Una estación de carga tiene cámaras, del cuerpo de los oficiales de policía en Doylestown, Pa. (Foto: Art Gentile / Bucks County Courier Times / AP)
Una estación de carga tiene cámaras, del cuerpo de los oficiales de policía en Doylestown, Pa. (Foto: Art Gentile / Bucks County Courier Times / AP)

Cuando East Dundee, un pequeño suburbio de Chicago, ordenó comprar cámaras corporales para sus 17 agentes de policía, Terry Mee, el jefe de policía en ese momento dijo, a los reporteros locales, que los dispositivos promoverían la "seguridad de los oficiales y la interacción positiva con el público".

Pero antes de que se registrara un incidente en la localidad que cuenta con 3.000 personas, Mee se retiró, y el nuevo jefe, George Carpenter, convenció a la Junta del suburbio cancelar el programa, argumentando que la tarifa anual de USD$20,000 para las cámaras y el almacenamiento del video no se justifica en medio de las preocupaciones del presupuesto.

Las cámaras corporales "son maravillosas para ganarse la confianza del público", dijo Carpenter. "Pero son costosas".

En los últimos años, después de que una serie de tiroteos relacionados con la policía provocaran protestas en todo el país, políticos y activistas comunitarios ponderaron las cámaras de los cuerpos policiales como una forma de restaurar la confianza pública. A pesar de que las cámaras fueron ampliamente adoptadas, muchos departamentos, especialmente en jurisdicciones más pequeñas, están abandonando o retrasando sus programas, encontrando que es demasiado costoso almacenar y administrar las miles de horas de filmación.

El subjefe de policía Michael Koster tiene una cámara corporal de primera generación utilizada por el departamento en Mitchell, S.D. (Foto: Briana Sanchez / Argus Leader / AP)
El subjefe de policía Michael Koster tiene una cámara corporal de primera generación utilizada por el departamento en Mitchell, S.D. (Foto: Briana Sanchez / Argus Leader / AP)

El departamento de policía en Wahoo, Nebraska, finalizó su programa en noviembre después de que una nueva ley estatal pedía que el video se almacenara durante al menos 90 días, lo que causó que el precio anual aumente a USD$15,000, un gran costo para cinco oficiales. En el condado de Arlington, Virginia, el departamento de policía decidió no usar cámaras corporales después de que un proyecto piloto revelara el costo anual estimado de USD$300,000.

Y los funcionarios de la ciudad en Madison, Wisconsin, rechazaron en noviembre la propuesta de gastar USD$104,000 en un programa piloto de cámara corporal. Si bien el costo era una preocupación primordial, los activistas y los funcionarios de la ciudad también se preocuparon de que los videos pudieran ser entregados a los funcionarios federales de inmigración y fueran utilizados contra los inmigrantes indocumentados en la comunidad.

"Un llamado a la transparencia no es lo mismo que la responsabilidad", dijo el activista M. Adams al Consejo Común de Madison. "Si nosotros como comunidad no tenemos el poder de interpretar las imágenes y si como comunidad no tenemos el poder de tomar una decisión sobre el resultado de las imágenes, entonces no hay diferencia en la cantidad de imágenes que realmente hay."

La mayoría de los departamentos que han finalizado los programas de cámara corporal están en jurisdicciones más pequeñas; Axon, un fabricante de cámaras corporales dijo que cada uno de sus clientes han cancelado contratos.

El departamento gastó USD$12.5 millones en 2017 para equipar a los 4,000 oficiales de patrulla con los dispositivos. (Foto: Matt Rourke / AP)
El departamento gastó USD$12.5 millones en 2017 para equipar a los 4,000 oficiales de patrulla con los dispositivos. (Foto: Matt Rourke / AP)

"Lo fácil es comprar las cámaras del cuerpo y entregarlas a los oficiales. No son tan caros", dijo Jim Pasco, director ejecutivo de la Orden Nacional de Fraternidad de la Policía. "Pero almacenando todos los datos que recopilan, ese costo es extraordinario. Cuanto más pequeño sea el departamento, más difícil será para ellos".

Si bien a menudo se considera que las áreas urbanas con altos índices de criminalidad tienen la mayor necesidad de cámaras de cuerpo de policía, una base de datos de The Washington Post que rastrea los disparos mortales de la policía, muestra que estos incidentes ocurren con mayor frecuencia en comunidades pequeñas: de los 1,800 departamentos que han reportado disparos de oficiales involucrados desde 2015, casi 1,300 eran departamentos más pequeños con 50 o menos oficiales.

Aproximadamente la mitad de las 18,000 agencias de aplicación a la ley de la nación tienen algún tipo de programa de cámara corporal, y muchos aún están en la etapa piloto. Algunos equipan a los oficiales de patrulla con las cámaras, mientras que otros requieren que todos usen una cámara, incluidos los jefes de policía. Ninguna agencia gubernamental o grupo de la industria rastrea la cantidad de departamentos que han finalizado sus programas de cámaras corporales.

Los costos se han disparado en los últimos años en algunas regiones del país debido a las nuevas leyes estatales que requieren el almacenamiento a largo plazo de las secuencias de video. Una de las primeras agencias policiales que dejó de usar cámaras corporales fue en Jeffersonville, Indiana, donde la policía finalizó su programa de un año en 2016, después de que los legisladores estatales votaron para exigir el almacenamiento de los videos durante al menos 190 días.

(Foto: especial)
(Foto: especial)

En ese momento, al menos otros siete estados tenían leyes de almacenamiento similares, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. Ahora, al menos 14 estados han aprobado leyes que establecen requisitos para almacenar.

En 2016, el Departamento de Justicia de los EEUU encuestó a los departamentos de policía que aún no habían empezado a usar cámaras corporales, buscando identificar posibles elementos disuasorios para los programas. El 77% citó costos, incluso para el almacenamiento de datos. El 39 por ciento mencionó preocupaciones sobre la privacidad, incluidas las ocasiones en que las víctimas de violencia doméstica y los enfermos mentales se capturan en video durante las llamadas de respuesta de la policía.

La Oficina de Asistencia Judicial que es una división dentro del Departamento de Justicia, ofreció subvenciones para ayudar a las agencias a financiar sus programas, y se han otorgado 339 subvenciones por un valor de casi USD$70 millones desde 2015.

Pero las subvenciones cubren solo la compra inicial del equipo, no las tarifas de almacenamiento en curso. Los funcionarios del Departamento de Justicia dijeron que los subsidios están destinados a "fomentar prácticas novedosas e innovadoras" que se conviertan en "autosuficientes".

(Foto: especial)
(Foto: especial)

En Virginia, el jefe de la policía del condado de Fairfax, Edwin C. Roessler Jr., dijo que se había abstenido de comprar cámaras para el cuerpo de policía mientras observaba a sus compañeros experimentar con los programas. Estaba preocupado por el costo del almacenamiento, pero también por el tiempo y el costo de procesar las solicitudes de información pública para las imágenes, ya que los videos deben revisarse, y con frecuencia deben ser editados, para proteger la privacidad de las personas capturadas en las grabaciones.

Roessler también quería tiempo para establecer políticas claras sobre cómo los oficiales tendrían que rendir cuentas en caso de que las imágenes de la cámara del cuerpo capturaran una mala conducta.

"Mis compañeros dijeron, Wow. No pensé en estas cosas", dijo Roessler. "Tienes una política para responsabilizar a las personas. Si no haces eso, el programa falla. Si no van a publicar material de archivo, no están creando confianza".

Roessler dijo que su departamento, el más grande del estado, completó recientemente un programa piloto de 180 días y que los investigadores de la American University lo están evaluando.

Los fiscales también están luchando para mantenerse al día con la carga de trabajo adicional y el costo de las imágenes de la cámara del cuerpo. En el condado de Wayne, Michigan, una jurisdicción que incluye Detroit, los fiscales recibieron USD$2.5 millones en costos de personal, casi un aumento del 8 por ciento en su presupuesto anual, esto fue por el trabajo asociado con la preparación de videos para presentarlos como prueba en el juicio.

El abogado de Commonwealth de Virginia Beach, Colin Stolle, dijo que la evidencia en el video aumentó los costos para su oficina en más de USD$1 millón al año, un impacto significativo en un presupuesto anual de USD$10 millones. Stolle está agregando 14 empleados (abogados, asistentes legales y empleados) a un personal de 93 miembros para manejar la carga de trabajo adicional.

"Muchos departamentos de policía, desde un punto de vista de transparencia y desde un punto de vista de responsabilidad, salieron y compraron cámaras corporales. Ciertamente lo entiendo", dijo Stolle. "Lo que no fue parte de la conversación es lo que se hará con toda la evidencia registrada cuando se use en un caso criminal".

Stolle dijo que también está preocupado por el efecto en los abogados defensores designados por el tribunal, que normalmente reciben un pago de USD$250 por el caso en Virginia, un plan de tarifas basado en el supuesto de que un abogado tarda unos tres días en preparar un caso.

Sin embargo, Stolle dijo que la revisión de las pruebas de video ha llevado el tiempo promedio de preparación del caso a una semana o más, y teme que el cambio haga que los abogados locales opten por no participar en el programa, que brinda representación legal a las personas que no pueden pagarla.

Los legisladores de Virginia crearon un grupo de trabajo para examinar los costos crecientes, estimando en diciembre que las oficinas de los fiscales en todo el estado tendrían que contratar colectivamente a 101 abogados adjuntos de la comunidad y 57 puestos para legales y administrativos para mantenerse al día con el trabajo adicional. Estas conclusiones se basan en los hallazgos del grupo de que se debe agregar una posición adicional por cada 75 cámaras corporales, a un costo total de aproximadamente USD$6.4 millones al año.