Joaquim Maria Machado de Assis
Joaquim Maria Machado de Assis

RECIFE, Brasil — Ricardo Pavan Martins recuerda haber leído durante la primaria y la secundaria a Joaquim Maria Machado de Assis, uno de los escritores más sobresalientes de Brasil.

Así que el hombre de 29 años, que vive en Bauru, estaba impactado de ver una nueva imagen de Machado que se ha vuelto viral en el país. La imagen lo muestra con una tez de color marrón-chocolate, considerablemente más oscuro de lo que luce en la fotografía blanco y negro que aparece en virtualmente todos sus libros y cuelga de manera prominente en la Academia Brasileña de Letras.

"Siempre lo imaginé blanco porque esta es la imagen por defecto de la mayoría de los escritores", dijo Martins. "Estoy seguro de que si el color de piel de un autor tan importante hubiera sido al menos analizado durante mi experiencia en la escuela, mis amigos negros se habrían sentido más representados".

Entre los escritores brasileños, Machado, quien vivió de 1839 a 1908, ocupa una posición única. Dom Casmurro, su obra maestra de 1899 sobre infidelidad y celos, es una lectura obligada en algunas escuelas de todo el país. Calles y estaciones de metro en todo Brasil llevan su nombre. Susan Sontag lo llamó "el más grande escritor jamás creado en Latinoamérica", y otros lo han comparado con Flaubert, Kafka, Henry James y Alice Munro.

La tradicional fotografía histórica de él muestra a un hombre cuya piel es casi tan pálida como su reluciente camisa blanca. Sin embargo, un nuevo proyecto, desarrollado por la oficina en São Paulo de la agencia publicitaria Grey y la Universidad Zumbi dos Palmares de São Paulo, una institución predominantemente negra, recrearon esa fotografía de una manera que los líderes del proyecto afirman que refleja con mayor precisión cómo lucía Machado.

Se sabe que Machado era descendiente de esclavos liberados, pero la nueva renderización, que lo muestra como un hombre negro, ha cimbrado a los brasileños, lo que ha causado que algunos reconsideren el modo en que leyeron previamente su obra y enfurecido a quienes sienten que su legado había sido blanqueado.

"Machado de Assis fue básicamente convertido en un hombre rubio de ojos azules", dijo José Vicente, fundador y director de la Universidad Zumbi dos Palmares, llamada así por el líder de una rebelión de esclavos brasileña del siglo XVII.

Su escuela lidera el proyecto como parte de un esfuerzo para "reconstruir a estas personas negras de la historia brasileña quienes a través del tiempo se volvieron blanqueadas o su obra se ha olvidado", dijo. "Pienso que este proyecto muestra qué tan profundo y poderoso puede ser el racismo, pero también la importancia y la necesidad de reconocer a la cultura negra no solo para la comunidad negra, sino para toda la humanidad. Pienso que es necesario para nuestro país, Brasil, que se se conozca a sí mismo".

La universidad trabajó en conjunto con Grey, que contrató a historiadores para garantizar la precisión de la imagen y posteriormente administró la mercadotecnia y la difusión del proyecto. Llamado Machado de Assis Real, este alienta a los lectores a descargar e imprimir la nueva imagen y muestra publicaciones en Instagram de estudiantes que la pegan sobre las existentes en sus libros, junto a la etiqueta #MachadoDeAssisReal.

La siguiente meta, dijo Adriano Matos, director creativo de Grey en Brasil, es remplazar el retrato de Machado en la Academia Brasileña de Letras, de la cual el novelista fue el presidente fundador. El actual presidente de la academia se reunió con los líderes del proyecto en mayo para recibir el nuevo retrato, que ahora cuelga en los muros de la academia.

Matos espera que los editores comiencen a usar la nueva imagen en las portadas de los libros. "Nuestra meta es que un día puedas usar la búsqueda de imágenes de Google y solo veas imágenes de Machado de Assis como un hombre negro", dijo.

Al menos un pequeño editor brasileño, Mâle, se ha comprometido a publicar la obra de Machado con el nuevo retrato. Las casas editoriales en Estados Unidos, como Norton imprint Liveright, que publica las obras traducidas del autor, dijeron que no habían escuchado del proyecto pero que estarían abiertas a considerar un nuevo retrato.

 

No queda claro cómo o por qué la imagen de Machado fue blanqueada. Los académicos que estudian a Machado como G. Reginald Daniel, un profesor de Sociología en la Universidad de California, campus Santa Bárbara, dijeron que en el Brasil del siglo XIX, los editores de Machado "totalmente lo hubieran deseado blanco para venderlo. Que las personas vieran a este gran autor como de descendencia africana habría sido muy problemático para algunos".

"Fue admirado durante un periodo en la sociedad brasileña en la que para ser reconocido y valorado tenías que ser blanco", dijo Matos. "Nunca hubiera sido tomado en serio, y nunca hubiera logrado el éxito comercial si las personas hubieran conocido su verdadera identidad racial. Habría sido un fracaso si hubiera sido conocido como negro".

No obstante, algunos de los más familiarizados con la vida de Machado están ambivalentes sobre el impulso de identificarlo como negro. Daniel, que escribió un libro en el que se explora la identidad mestiza de Machado, dijo que aunque elogia los esfuerzos para "rerracializarlo", "el verdadero Machado de Assis no era un hombre negro sino de raza mixta. Representarlo de otra manera hace que se pierda la dualidad y la experiencia intermedia que tuvo como un hombre birracial".

Tal vez está en juego un aspecto generacional en la reimaginación de Machado que el proyecto impulsa. Algunos brasileños de mayor edad están más conscientes de la identidad racial del escritor, mientras que los más jóvenes, a los que no se les enseña en la escuela, no lo están. Para los estudiantes negros involucrados en el proyecto, como Mayra Salles, es un esfuerzo por cambiar el modo en que las generaciones futuras de brasileños negros se consideran a ellos mismos.

"Espero que personas como yo no tengamos que negar o borrar el color de nuestra piel", dijo Salles, de 26 años, una estudiante de la Universidad Zumbi que también es becaria en Grey. "Este proyecto es una alerta para el mundo: Estamos aquí y no daremos ni un paso atrás. Nos estamos preparando para no tolerar más la violencia y discriminación que genera el racismo".

* Copyright: 2019 The New York Times News Service