Darwin Balaguera (archivo/gentileza El Nacional)
Darwin Balaguera (archivo/gentileza El Nacional)

El Sargento Mayor de Tercera Darwin Balaguera Rivas tiene a tres funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia militar (Dgcim) dentro del dormitorio donde permanece con la herida de la pierna, en el Hospital Militar de Caracas “Dr. Carlos Arvelo”.

El militar está en un estado de abandono, porque la atención que le están dando en el centro médico asistencial es precaria. Él recibió un disparo durante la Operación Aurora, que tuvo como fin el asalto al 513 Batallón de Infantería Selva “GD Mariano Montilla”, ubicado en el sector Luepa, municipio Gran Sabana del estado Bolívar, de donde sustrajeron más de un centenar de fusiles y municiones. Eso ocurrió el 22 de diciembre y aún a Balaguera no lo han operado.

En la modalidad del “acostumbramiento” que imponen en Venezuela los cuerpos de seguridad, tanto el Servicio Bolivariana de Inteligencia (SEBIN) manejado por Diosdado Cabello, a través del general Gustavo González López, así como la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) al mando de Nicolás Maduro a través del MG Iván Hernández Dala.

A la familia del Sargento Mayor de Tercera no le permiten verlo o visitarlo, tampoco les dan información sobre la situación de salud del joven militar, quien pasó a Cúcuta (Colombia) el 23 de febrero 2019, como parte de los centenares de militares que le dieron apoyo a Juan Guaidó Márquez.

Fuentes internas del Hospital Militar de Caracas, donde Balaguera está recluido, expresaron a Infobae que lo que está ocurriendo con el joven militar es inhumano además de violar incluso protocolos establecidos en la guerra. Lo que se estaría pretendiendo con la falta de asistencia médica es que operarlo ya no tenga ningún efecto, pues la pierna ha tomado una coloración verdosa.

“Ya han manifestado que podrían amputarle la pierna, porque a medida que ha pasado más de un mes sin atención, la herida se va volviendo más peligrosa. Lo que dicen los funcionarios de la Dgcim es que lo dejen así por traidor”.

A Balaguera, quien está en el ala de militares recluidos a orden de los cuerpos de seguridad, no le permiten visitas de familiares ni abogados. La puerta de su habitación permanece cerrada y solo están los tres funcionarios quienes tienen una actitud hostil con el militar.

Abandonado a su suerte

El Sargento Mayor de Tercera Darwin Balaguera, se graduó en la promoción 84 de la Escuela de Guardias de Cordero del estado Táchira; es tachirense y está casado con una joven también militar con quien tiene un hijo.

Una de las razones por las cuales decidió apoyar la causa que Guaidó anunció fue el alto nivel de descomposición que observó en la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en Táchira, en la corrupción manifiesta en todos los grados militares, la tolerancia ante los grupos irregulares y la destrucción de la Fuerza Armada Nacional.

Tres meses después de haberse ido a Cúcuta dijo en una declaración que “ya se ha visto que este gobierno con diálogos, manifiestos, sanciones, decretos que hagan los países aliados o la oposición venezolana no van a salir, no darán el brazo a torcer; desde esa elección fraudulenta del año pasado, se aferraron más al poder y por ninguna medida pacifica van a soltarlo”, aseguró a la vez que manifestó la fuerza como la única salida viable a la crisis del país.

Como en muchas de las acciones militares, quienes son capturados quedan a su suerte, tal como ocurre con Balaguera.

Recordemos que el 22 de diciembre un pequeño grupo de militares e indígenas, al mando del teniente Josué Abraham Hidalgo Azuaje, tomó el 513 Batallón de Infantería Selva Mariano Montilla ubicado en el sector Luepa y se llevaron un gran lote de fusiles.

Instalaciones del Batallón 513 Mariano Montilla
Instalaciones del Batallón 513 Mariano Montilla

El SM3 Balaguera se va en un camión 350 con 82 fusiles; en la vía encuentra el punto de control del destacamento 623 San Ignacio de la tercera compañía, donde trata de hablar con los guardias, donde previamente tenía a alguno ganado para que los dejara pasar, pero se inicia la discusión con un soldado que le dispara y él dispara también.

No es cierto lo que le dijera al país el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez, en relación a la participación, en la Operación Aurora, del Capitán técnico del Ejército Denis Arellano Romero y el Teniente de fragata Ericson Alexander Delgado Rivero.

Lo que sí es cierto es que entre los militares que participaron estuvieron Balaguera e Hidalgo. Y que Balaguera, después del incidente en la alcabala, queda tirado en el piso mientras sus compañeros huyen a unos kilómetros abandonan el camión.

Ante lo ocurrido el chofer del camión y cuatro guardias nacionales huyen en el 350, dejando a Balaguera, lo que facilitó su captura; ellos huyen hacia las trochas y en la entrada a la población de Paraitepuy de Roraima abandonan el camión 350 con 82 fusiles AK 103, 60 granadas 40 MM, 1 RPG, 1 Afag, 6 Carl Gustav y 6 cajas de municiones 7.76.

La Operación Aurora fue montada por alias Toñito, con comerciante de la zona, quien la financió porque tiene intereses en la zona, por lo que organizó a un pequeñito grupo de militares, junto con algunos pemones, para apropiarse del armamento. Alias Toñito busca apoderarse del control de unas minas de oro en la zona.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: