ellos no vieran que esta tormenta iba a pasar por alto gran parte de Nueva Orleans, incluso aunque esté causando graves estragos ahora en algunos puntos de Luisiana".

Cantrell, el alcalde, pidió a los residentes que permanecieran protegidos en sus hogares durante el fin de semana, y declinó decretar un toque de queda, lo que dijo que requeriría más recursos.

En Lafourche Parish, en Des Allemands, una ciudad a 40 minutos al suroeste de Nueva Orleans, los residentes que viven junto a el Bayou Des Allemands observaron con cautela el agua agitada el sábado por la tarde.

"El agua no está alta aún, pero si crece tres pies (0.91 metros), dirán que ya está por encima de su capacidad", dijo George Toney, de 31 años, que vive justamente al otro lado de la calle desde el pantano bordeado de barcos. "Ahora creemos que vamos a estar bien, así que no estamos preocupados como hace pocos días. Pero tenemos que estar preparados como cualquiera. Todos tenemos nuestras maletas preparadas en caso de que tengamos que evacuar, pero por ahora nos quedamos".

Más adelante en la carretera, la propiedad de Mark Fonseca se sienta justo al lado del Bayou. Fonseca, de 47 años, se pasó el sábado por la mañana apilando bolsas de arena en la parte superior del pequeño dique que construyó con rocas, arcilla y tierra el año pasado.

"Si no mantenemos el agua fuera de aquí, todo el vecindario se inundará", explicó. "Yo construyo el dique para no tener que rellenar más tantas bolsas de arena. Me estoy haciendo mayor". Fonseca, un cazador de cangrejos de agua dulce, pez bagre y caimanes, ha vivido en esa casa su vida entera. "El nivel del agua es mucho más alto que cuando era joven", dijo. "Se supone que estamos perdiendo costa cada año, y el agua sube más rápido ahora que antes".

El sábado, el Bayou, aunque estaba alto, no estaba poniendo a prueba el dique de Fonseca.

"No estoy muy preocupado porque haya daños por el agua o algo así, pero de nuevo la tormenta va muy lenta. En este momento, lo estamos tomando día a día. Tan simple como eso. Básicamente sólo estamos observando".