Juan Requesens (Reuters)
Juan Requesens (Reuters)

La familia del diputado opositor y preso político, Juan Requesens, ha denunciado este miércoles que las fuerzas de seguridad “lo tienen aislado” en el Helicoide, cuartel general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en Caracas.

Al diputado Juan Requesens lo tienen aislado”, manifestó su padre, Juan Guillermo Requesens. Su hermana, Rafaela Requesens, ya había alertado el domingo que llevaba una semana sin visitas de la familia ni de sus abogados. “Son unos delincuentes violadores de los Derechos Humanos”, dijo.

Requesens fue detenido el 7 agosto de 2018 por agentes del SEBIN acusado de participar en lo que el dictador Nicolás Maduro asegura fue un intento de magnicidio contra él en el marco de un desfile militar en Caracas. De hecho, fue aprehendido por los agentes del régimen mientras Maduro lo acusaba públicamente de haber estado detrás del supueto hecho en una transmisión obligatoria de radio y televisión.

La oposición venezolana ha denunciado en numerosas ocasiones que Requesens fue arrestado sin que se respetara su inmunidad parlamentaria. La Asamblea Constituyente chavista, órgano que ha absorbido todos los poderes del Estado menos el Ejecutivo, lo desaforó días después de que fuera detenido.

Además, tanto la oposición como la familia han acusado a las autoridades venezolanas de torturarlo, aduciendo como prueba los dos videos difundidos por ellas nada más ser detenido. En el primero emitía una aparente confesión -que la oposición denuncio fue obtenida mediante coacción- mientras que en el segundo aparece demacrado y vestido solamente con su ropa interior, aparentemente manchada, lo que desató una ola de repudio generalizado.

Protesta en Venezuela por la liberación de Juan Requesens
Protesta en Venezuela por la liberación de Juan Requesens

Requesens, el diputado aislado y torturado en el Sebin

Pese a gozar de inmunidad parlamentaria, Requesens fue violentamente detenido cuando llegaba a su apartamento en compañía de su hermana Rafaela Requesens.

Lo mantuvieron tres meses aislado, en un método brutal de tortura psicológica. No le permitían ningún tipo de contacto humano y su familia iba a dejarle los alimentos todos los días sin saber si los recibía o no. Tiempo después, sus padres supieron que la comida que ellos le dejaban le llegaba incompleta, manoseada y muchas veces fue escupida por agentes del Sebin.

Cuando Maduro destituyó al general Gustavo González López y lo sustituyó el 29 de octubre 2018 por el general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, la situación para Requesens cambió sustancialmente. Fue la primera vez que le permitieron que su familia y los abogados lo visitaran. Es decir, al diputado lo mantuvieron casi tres meses violándole sus derechos humanos y el debido proceso.

A partir de entonces le permitían recibir una visita de 20 minutos de duración por semana. La cifra luego se incrementó a dos. La suerte del joven parlamentario estaba destinada a ser totalmente diferente a la del vicepresidente Edgar Zambrano, por razones que parecen obvias. Requesens ha sido demasiado frontal contra el chavismo.

La exigencia de Bachelet

La Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, ha exigido la inmediata liberación del diputado opositor. Más recientemente lo hizo a través de un comunicado de su equipo de trabajo en Venezuela.

Requesens, quien es militante del partido Primero Justicia, fue presentado ante el tribunal Primero de Control Antiterrorismo de la jueza Carol Bealexis Padilla Reyes de Arretureta. Por lo menos una decena de veces fue diferida la audiencia. Por fin culminó la audiencia preliminar y fue pasado a juicio. Aunque hace tres meses que la declaración debió ser publicada, se desconoce a qué se debe la denegación de justicia.

(Con información de Europa Press)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: