Lula junto a Dilma Rousseff (REUTERS)
Lula junto a Dilma Rousseff (REUTERS)

Sao Paola, Brazil – Los 50 jóvenes que se reunieron en la cámara estatal de Sao Paulo no se parecían en nada a los viejos blancos que, tradicionalmente, ocupan sus asientos. Levantando sus teléfonos celulares como saludo, los jóvenes transmitieron en vivo, fotografiaron y tuitearon sus acciones.

Estos millennials estaban formando una coalición de start-ups políticas, grupos que operan independientemente de los partidos de Brasil y que han estado proliferando en el período previo a las elecciones nacionales de octubre.

Decenas de estos grupos han surgido, después de que un escándalo de corrupción masivo azotara a la clase política en el país más grande América Latina. Sostenidos por las páginas llenas de furia de Facebook y una creciente desconfianza hacia el establishment político, estos movimientos cívicos están introduciendo un nuevo elemento en las campañas electorales de Brasil. Hasta el momento, han resultado en 500 candidatos que se presentan a los niveles municipales, estatales y presidenciales en las elecciones de este otoño, un 2 por ciento estimado de posibles competidores.

"El liderazgo actual no nos representa", dijo Ilona Szabó, de 39 años y miembro fundadora de Agora, un grupo que pide un comportamiento más ético en política y menos desigualdad económica. "Necesitamos crear nuevos grupos formados por nuestra generación".

Estos movimientos esperan traducir la indignación de los brasileños en los tipos de acción política que se observan en Estados Unidos y Francia, donde personas externas como el presidente Donald Trump y el presidente Emmanuel Macron utilizaron el apoyo popular para superar a los sistemas políticos.

Los nuevos grupos abarcan todo el espectro político, desde el libertario Movimiento Brasil Livre, conocido como la versión brasileña del Tea Party estadounidense, hasta el izquierdista Bancada Activista, cuyo enfoque en la justicia social se asemeja al del movimiento Occupy Wall Street.

Muchos de los grupos brasileños tienen sus raíces en 2013, cuando una protesta por un alza en las tarifas de los autobuses se transformó en una convulsión popular nacional que sacudió al establishment político. Desde entonces, la crisis de legitimidad para el sistema político de Brasil se ha profundizado, impulsada por la polémica destitución de la ex presidenta Dilma Rousseff y una investigación de corrupción cada vez mayor conocida como Operación Car Wash.

La amplia investigación ha contaminado al actual presidente e implicado a docenas de ministros y senadores del gabinete. La fe en las instituciones políticas brasileñas se está hundiendo, con una encuesta de Ipsos de 2017 que revela que solo el 6 por ciento de los brasileños se sienten representados por los políticos por los que votaron.

El principal candidato para la presidencia del país sigue siendo el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien se le puede prohibir la carrera electoral debido a una condena por corrupción. En Brasil, votar es obligatorio. Si Lula es excluido de la votación, hasta un tercio de los brasileños presentaría votos de protesta en blanco, según cifras recientemente publicadas por Datafolha, una agencia encuestadora brasileña.

Con nombres optimistas como Renovate Brazil e I Believe, los movimientos emergentes representan un esfuerzo por canalizar la desilusión derivada de la reciente agitación en algo positivo.

"Después de Car Wash, todos tenían sangre en los ojos", subraya Matheus Codeco, un estudiante de 19 años de la administración pública de Río de Janeiro y miembro de Acredito, un movimiento que pide un Congreso más transparente y diverso. "Llevó a la gente a un escenario que todos sabían pero a una escala que nadie podía imaginar. Queremos crear una estrategia colectiva para seguir adelante", señala.

En Brasil, donde casi todos los partidos políticos establecidos se ven manchados por escándalos de corrupción, estos nuevos grupos han creado una raza diferente de candidatos. Luciano Huck, un popular presentador de televisión y rostro del movimiento Agora, estuvo entre los tres primeros candidatos en la carrera presidencial de este año, antes de que se retirara en febrero después de enfrentar la presión de su estación de televisión.

Los candidatos menos conocidos se enfrentan a un camino mucho más pronunciado. Estos nuevos movimientos todavía tienen que jugar según las viejas reglas. El sistema de Brasil otorga a las partes establecidas fondos federales para campañas y tiempo de aire de televisión gratuito para publicidad. Los movimientos, por otro lado, dependen de los donantes individuales para obtener fondos y luchan por competir contra las partes con mucho dinero.

La falta de tiempo de aire significa que los movimientos intentan, en gran medida, difundir sus mensajes a través de las redes sociales, donde abundan las noticias falsas y la polarización. No hay elecciones primarias dentro de los partidos de Brasil, lo que separa el establecimiento de las voces advenedizas.

"El sistema actual está diseñado para asegurar que las personas que están en el poder permanezcan en el poder", dice Pablo Ortellado, profesor de políticas públicas en la Universidad de Sao Paulo. "Lanzar candidatos es una cosa. Ganar será mucho más difícil".

Aún así, muchos de estos movimientos han logrado una ventaja competitiva en Internet, donde su sentido de ira y frustración inspira a millones de seguidores. Los partidos políticos a menudo están ansiosos por aprovechar esa energía, especialmente a nivel local, donde los movimientos han ganado importantes victorias legislativas y electorales.

Los miembros del Movimiento Brasil Livre, por ejemplo, trajeron votos para el empresario y estrella de un reality-show, Joao Doria, que ganó las elecciones por la alcaldía de Sao Paulo en 2016. El movimiento ha continuado. Doria redujo significativamente las regulaciones sobre las aplicaciones de servicios como Uber después de enfrentarse a la presión del grupo libertario.

Por su parte, los movimientos también tienen algo que ganar al aliarse con los partidos políticos. La ley brasileña exige que los candidatos tengan una afiliación partidista. Si bien la mayoría de los movimientos rechazan la estructura del partido existente, no tienen otra opción que establecer asociaciones de conveniencia con los partidos existentes y así poder lanzar candidaturas.

Algunos han encontrado un hogar en las partes más débiles, donde pueden defender más fácilmente sus causas. Recientemente, Agora firmó una asociación para lanzar candidatos a través del Partido Popular Socialista.

Los grupos son muy conscientes del destino de sus movimientos hermanos en todo el mundo, muchos de los cuales se agotan cuando el impulso de Internet no produce tracción en el mundo fuera del ámbito digital.

"Si nos fijamos en Occupy, tenía una presencia pero no una agenda procesable. ¿Qué ocupa ahora?", señala Szabó, el fundador de Agora. En un intento por mantener su impulso fuera de línea, Agora requiere que todos los miembros de la junta se comprometan a dos años de servicio público.

Eduardo Jorge, un veterano político y cofundador del dominante Partido de los Trabajadores, dijo que las reglas estrictas del partido del país deben ser reformadas para dejar espacio a nuevos jugadores.

"Facebook ofrece un espacio extraordinario para que florezca la democracia", subrayó Jorge en un panel sobre movimientos democráticos. "Pero sin una reforma política, no verá resultados".

A pesar de los desafíos que enfrentan, los nuevos movimientos políticos podrían estar preparando el escenario para desalojar la estructura del partido existente. Después de todo, los veteranos de la clase política actual de Brasil, como Jorge, fueron lanzados a la política a través de movimientos similares que afectaron la dictadura de Brasil durante años, antes de que finalmente se pudiera derrocar.

"El movimiento estudiantil de los años sesenta fue lo que produjo la clase política de hoy", comentó Alexandre Bandeira, un estratega político en Basilia. "Todavía vamos a ver el fruto de estos movimientos participando en política. Es un proceso", finaliza.