La demanda alega que Purdue Pharma L.P. y Purdue Pharma Inc. engañaron a los médicos y pacientes en Colorado sobre el potencial de adicción a los opiáceos recetados (Archivo)
La demanda alega que Purdue Pharma L.P. y Purdue Pharma Inc. engañaron a los médicos y pacientes en Colorado sobre el potencial de adicción a los opiáceos recetados (Archivo)

Después de cientos de demandas judiciales a lo largo de los años contra el gigante farmacéutico Purdue Pharma, el fiscal general de Colorado está demandando al creador de OxyContin por su "importante papel en la causa de la epidemia de opiáceos".

La demanda alega que Purdue Pharma L.P. y Purdue Pharma Inc. engañaron a los médicos y pacientes en Colorado sobre el potencial de adicción a los opiáceos recetados y siguieron dando un impulso por esos medicamentos. Y eso llega en medio de las noticias de que el presidente de la compañía, Richard Sackler, ha patentado un nuevo medicamento para ayudar a los drogadictos a abandonar los opiáceos.

"Los medicamentos que incitan al hábito de Purdue, junto a su imprudente comercialización, ha hecho que los padres perdieran a sus hijos, a los hijos de otros familiares y amigos y ha destruido las vidas de nuestros amigos, vecinos y compañeros de trabajo", dijo la fiscal general de Colorado, Cynthia Coffman, en una declaración. "Si bien ninguna cantidad de dinero puede devolver a sus seres queridos, puede compensar los enormes costos provocados por la mala conducta intencional de Purdue".

La demanda establece que Purdue Pharma "minimizó el riesgo de adicción asociada con opiáceos", "exageró los beneficios" y "aconsejó a los profesionales de la salud que trataran los síntomas del dolor con opiáceos", según la declaración de la oficina del fiscal general de Colorado.

Pero Purdue Pharma "enérgicamente" negó las acusaciones en una declaración enviada a The Washington Post, diciendo que aunque comparte "la preocupación del estado sobre la crisis de opiáceos", no indujo a los proveedores de atención médica a error sobre los opiáceos recetados.

"El estado afirma que Purdue actuó incorrectamente al comunicarse con los médicos que prescriben información científica y médica que la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) ha considerado y continúa aprobando expresamente", dijo un portavoz de Purdue Pharma en el comunicado. "Creemos que es inapropiado que el estado sustituya su juicio por el criterio de los expertos en regulación, científicos y médicos de la FDA".

En 2016, hubo más de 63.000 muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos y más del 66 por ciento de ellas se atribuyeron a los opiáceos, de acuerdo con los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

Los CDC indican que tanto los opiáceos ilegales como los opiáceos recetados, que se usan comúnmente para tratar el dolor, se han asociado con adicciones, sobredosis y muerte.

En 2007, en una corte federal, tres empleados de Purdue se declararon culpables de cargos criminales, admitiendo que habían llevado falsamente a los doctores y sus pacientes a creer que OxyContin tenía menos probabilidades de causar adicción que otras drogas de su clase, según The New York Times. Luego, a principios de este año, The Wall Street Journal informó que Purdue planeaba dejar de promocionar dicho medicamento.

Ahora parece que una nueva empresa está provocando controversia.

The Financial Times informó que Sackler, cuya familia es propietaria de Purdue Pharma, una compañía multimillonaria, patentó un nuevo medicamento a principios de este año como una forma de buprenorfina, un opiáceo leve que se usa para aliviar los síntomas de abstinencia. Sin embargo, algunos expresaron su indignación porque la familia Sackler, que en esencia se ha beneficiado de las adicciones a los opiáceos, pronto podrían beneficiarse del antídoto.

"Es reprensible lo que Purdue Pharma ha hecho para nuestra salud pública", manifestó Luke Nasta, director de Camelot, un centro de tratamiento con sede en Nueva York que se dedica a tratar la adicción de drogas y alcohol. Le dijo al periódico que a la familia Sackler "no se le debería permitir vender más opiáceos sintéticos, y eso incluye sustitutos de los opiáceos".

La descripción de la patente reconoce el riesgo de adicción que está asociado con los opiáceos:

"Si bien siempre se ha sabido que los opiáceos son útiles en el tratamiento del dolor, también muestran un potencial adictivo en vista de su actividad euforogénica. Por lo tanto, si los opiáceos son tomados por sujetos humanos sanos con un comportamiento que los lleva a la búsqueda de drogas, pueden conducir a trastornos psicológicos y dependencia física".

"Sin embargo, estas características generalmente no deseadas de los opiáceos pueden volverse importantes en ciertos escenarios, como las terapias de sustitución de drogas para drogadictos. Uno de los problemas fundamentales del abuso de drogas ilícitas por los drogadictos (dependientes de la ingesta constante de drogas ilegales) tales como la heroína son las actividades delictivas relacionadas con drogas para recaudar dinero suficiente para financiar su adicción. Las constantes presiones sobre los adictos para obtener dinero para comprar drogas y las actividades delictivas concomitantes han sido, cada vez más, reconocidas como un factor importante que contrarresta el retiro eficiente y duradero y la abstinencia de drogas".

"La patente establece que el medicamento podría usarse tanto en terapia de reemplazo de drogas como para el control del dolor".

Purdue Pharma no respondió a las solicitudes de comentarios sobre el nuevo medicamento, pero al abordar la demanda en Colorado, la compañía dijo: "Compartimos la preocupación del estado sobre la crisis de opiáceos. Nuestros medicamentos opiáceos representan menos del 2 por ciento de las recetas totales y nosotros seguiremos colaborando con el estado para brindar soluciones significativas para abordar este desafío de salud pública".