El papa Francisco junto al cura uruguayo Gonzalo Aemelius, que fue nombrado como su nuevo secretario personal (AP)
El papa Francisco junto al cura uruguayo Gonzalo Aemelius, que fue nombrado como su nuevo secretario personal (AP)

El papa Francisco nombró como su secretario personal al uruguayo Gonzalo Aemilius, del clero de Montevideo, informó la Santa Sede en un comunicado.

Aemilius, de 40 años, trabajará junto al actual secretario particular, Yoannis Lahzi Gaid.

"El papa Francisco nombró como secretario personal al padre Gonzalo Aemilius, del clero de Montevideo, Uruguay", indicó la fuente, que señaló que Ameilius "fue ordenado párroco el 6 de mayo de 2006 y es doctor en Teología".

Aemilius tiene 40 años y trabajará junto al actual secretario particular, Yoannis Lahzi Gaid.
Aemilius tiene 40 años y trabajará junto al actual secretario particular, Yoannis Lahzi Gaid.

Gonzalo Aemilius fue director del Liceo Jubilar Juan Pablo II de Montevideo, un centro educativo privado y gratuito para jóvenes de hogares humildes, cuya labor elogió el papa Francisco durante una homilía hace casi siete años.

A mediados de marzo de 2013, el sumo pontífice agradeció durante una misa en el Vaticano el trabajo que desarrolla el liceo uruguayo y presentó en público al padre Gonzalo Aemilius, que estuvo al frente del centro hasta 2012.

Aemilius es doctor en teología y proviene de una familia acomodada de Montevideo.
Aemilius es doctor en teología y proviene de una familia acomodada de Montevideo.

Se conocen desde 2006, cuando el Cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, lo llamó porque había oído hablar de su trabajo con los niños de la calle, informó Vatican News. El sacerdote uruguayo Gonzalo Aemilius es doctor en teología. Toma el lugar del padre Fabián Pedacchio, el sacerdote argentino que trabajó junto a Francisco desde 2013 hasta 2019, que regresó en diciembre pasado a su puesto en la Congregación de los Obispos.

Aemilius proviene de una familia acomodada de Montevideo, de una abuela judía y de padres no creyentes, Gonzalo Aemilius se convirtió durante la escuela secundaria, sorprendido por la sonrisa y la alegría en el rostro de algunos sacerdotes que ayudaban a los niños de la calle a pesar de las amenazas de muerte. Decidió hacerse sacerdote y dedicar su vida a los niños pobres y abandonados de su país.

Con información de agencias

MÁS SOBRE ESTE TEMA: