Los miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias, una milicia compuesta por kurdos y árabes sirios, descansan en una posición detrás de la primera línea en Raqqa, la autoproclamada capital del grupo del Estado Islámico. (Ivor Prickett/The New York Times)
Los miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias, una milicia compuesta por kurdos y árabes sirios, descansan en una posición detrás de la primera línea en Raqqa, la autoproclamada capital del grupo del Estado Islámico. (Ivor Prickett/The New York Times)

La invasión turca al territorio controlado por los kurdos en el norte de Siria ha complicado una guerra ya de por sí caótica.

Lo que inició hace ocho años como un conjunto de protestas no violentas contra el gobierno sirio se transformó en un conflicto internacional entre docenas de facciones locales, el Estado Islámico y varios países extranjeros.

Ahora, un aliado de Estados Unidos está atacando a un grupo que combatió hombro con hombro junto a las tropas estadounidenses durante años, y gran parte del planeta se está tambaleando con el giro repentino que ha tomado esta guerra.

Repasemos los detalles de cómo los kurdos terminaron en el centro de este vertiginoso conflicto.

¿CUÁNTOS KURDOS HAY EN SIRIA?

Los kurdos son la minoría étnica más numerosa en Siria, pues conforman entre el 5 y el 10 por ciento de los 21 millones de habitantes sirios contabilizados en 2011. La mayoría vive en el norte del país, cerca de la frontera con Turquía, junto a árabes y otros grupos étnicos. También hay una gran población de kurdos en Turquía, Irak e Irán, pero no existe ningún país cuya mayoría de habitantes sean kurdos.

Combatientes kurdos después de una batalla con militantes del Estado Islámico cerca de la ciudad de Tel Tamer, Siria. (Mauricio Lima/The New York Times)
Combatientes kurdos después de una batalla con militantes del Estado Islámico cerca de la ciudad de Tel Tamer, Siria. (Mauricio Lima/The New York Times)

¿CÓMO SE INVOLUCRARON LOS KURDOS SIRIOS EN LA GUERRA?

A medida que las demostraciones pacíficas contra el presidente Bashar al Asad se fueron convirtiendo en una guerra civil armada en 2011 y 2012, varias facciones compitieron por el control de Siria: milicias a favor del gobierno, rebeldes que peleaban por un Estado más democrático, extremistas islámicos y milicias de minorías religiosas y étnicas que buscaban proteger sus territorios de los ataques.

Entre ellas se encontraban varias milicias kurdas. Las Unidades de Protección Popular (también conocidas como YPG, por su sigla en kurdo) eran las más fuertes de ellas.

¿CÓMO SE INVOLUCRÓ ESTADOS UNIDOS EN LA GUERRA?

Durante muchos años, el gobierno de Obama se rehusó a desempeñar un papel directo en la guerra de Siria y prefirió proveer financiamiento y capacitación a algunos grupos rebeldes.

Una imagen del líder del Partido de los Trabajadores Kurdos, Abdullah Ocalan, cuelga en una pared de una panadería en Kobani, Siria. (Mauricio Lima/The New York Times)
Una imagen del líder del Partido de los Trabajadores Kurdos, Abdullah Ocalan, cuelga en una pared de una panadería en Kobani, Siria. (Mauricio Lima/The New York Times)

Sin embargo, el presidente Barack Obama cambió de opinión cuando el Estado Islámico se aprovechó del caos de la guerra para capturar vastas extensiones de territorio sirio e iraquí.

En 2014, Estados Unidos se unió a una coalición internacional para combatir a los militantes, efectuando ataques aéreos y posteriormente construyendo bases militares en territorio sirio para apoyar operaciones terrestres contra el Estado Islámico.

¿CÓMO SE CONVIRTIÓ ESTA MILICIA KURDA EN UN ALIADO DE ESTADOS UNIDOS?

Mientras los combatientes del Estado Islámico arrasaban Siria, las Unidades de Protección Popular emergieron como uno de los pocos grupos armados sirios capaces de enfrentar a los extremistas de manera consistente. Cuando la coalición internacional liderada por Estados Unidos recurrió a colaboradores locales para contener a los militantes, la milicia kurda les pareció la opción más confiable.

¿POR QUÉ LOS KURDOS SIRIOS CONTROLAN TANTOS TERRITORIOS?

A medida que la milicia kurda expulsaba paulatinamente al Estado Islámico del norte de Siria —y perdió un aproximado de 11.000 soldados en el proceso— asumía el dominio de las tierras capturadas. La milicia finalmente tomó el control de alrededor de un cuarto de la masa terrestre de Siria, incluyendo la mayoría de la frontera con Turquía y otras áreas mayormente pobladas por árabes y otros grupos étnicos.

Tropas estadounidenses cerca de Manbij, Siria. (Mauricio Lima/The New York Times)
Tropas estadounidenses cerca de Manbij, Siria. (Mauricio Lima/The New York Times)

¿POR QUÉ TURQUÍA QUIERE EXPULSARLOS DEL ÁREA?

La milicia tiene ramificaciones con el grupo guerrillero kurdo conocido como el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK, por su sigla en kurdo), el cual desde hace décadas ha estado llevando a cabo una insurrección dentro de Turquía. Turquía y Estados Unidos lo consideran una organización terrorista.

Turquía percibe como un riesgo de seguridad grave el hecho de que los kurdos controlen un área tan cercana a su frontera, y teme que el sector se convierta en un refugio para los disidentes que huyen de Turquía, o un trampolín para los rebeldes que planeen atentados en suelo turco.

La hostilidad turca hacia los grupos kurdos puso a Estados Unidos en un aprieto: uno de sus aliados, Turquía, miembro de la OTAN y colega adversario del gobierno sirio, tenía el deseo de destruir a otro aliado estadounidense, la milicia kurda que estuvo en el frente de batalla combatiendo al Estado Islámico.

¿CÓMO INTENTÓ ESTADOS UNIDOS SOLUCIONAR ESTE PROBLEMA?

El gobierno de Obama intentó minimizar las conexiones de la milicia con las guerrillas en Turquía, alentando al grupo a que cambiara su nombre y reclutara más combatientes no kurdos. El grupo ahora se llama Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) y alrededor del 40 por ciento de sus combatientes son árabes o provienen de otras etnias, de acuerdo con una estimación realizada por funcionarios estadounidenses en 2016.

Los soldados estadounidenses también empezaron a actuar como conciliadores de facto, patrullando la frontera turca, primero por su propia cuenta, luego en conjunto con las tropas turcas.

En meses recientes, Estados Unidos convenció a las autoridades kurdas de retirar a los soldados de la frontera y desmantelar un conjunto de fortificaciones defensivas, como una muestra de buena voluntad a Turquía.

Los combatientes kurdos de YPG inspeccionan mapas y verifican ubicaciones mientras coordinan un ataque aéreo con las fuerzas estadounidenses contra una posición del Estado Islámico, en Hasaka, Siria. (Mauricio Lima/The New York Times)
Los combatientes kurdos de YPG inspeccionan mapas y verifican ubicaciones mientras coordinan un ataque aéreo con las fuerzas estadounidenses contra una posición del Estado Islámico, en Hasaka, Siria. (Mauricio Lima/The New York Times)

¿POR QUÉ LA POLÍTICA DE ESTADOS UNIDOS CAMBIÓ TAN BRUSCAMENTE?

El presidente Donald Trump tiene tiempo queriendo retirar a las tropas estadounidenses de Siria, pues afirma que su país debe evitar “guerras interminables”. Trump ya había ordenado la retirada en diciembre, pero suspendió el plan luego de que su secretario de Defensa, Jim Mattis, renunció en protesta.

Al parecer, los soldados estadounidenses se quedarían en Siria a largo plazo. Los comandantes estadounidenses les aseguraron a sus contrapartes kurdas que se encargarían de mantener la paz en el norte de Siria por el futuro inmediato.

Pero el 6 de octubre, de repente, Trump cambió nuevamente de opinión durante una llamada telefónica con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Acto seguido, ordenó a las tropas estadounidenses abandonar el área fronteriza.

Eso le dio a Turquía pleno acceso al territorio kurdo. Una fuerza conformada por tropas turcas y sus apoderados árabes sirios iniciaron la invasión el 9 de octubre.

¿ESTADOS UNIDOS HA ABANDONADO POR COMPLETO EL ÁREA?

No del todo.

Inicialmente, los soldados estadounidenses se retiraron de un sector relativamente pequeño de la frontera entre Turquía y Siria para ser reasignados a puestos de avanzada estadounidenses en otras partes del territorio sirio controlado por los kurdos.

Pero en medio del caos de la invasión, en el que soldados estadounidenses estuvieron a punto de ser bombardeados por accidente, el Pentágono ha ordenado una retirada total del norte de Siria. Es muy probable que eso tome varios días.

Por ahora, solo quedará una pequeña base estadounidense en el sur de Siria.

El gobierno de Trump ha amenazado con imponer sanciones económicas a Turquía por su ataque a los kurdos. El lunes, Trump afirmó que iba a detener las negociaciones comerciales con Turquía y a duplicar los aranceles a las importaciones de acero turco.

*Copyright: c. 2019 The New York Times