Hace tres años las actrices Sofía Elliot y Valentina Godfrid decidieron armar un canal de YouTube al que bautizaron: "Cómo salir del clóset con Valen y Sofi", que hoy cuenta con más de 57 mil suscriptos. Lo crearon porque querían tener un espacio para comunicarse en libertad, para crear y, sobre todo para dar un servicio. Ellas, dicen, buscan ayudar a otros a aceptarse como son, con sus individualidades, porque después de todo se trata de eso: de ser genuino con quien uno es, o, mejor dicho, con quien uno "está siendo" en cada momento.  Para ellas, la identidad de género es fluida: no hay una sola, todo el tiempo.

Sofía y Valentina llegan puntual a la cita. Entran sonriendo, saludan y nos sentamos en los estudios de Infobae. Durante la entrevista se expresan, tal como lo hacen en su canal, con mucho humor y frescura.

"A mí me costó mucho salir del clóset", asegura Valentina, al comienzo de la charla. Para Sofía tampoco fue fácil. Desde su canal buscan hacer más sencillo ese tránsito para otros. Y aclaran que cuando hablan de "salir del clóset" no sólo hacen referencia a la identidad de género, o deseos sexuales, sino a todo aquello que uno no termina de aceptar. En momentos de deconstrucción, de cuestionamientos de mandatos impuestos, un espacio como el de ellas puede ayudar a disfrutar del camino. Y ellas decidieron emprender este camino con humor, tal como se percibe al hablar con ellas.

Valentina Godfrid y Sofía Elliot se casaron en 2017.
Valentina Godfrid y Sofía Elliot se casaron en 2017.

Sofía y Valentina están casadas hace dos años. Son actrices hace años, tenían gente en común, así que un día se conocieron y entablaron una amistad. Esa amistad, con el tiempo, devino en amor, y en 2017 se casaron. Ellas vivieron ese casamiento como una gran victoria. La victoria del amor.

Sofía Elliot participó del proyecto Televisión por la identidad, que se ganó un Emmy y cuatro Martín Fierro. También fue parte del programa Vidas robadas, que obtuvo, en 2009, el Martín Fierro de Oro. Y por su papel en esa novela fue distinguida como Revelación Femenina por Clarín Espectáculos. A su vez, trabajó en muchos otros ciclos de TV como Casi Ángeles, Alguien que me quiera y Loco por vos.

Valentina Godfrid es productora, actriz y trabaja en una empresa. Además de hacer contenido para el canal de YouTube, comparte tutoriales de maquillaje desde su cuenta de Instagram y ahora está escribiendo un libro junto a Sofía, que también dicta talleres de actuación y tiene su propia productora de contenido digital.

También está gestando algunos proyectos para un futuro cercano: "Estoy incursionando en sexualidad e ideología de género, quiero hacer tutoriales pensados para gente mayor, educar a gente de la tercera edad, desde un lugar amoroso y sin juzgar, para los que quieran porque me encontré con mucha gente mayor que quiere saber", dice.

Esta semana estuvieron en el evento YouTube Pop-Up Space, donde se reúnen los creadores de contenido más destacados del país para participar de tres jornadas consecutivas de capacitación y actividades.

Sofía y Valentina son espontáneas, hablan en dúo y se ríen mucho. Durante la charla van y vienen entre recuerdos y proyectos a futuro.

-¿Cómo surgió la idea de hacer el canal de YouTube?

Valentina Godfrid: – Un día estábamos tomando un vino y yo le digo: "mi amor, tendríamos que hacer algo para que la gente se empiece a sentir bien con quien es". A mí me costó tanto salir del closet, aceptarme, perdonarme porque se me habían cruzado muchísimas cosas por la cabeza que no entendía. Tuve muchas culpas hasta entender el proceso de liberación, digamos y entender que para mí era más importante poder ser libre que cualquier otra cosa porque también, en algún momento, comenzó a afectar mi salud y otras cosas y dije: "Gorda, tenemos que hacer otra cosa con la capacidad de comunicación que tenemos por ser actrices, para que la gente sea libre". Y ahí ella me propuso, me dice: "¿Por qué no hacemos un canal de YouTube"; y dije : "Me encanta". Nunca se me hubiese ocurrido. Nosotras siendo actrices estábamos siempre esperando que nos llamara un productor para poder comunicar o lo que fuera y esto fue increíble porque nos convertimos en nuestras propias productoras. Y ella me explicó: "Vos imaginate la libertad que vamos a tener. Nadie nos va a tener llamar, vamos a poder producir a nuestro horario, poder hacer lo que queramos, el contenido, vamos a poder hablarle a la gente que queremos.

Sofía Elliot: -Obviamente yo, cobarde total, le dije: "vas vos primero, yo todavía no salgo del closet públicamente".

VG: -Dijo todo esto pero: ""Andá vos".

SE:-También porque nos hubiera gustado cuando éramos más chicas, tener un canal con estas característica como para tener herramientas ante lo que es la sexualidad de uno y la duda, y qué me pasa, por qué me siento así, ¿soy normal? y un montón de cosas. Nosotras, en el canal, cuando lo arrancamos, lo hicimos con la idea de salir del clóset como algo sexual. Hoy después de tres años de estar haciéndolo estamos planteando más un concepto de libertad, en general. Porque el canal también va mutando en torno a la gente, las necesidades, las dudas y las generaciones; porque también es cierto que todo está cambiando muy rápido, por suerte.Y si bien todavía falta un montón , nosotras lo que intentamos hacer es tratar de ver cuál esa necesidad de comunicar.

Valentina Godfrid trabaja en una empresa, produce contenido digital y ahora está escribiendo un libro, junto a su esposa.
Valentina Godfrid trabaja en una empresa, produce contenido digital y ahora está escribiendo un libro, junto a su esposa.

VG:Y entender que todos y todas tenemos un clóset del cual salir. Es lo que decimos al final de cada video y es real. El clóset es cualquier cosa que vos tengas oscura en tu cabeza y se agranda. A nosotras nos llegan mensajes de todo tipo. Siempre cuento lo mismo pero es increíble: un día un taxista mandó un mensaje y dijo: "Yo soy pintor y me da mucha vergüenza decirlo porque cuando yo era chico mi papá me dijo que por ser pintor…"tenía todas connotaciones negativas a nivel sexual y le quedó eso en la cabeza y ahora no se lo podía contar a sus compañeros de laburo y todo lo que le pasaba. Qué loco que una persona toda su vida quiso ser pintor y por lo que le dijo su padre no se anime.

SE: -Súper condicionado.

VG: -Re contra condicionado. Así que hay millones de clésets, millones. Pensá qué cosas hay en tu cabeza que no le quieras contar a la gente.

-¿Sienten que hay una mayor apertura en el último tiempo? Pareciera ser que sí, ¿pero es real o es medio de cartón todo eso?

SE:Creo que hay una doble moral. Ahora, te juro que la generación de los niños no nacen con el chip de discriminación, ese chip lo escuchan en su casa, en el colegio, avalados por algún adulto que escucharon por ahí donde empiezan estos condicionamientos del ser. ¿Qué quiero decir con esto? Es importante marcar las generaciones. El chico que discrimina es al que le marcan que algo está mal, pero fue el adulto el que se lo marcó.

VG: -Nosotras también trabajamos mucho en no pelear, contamos todo desde el lado de amor. Decimos que los niños, las niñas y los adolescentes y las adolescentes no tienen por qué esperar que su familia festeje cuando ellos dicen "soy gay" o "me gusta una chica", o "soy bisexual". Uno viene viviendo un proceso en el que se van dando de un montón de cosas, un proceso de aceptación propia. De golpe le decís a tu papá o mamá, por ejemplo, siendo mujer: "me gusta una chica", y no podés esperar que entiendan todo en cinco minutos y te besen y abracen. Hay casos, pero…

SE: -A vos te pasó

VG: -A mí me pasó, pero en general no pasa eso. Decimos: no peleemos, porque si vos estás esperando respeto, no podés esperar que la persona que tenés enfrente te entienda al toque. Siempre hay que reeducar con respeto, con amor. Estar bien plantada para enfrentar una situación en la que entendemos que estamos en un mundo donde la gente piensa diferente. Entonces, visto desde ese lado y tratado de ese lado, hacemos los videos de YouTube. No sabés la cantidad de mensajes que recibimos de padres, abuelos diciendo "gracias". También de jóvenes que se sienten bien y felices, que se relacionan con lo que estamos diciendo. Les damos herramientas para estar tranquilos y entender que se puede vivir bien también y que nadie hizo nada malo. Todos tenemos derecho al amor y a ser libres, el amor es un derecho humano.

Cómo fue salir del clóset para ellas

-Sé, por lo que vi en el canal, que a vos, Valentina, te costó mucho salir del clóset. ¿Fue más un tema interno que de aceptación familiar?

VG: -Sí, estaba grande yo también. Yo tenía 30 y como que la dependencia de mi familia también era menor. Entiendo que mi salida del clóset a los 30 no es lo mismo que alguien que es mucho menor y depende económicamente de los padres y depende de muchos aspectos de los padres. Esto es así, hay una diferencia. Ahora yo lo planteé desde este lugar: ésta es mi vida, ésta es mi felicidad, éste es mi camino, ella es el amor de mi vida y si se quieren sumar, se suman y sino se quieren sumar, no se sumen, y respeto también esa la decisión. Pero ésta es mi vida y ésta es la forma en que la voy a vivir.

-¿Y en tu caso, Sofi?

SE: -En mi caso honestamente fue más complicado.

-¿Cuántos años tenías cuando lo dijiste?

SE: -Yo tenía 21, 22 años. Salí con mi familia, con amigos y después lo más difícil también fue el laburo, tener miedo. Porque un productor muy conocido me dijo: "Si decís que sos lesbiana no vas a trabajar más". Obviamente eso me generó como una sensación de miedo absoluto, por eso yo también, cuando estuve muy expuesta en Vidas robadas y en otras series me daba miedo hacer notas, porque me daba miedo cuando venía la pregunta: "¿Con quién estás de novia?" El tema del amor, el miedo a mentir y no saber qué responder me generó como un personaje antipático. Yo no estaba bien, no estaba feliz. Para mí fue muy complicado, si lo pongo en la balanza: a nivel familia y laburo.

Sofía Elliot Sofía Elliot participó de “Televisión por la identidad” y “Vidas robadas”, entre otras series. Ahora está abocada a producir contenido digital y dictar talleres.
Sofía Elliot Sofía Elliot participó de “Televisión por la identidad” y “Vidas robadas”, entre otras series. Ahora está abocada a producir contenido digital y dictar talleres.

VG: -Bueno y si somos realistas, y lo podemos decir tranquilamente…

SE: -Yo no laburé más, no tuve más contratos.

VG: -No laburaste nunca más.

-¿Eso desde cuándo?

SG: -Desde finalizado 2010, 2011.

VG: -Desde que saliste del clóset, desde que dijiste que eras lesbiana.

Las etiquetas y la identidad fluida:

-¿Y cuándo lo dijiste públicamente por primera vez?

SG: -Se decía, se hablaba, se rumoreaba, pero bueno nunca como que le di importancia a eso, decía: "Bueno, ya se van a olvidar". Y siempre era esto de la etiqueta: "lesbiana". Siempre con Valen hablamos: "etiquetemos para desetiquetar". No soporto las etiquetas.

VG: -Pero la única manera de encontrar a la gente que se siente relacionada con vos es etiquetándote, porque hay también una necesidad de etiquetarse, para protección

SE: -Para tener una referencia.

-¿Y ustedes cómo se auto etiquetan? ¿Cómo se identifican?

SE: – Yo "estoy" lesbiana (risas). "Estoy" lesbiana y yo le digo a ella: ¿qué pasa si el día de mañana nos separamos o pasa algo y yo quiero estar con un tipo? ¿qué fui, al final de mi vida?

– Estás siendo, todo el tiempo. Es así

SE: -Y sí, por eso digo que etiquetarse, para mí, etiquetarte lo que te saca es la posibilidad de sentir. La etiqueta es algo mental.

VG: -Mirá yo me había etiquetado heterosexual, cuando era chica, cuando era adolescente. Me imaginé casada con un chongo, un perro, no sé, el perro perfecto, ¿entendés?. Pará: casada con un perro no (risas)

SE: -Tus hijos peludos (risas)

VG: -Me imaginé la casa, el marido, todo perfecto como supuestamente debería ser.

SE: -Bueno, lo conociste, solo que yo después te saqué de ahí.

VG: -También

SE: -El chico de Chile. Un bombonazo.

VG: -Un bombonazo. Era muy lindo pero a mí no me gustaba. Hermoso, divino, y si me estás viendo: divino, pero no.

-¿Y le dijiste en su momento por qué cortabas?

VG: -No, corté. Pero yo no sabía a qué volvía. Yo me fui, en ese momento, de viaje a Chile con él. Gracias, mirá dónde nos metemos (risas)

SE:– Te tiré un pelotón.

VG: -Un pelotazo me tiraste (risas). Pensar que yo me fui de viaje con él y me volví porque estaba pensando en ella.

SG: -Yo no sabía eso, no me hago cargo de lo que está diciendo.

VG: -Ella no sabía. Yo estaba como muy enganchada, éramos amigas.

SE: -Contá lo que te dije.

VG: -Me dijo: "Si te gustan las mujeres igual que los hombres, andá por los hombres porque la vida es más fácil". Bueno, listo.

SE: -Todos dicen que fue una estrategia para que ella termine conmigo (risas)

VG: -Me hizo la psicología inversa (risas)

-¿Vos de verdad pensabas eso?

SE:-Sí.

-¿Seguís pensando eso?

-SE: No, hoy no. Pero yo, en ese momento, pensaba eso, pero me estoy deconstruyendo. Entonces creo que es hermoso haberme casado con ella, vivir mi vida con ella. Me siento 1.000 por ciento, porque me saque un mochilón. Cuando salí del closet, en el video de YouTube dije: "Listo, no me para nadie, me siento invencible, que puedo parar una bala con mi mano".

VG: -¿Sabés qué pasa? Ningún miedo en el mundo es más fuerte que poder vivir libre. El estar dentro de un clóset, no ser vos misma, el tener miedo a ser, a expresarte. Esto de no poder ser, estar en una oscuridad total y tener que ocultar quien sos. Todo eso es el miedo. El miedo a perder una persona. Si perdés a alguien es porque no te amaba como sos. Porque ¿a quién le importa lo que haces en la cama? No es solo el amor, podés tener una orientación sexual y no sexoafectiva y a nadie debería importarle lo que hacés en tu vida privada.

-¿Y vos cómo te definís entonces?

VG: -Yo no me defino nunca. Yo digo que soy lesbiana, estoy re torta porque estoy casada con una mujer. Ahora: es evolutivo esto. No puedo decir "soy tal cosa". Hay otra categoría que es la pansexualidad, que uno se enamora del alma de la persona y creo que yo soy eso, porque yo valoro mucho a la persona. Yo tengo  en cuenta más el alma de la persona que el cuerpo, la genitalidad, o el género que, quieras o no, es una construcción social. Igual capaz me preguntas en un año y digo otra cosa. Voy evolucionado con lo que voy aprendiendo. Hace un año no te decía lo que te digo hoy. Así como ella me dijo: "Es más fácil la vida con un hombre que con una mujer". Para mí, hoy es más fácil la vida con una mujer.

Los proyectos laborales: todo lo que hacen además del canal

-¿Cuánto representa los ingresos del canal de YouTube en su economía?

SE: -Un cinco por ciento.

-¿Qué otras cosas hacen, además del canal?

SE: -Tengo mi propia productora de contenido digital, doy workshops de capacitación sobre actuación y producción en las redes sociales. Ahora, por ejemplo, arranqué con la parte de gaming. "Jubigamer" me llamo: jubilada gamer (risas).

VG: -¿Podés creer? Se puso la jubigamer.

-Yo también juego

SE: -¿Vos también jugás?

-Claro, ¡vamos!

VG: -Ay, no te puedo creer, ahí tenes una amiga para hablar.

SE: -¿Viste que hay público para esto? yo sabía.

-Hay una abuela gamer también. Una abuela en serio

SE: -¿Acá en argentina?

-Sí

SE: -La voy a buscar.

VG: -Júntense, por favor, sean amigas.

SE: -Soy Jubigamer, y estoy en Instagram, por ahora, pero vamos a incursionar en YouTube, también. Ahora está  el formato de YouTube Pop-Up Space en Argentina y justo ahí tengo mi capacitación en gaming.

-¿A qué jugás?

SE: -Ahora hago reseñas de juegos en formato celular.

VG: -¿Vos lo podés creer?

-Vos estás indignada

VG: -Mi casa es…yo haciendo tutoriales de maquillaje y ella grita: "tomá te maté".

SE:-No me deja jugar a esos juegos de tiro.

VG: -Los de violencia no porque además después sueña (risas).

SE: -Es verdad (risas).

Sofía y Valentina son las creadoras del canal de YouTube “Cómo salir del clóset con Valen y Sofi”.
Sofía y Valentina son las creadoras del canal de YouTube “Cómo salir del clóset con Valen y Sofi”.

El sexo entre mujeres y la audiencia del canal

En el canal suelen recibir muchas consultas sobre el sexo entre mujeres: desde cómo lo experimentan hasta qué cuidados o precauciones se deben tomar. "Las dos nos tomamos con mucha responsabilidad el rol que tenemos. Gracias a YouTube tenemos más de 7 millones de vistas. Nos parece muy importante saber de determinados temas. Yo me metí en sexología y la ideología de género", explica Valentina.

En lo que respecta al sexo entre mujeres, hablan sin tapujos de muchos tabúes que hay en torno a cómo es su experiencia. También hablan desde el punto de vista de la profilaxis y los cuidados que hay que tener en los encuentros para evitar las enfermedades de transmisión sexual.

"YouTube nos dio la posibilidad de llegar a millones de personas con temas complicados, de los que la gente no habla. He tenido mensajes de mujeres que dicen: 'Yo me contagié por no saber que el sexo entre dos mujeres puede generar contagio'. ¿Cómo la gente no sabe esto?", menciona Valentina.

Dicen que en el canal tienen seguidores de todas las edades, pero que en su mayoría están entre los 20 y los 35 años. Destacan que también hay gente mayor, de más de 80 años, que consume el contenido que hacen. "Tenemos el doble de vistas que gente suscripta. Mucha gente no se suscribe por el nombre del canal y el miedo al qué dirán", dice Sofía. Y cuenta que entre seguidores hay muchas parejas heterosexuales. "El año pasado, hicimos una juntada closetera y vino una pareja (ella y él, de unos 45 años) manejando desde Salta. Nos agradecieron porque nosotras, 'las tortitas' les salvamos el matrimonio. ¿Por qué? No sé, pero estaban súper agradecidos", dice Sofía, entre risas.

"Es que somos una pareja y hablamos de la relación, los celos, hablamos de muchos temas siempre con humor", remata Valentina.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: