El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, contó en la tarde de este miércoles que fue un grupo de civiles portando armas largas que podría pertenecer a la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) el grupo que intentó secuestrar a una parte de su equipo de apoyo por la mañana.

"Estábamos trasladándonos a nuestra oficina y un grupo de motorizados vestidos de civiles portando armas largas, de guerra, interceptó a parte de nuestro equipo de apoyo, de manera irregular, y los amenazaron con llevarlos a la sede del DGCIM", contó Guaidó en una conferencia de prensa en la Universidad Metropolitana de Caracas.

El presidente interino dijo que, si bien los civiles armados no se indentificaron con ningún cuerpo, presumía que podían ser del DGCIM, como dijeron, aunque "también podrían haber sido colectivos chavistas" o de otra fuerza de represión del régimen.

"No nos van a intimidar. Cuestionamos quién había dado la orden. No hubo información y logramos que sesara la retención y la amenaza a nuestro equipo", explicó Guaidó, quien aseguró que estas "maniobras" eran parte del objetivo de "distracción" por parte del régimen el mismo día que se conoció que un avión procedente de Venezuela fue detenido con un cargamento de droga y más de un millón de dólares en República Dominicana y que comienza la Asamblea General de la OEA.

También pidió que "no nos acostumbremos a este tipo de persecución y secuestros" y recordó que hay 22 diputados perseguidos y allanados, y más de cien tiene procedimientos.

Guaidó también ser calificó como "una nueva novela" del "psiquiatra del dictador" a la denuncia del ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, de un plan opositor para matar a Nicolás Maduro.

El presidente interino recordó la suspensión de este lunes del acto por el Día del Ejército y dijo que en la Fuerza Armada "no hay línea de mando, en el régimen hay bandas tratando de hacerse con el poder" y se refirió al aislamiento internacional que está padeciendo la dictadura chavista: "Maduro tiene prestamistas y acreeedores, pero no tiene amigos. Está sólo, aislado".

"Vamos a hablar con todos los funcionarios civiles y militares para lograr que se pongan del lado de la Constitución", culminó su alocución.