Lanzamiento de prueba de un misil balístico de mediano alcance de Corea del Norte (AP, Archivo)
Lanzamiento de prueba de un misil balístico de mediano alcance de Corea del Norte (AP, Archivo)

El ministerio de Defensa de Corea del Sur señaló que Seúl Washington han estado trabajando estrechamente para analizar la “prueba muy importante”, en palabras del régimen norcoreano, ocurrida el fin de semana y que las imágenes satelitales apuntan al ensayo de un motor para misiles balísticos, subrayando la actitud cada vez más desafiante que Pyonyang está adoptando ante Washington, reportaron la agencia surcoreana Yonhap y EFE.

Las imágenes analizadas, tomadas por la empresa Planet labs el sábado y el domingo, corresponden a la base de lanzamientos espaciales de Sohae (noroeste del país).

Las del sábado muestran actividad en torno al banco vertical de pruebas para motores, mientras que las del día siguiente muestran la zona más despejada y alteraciones en el suelo que habrían sido provocadas por las altas temperaturas generadas por el escape de un motor.

La base de misiles de Sohae

Pyonyang solo dijo el domingo que había realizado con éxito el día anterior “una prueba importante” en la base de Sohae y el Ministerio surcoreano de Defensa se limitó a decir este lunes que aún está analizando lo acontecido.

Sohae es un recinto empleado para lanzar satélites (algo que la comunidad internacional ha considerado pruebas de misiles balísticos encubiertas, ya que la tecnología para enviar satélites al espacio o disparar ojivas es la misma) que ha sido clave para el desarrollo del programa armamentístico norcoreano, especialmente en lo que se refiere a motores de combustible líquido para proyectiles.

Los ejércitos surcoreano, estadounidense y japonés no detectaron ningún lanzamiento desde Sohae el fin de semana si bien anteriores fotos por satélite habían mostrado ya actividad en torno al mencionado banco de pruebas.

El hecho de que fuera la Academia de Ciencias de Defensa Nacional la que emitiera además el comunicado del domingo deja pocas dudas sobre las implicaciones del test.

Una imagen satelital de Sohae, tomada en marzo de 2019 (Reuters)
Una imagen satelital de Sohae, tomada en marzo de 2019 (Reuters)

Este organismo es el que ha estado a cargo del desarrollo de las armas más avanzadas del régimen, incluidos los misiles de alcance intercontinental Hwasong-14 y 15, cuyos motores fueron testados por última vez precisamente en Sohae en marzo de 2017.

Un motor de combustible sólido

Con estas pistas, algunos expertos no descartan que Corea del Norte incluso haya podido probar el sábado un motor de combustible sólido, más peligroso que uno que use combustible líquido, ya que permite cargar los proyectiles más rápido y mantenerlos almacenados así durante largas temporadas, listos para disparar.

En marzo de 2017, Corea del Norte probó exitosamente un nuevo motor de alto empuje en la estación de Sohae, que estuvo diseñado para lanzar Misiles Balísticos Internacontinentales (ICBM), como el Hwasong-14 y el Hwasong-15, a finales de ese año, reportó la agencia surcoreana Yonhap.

No obstante, eso implicaría que Pyonyang, que en 2018 desmanteló parcialmente la estructura del banco de pruebas vertical, ha logrado modificar la misma para soportar las características de un motor de combustible sólido.

En todo caso, el régimen indicó en su comunicado del domingo que la prueba supondrá un cambio para la “posición estratégica” de Corea del Norte, en lo que algunos creen que podría ser a su vez una alusión al armamento estratégico de largo alcance.

Un misil balísticos intercontinental Hwasong-14 de Corea del Norte (Korean Central News Agency/Korea News Service via AP, archivo)
Un misil balísticos intercontinental Hwasong-14 de Corea del Norte (Korean Central News Agency/Korea News Service via AP, archivo)

De este modo, la misteriosa prueba parece ser un claro indicativo de que Pyonyang ya está desandando parte del camino emprendido el año pasado con el acercamiento diplomático a Estados Unidos

La total falta de avances en el proceso de diálogo para el desarme un año y medio después de la primera cumbre en Singapur entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, parece estar agotando la paciencia del aislado país asiático.

Tras la fracasada cumbre de Hanoi de febrero, donde Washington consideró insuficiente la oferta de Pyonyang referente al desmantelamiento de sus activos nucleares y se negó a levantar sanciones económicas, Corea del Norte ha realizado 13 pruebas con proyectiles de corto alcance.

También Pyongyang ha insistido en que Estados Unidos tiene hasta el 1 enero para proponer una nueva oferta en el diálogo sobre desnuclearización y ha convocado para diciembre un pleno del partido único que puede marcar su nueva estrategia.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la cumbre de Hanoi en febrero de 2019 (Doug Mills/The New York Times)
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la cumbre de Hanoi en febrero de 2019 (Doug Mills/The New York Times)

La última muestra del descontento norcoreano es la utilización de las instalaciones de Sohae, de cuyo desmantelamiento parcial en 2018 Trump se sentía especialmente orgulloso al tratarse de un ruego a título personal que le hizo a Kim.

“Demasiado para perder”

El domingo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que el líder norcoreano Kim Jong-un tiene “demasiado para perder" si se muestra de una manera “hostil”.

Kim Jong Un es demasiado inteligente y tiene demasiado para perder, todo de hecho, si actúa de manera hostil”, dijo Trump en su cuenta de Twitter y en respuesta a la prueba en la base de lanzamiento de satélites de Sohae.

En respuesta, el responsable norcoreano de inteligencia del régimen y quien se encuentra al frente del diálogo nuclear con Estados Unidos, Kim Yong-chol, subrayó este lunes que su país no tiene “nada más que perder”, de acuerdo a KNCA.

“Hay tantas cosas que Trump no sabe de Corea [del Norte]. Nosotros no tenemos nada más que perder”, dijo Kim.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: