Nicolás Maduro
Nicolás Maduro

La ONG UN Watch, que es observadora en la Organización de las Naciones Unidas y se dedica a denunciar violaciones de derechos humanos de las naciones miembros del organismo, lanzó una campaña global que busca la expulsión del régimen de Nicolás Maduro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Diego Arria, ex presidente del Consejo de Seguridad de la ONU y ex gobernador de Caracas, preside la iniciativa que consta en la recolección de miles de firmas. “UN Watch, fundación de derechos humanos radicada en Ginebra que por años defiende nuestros derechos, me ha designado para presidir una campaña mundial para desalojar a Maduro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Lo lograremos con tu apoyo”, expresó en un mensaje en la red social Twitter.

El texto promovido por la ONG con sede en Ginebra destaca que la iniciativa surge por la violación grave y sistemática de los derechos humanos, como ejecuciones extrajudiciales, torturas, condiciones penitenciarias potencialmente mortales, existencia de presos políticos, restricciones a la libertad de prensa, corrupción, represión y trata de personas, entre otros.

Fue un mal día para los derechos humanos, no solo en Venezuela, sino en el mundo. Y, a su vez, un pésimo día para la reputación del Consejo, que fue capaz de hacer ingresar a una narcotiranía como la de Maduro, que tiene un expediente horrible por crímenes de lesa humanidad elaborado por el propio Consejo de Derechos Humanos”, sostuvo esta semana, en diálogo con Infobae, el propio Arria.

El diplomático subrayó que Cuba, China y Rusia fueron los que ayudaron al régimen a conseguir los votos necesarios: “La votación fue fundamentalmente lograda por Cuba, que tiene mucha experiencia y conocimiento del medio. Se aseguraron que su sucesor sea Venezuela”. Recordó, además, que muchos países del Caribe durante años “fueron financiados por el chavismo”.

La ONU
La ONU

El régimen logró un asiento en el Consejo con el apoyo de 105 Estados miembros, mientras que Brasil retuvo su banca con 153 votos. Tercera quedó Costa Rica, con 96 sufragios, que recién hace dos semanas se postuló como candidata con el objetivo explícito de impedir que la dictadura se hiciese con un escaño. De hecho el anuncio realizado por su presidente, Carlos Alvarado Quesada, recibió un fuerte apoyo de gran parte de los países latinoamericanos y organizaciones de derechos humanos, como Human Right Watch (HRW). Pero el esfuerzo no alcanzó.

Arria calificó de “valiente y solidaria” la postulación de Costa Rica, y destacó la “activa” iniciativa de HRW, el Grupo de Lima y Estados Unidos, para que el país centroamericano se quedara con el segundo escaño para la región.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: