Chris Long
Chris Long

Un artículo reciente acerca de un experimento muy poco convencional relacionado con un hombre que había recibido un trasplante de médula ósea ha suscitado algunas preguntas entre los lectores de The New York Times.

Cuatro años después del procedimiento que le salvó la vida, todo el ADN en el semen del paciente había sido remplazado por el de su donador. Esto tomó por sorpresa a los científicos forenses del Departamento del Alguacil en el condado de Washoe en Reno, Nevada, que estudiaban el caso.

Presentaron sus hallazgos en una conferencia internacional de ciencia forense para destacar cómo un trasplante de médula ósea podía, en teoría, crear confusión en una investigación. Las fuerzas de seguridad tienden a asumir que cuando un sospechoso o una víctima dejan un rastro de ADN, este es el ADN con el que ambos nacieron, no el ADN de un donador de médula ósea que vive a miles de kilómetros de distancia.

El sujeto del experimento, Chris Long, que trabaja en el departamento de informática de la agencia y no es sospechoso de ningún crimen, se había hecho una vasectomía. Este procedimiento, que se llevó a cabo muchos años antes de que Long se enterara de que padecía leucemia y que requería un trasplante de médula ósea, ha sido la fuente de muchas de las dudas de nuestros lectores.

Si el paciente se hizo la vasectomía, ¿cómo pudieron analizar su semen los científicos?

El semen y el esperma son dos cosas distintas. Los hombres que se hacen la vasectomía aún producen semen. Este semen sin espermas, al que también se le puede llamar líquido seminal, aún es objeto de estudio para los científicos forenses. Esto se debe a que puede utilizarse para identificar al sospechoso de un delito o sumar otro tipo de información a una investigación.

¿Entonces cómo terminó el ADN del donador en su semen sin espermas?

Para poder determinar de manera definitiva lo que sucedió en el caso de Long es necesaria una investigación más profunda. Sin embargo, varios expertos en trasplantes de médula ósea dijeron que los hallazgos de los científicos forenses tenían sentido desde un punto de vista médico y que la respuesta tenía que ver con los glóbulos blancos.

Los dos tipos más comunes de células que se encuentran en el semen son los espermatozoides y los glóbulos blancos, explicó Mehrdad Abedi, médico especialista en trasplantes de médula ósea en el Centro Oncológico Integral de la Universidad de California, campus Davis, quien fue doctor de Long, pero no participó en el experimento.

“Como se hizo la vasectomía, solo le quedaban los glóbulos blancos”, afirmó.

Elias Zambidis, investigador de células madre en el Instituto de Ingeniería Celular de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, concordó con la teoría de que los analistas habían detectado el ADN del donador en los glóbulos blancos.

El semen contiene varios tipos diferentes de glóbulos blancos, entre ellos los macrófagos, los neutrófilos y los linfocitos, los cuales sustentan el sistema inmunitario. “Estos pueden provenir de las vías urinarias o la próstata, y se encontrarán incluso en hombres que se hayan realizado una vasectomía”, comentó Zambidis. “Como todos los glóbulos blancos proceden del donador de médula ósea después de un trasplante, no sería sorprendente que los glóbulos blancos en una eyaculación también fueran del donador”.

¿Un hombre puede heredarle el ADN de su médula ósea a sus futuros hijos?

No. Varios expertos afirmaron que esto no es posible. En este caso en particular, el hombre se hizo la vasectomía, así que no es probable que tenga más hijos. Pero más allá de eso, los glóbulos blancos no crean espermatozoides, sino que crean más glóbulos blancos, aclaró Jonathon Epstein, director científico de la Escuela de Medicina Perelman en la Universidad de Pensilvania.

El ADN de los espermatozoides es el que el hombre hereda a sus hijos.

“No sabemos de una célula que pueda producir un espermatozoide”, dijo Epstein. “De hecho, a estas alturas, ni siquiera las células madre embrionarias pueden convertirse en espermatozoides, aunque hay gente que está trabajando para lograrlo”.

Dicho esto, hay varios tipos de quimerismo: el término técnico para los animales que tienen células de varios individuos. Aunque el quimerismo a causa de un trasplante de médula ósea no afectará la descendencia de una persona, otras formas de quimerismo sí podrían.

Graham Coop, profesor de Evolución y Ecología en la Universidad de California, campus Davis, compartió un dato fascinante: muchos monos titíes son quimeras en su línea germinal, es decir que el ADN en sus espermas u óvulos proviene de un individuo diferente que el resto de su ADN.

Los titíes intercambian sus células con las de sus gemelos en el útero. Por lo tanto, no es poco común que un mono tití les herede a sus crías el ADN de su hermano en vez del propio.

Chris Long en la oficina del alguacil del condado de Washoe en Reno, Nevada, el 14 de octubre de 2019. Long aceptó que lo usaran como conejillo de Indias en el experimento de sus colegas para comprender cómo un trasplante de médula ósea podría crear confusión en la investigación de un crimen.

*Copyright: 2019 The New York Times Company